Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Comunidades de la Caverna

Philo-Chat News-filosofía

LA AGRESIVIDAD HUMANA-Anthony Storr. Ed. Alianza editorial. Madrid

por María del Pilar de Ussía LARRAGÁN

El libro de la agresividad humana es un libro psicoanalítico. La manera

en la que el autor Anthony Storr trata el tema del impulso agresivo

conlleva, según mi punto de vista, ventajas y desventajas.

En primer lugar comenzaré con las críticas negativas, que por su dureza

considero apropiado que figuren en primer lugar y no "manchen" la buena

crítica del libro.

El autor es un poco prepotente en algunos capítulos , fundamentalmente

en los relacionados con la sociedad, la guerra y la agresividad entre los

sexos.

En el capítulo tercero, titulado "La agresividad en la sociedad", Storr

pone como ejemplo de la sociedad ideal a un sistema basado en la

jerarquía, fundamentada en la dominación del mas fuerte , es decir, de los

superiores, y la sumisión total de los mas débiles, de los inferiores, donde

la ideología de la libertad, igualdad y fraternidad se opone esencialmente

a esta sociedad ideal. Apoya el autor, ademas, la idea de que en todas las

sociedades deberían existir víctimas propiciatorias, como los intocables de

la India o los proscritos de Japón, ya que son muy útiles para descargar

tensiones hostiles y no reprimirlas dentro de la sociedad.

Aunque esta sociedad ideal en esencia, forma y fondo, se opone

totalmente a una sociedad democrática, el autor manifiesta que como

sistema práctico para controlar y hacer uso de la agresividad competitiva,

la democracia parece ser el mejor sistema hasta ahora. De fundamento

lento e inseguro, la democracia tiene como ventaja la oposición, que actúa

como freno para el Gobierno y que también permite un apasionado

desacuerdo. Esta paradoja desaparece en cuanto leemos que las

democracias mantienen ejércitos que se basan en un orden jerarquice

estricto y una obediencia cuasi-absoluta., autoridad orientada a inculcar la

idea de que los hombres no son en absoluto iguales.

Storr, no contento con expresar sentimientos fascistas, decide manifestar

en el capítula séptimo ("La agresividad entre los sexos") una actitud

sexista y machista, producto quizás inevitable de la escuela psicoanalítica.

El tema habla por sí solo, y cabe quizás señalar una frase modelo del

asunto en cuestión: "si no cabe dejarse dominar por el varón, no es posible

ser plenamente femenina"..En el capítulo quinto ("La agresividad en el desarrollo infantil") y en el sexto ("La agresividad en el adulto"), el autor, afortunadamente, solohabla de agresividad en función del desarrollo masculino de la infancia ala etapa adulta, y digo afortunadamente porque la lectura de su teoríaobre el complejo de Electra y su posterior envidia del pene, podría ser,

cuanto menos, hiriente.

A pesar de su inclinación fascista y machista, estoy de total acuerdo con

ciertas cuestiones fundamentales del libro. En primer lugar opino igual

que Storr respecto a la naturaleza instintiva de la agresividad humana, ya

que el mecanismo físico de la agresividad es un componente innato,

automático, que se dispara facihnente. La agresividad, como el sexo, son

impulsos que obedecen al comportamiento de apetencia, la búsqueda de

un objeto que satisfaga una necesidad, por lo que ambos impulsos son

instintivos.

También opino, como el autor, que la agresividad es innata y tiene

elementos positivos, sin los cuales el hombre sería incapaz de dirigir el

curso de su vida. Creo, ademas, que estamos amenazados como especie

por nuestra propia inclinación a la destrucción y que nunca aprenderemos

a dominarla, a no ser que nos comprendamos a nosotros mismos.

El libro, por otra parte, es francamente entretenido, porque el autor

explica sus puntos de vista con una claridad impropia, según creo, del

psicoanálisis. Los temas de la agresividad son fácilmente reconocibles en

los temas de motivación-emoción y la personalidad dados en clase.

Las características de la motivación se pueden relacionar con el capítulo

tercero, "La agresividad en la estructura social"; es en este capítulo donde

la agresividad funciona de una manera mas positiva en cuanto a

motivación se refiere. El impulso agresivo en la sociedad tiene tres

funciones básicas: la primera es la lucha por la supervivencia del

individuo y de la especie, la segunda es garantizar la paz y el orden dentro

de la comunidad y la tercera función es la selección natural de los medios

mas fuertes y capacitados.

Estas funciones se relacionan con las características propias de la

motivación; la agresividad juega aquí un papel positivo, fuerte y

persistente, cuyas funciones están organizadas jerarquicamente, siendo

este impulso agresivo en ocasiones consciente y en otras inconsciente.

La clasificación de la emociones se puede relacionar con el capítulo

sexto, "La agresividad en la vida adulta". Aquí se desarrolla el hombre

independiente del apoyo materno y paterno, pero a la vez se hace

dependiente del apoyo de sus semejantes y el deseo de defender y afirmar.su identidad con diferentes métodos, desde la motivación de poder

(conseguir que el mundo material o social se ajuste al plan que tiene el

individuo), a la motivación de logro ( deseo personal de realizar algo

dificil venciendo obstáculos). Mediante la motivación de afiliación ( deseo

de asociación de una persona con sus semejantes) afiia el individuo su

identidad.

El ya citado y polémico capítulo séptimo ("LA agresividad entre los

sexos"), es fácilmente relacionable con la frustración, y un sistema de

defensa específico: la fantasía.

El hombre inseguro es producto de frustraciones infantiles, por depender

demasiado del apoyo paterno, sumado a una difícil identificación con el

propio sexo en la niñez. Estos hombres inseguros son muy sumisos ante la

relación y suelen tener problemas de impotenciaSus fantasías eróticas

suelen ser de carácter masoquista, aunque es incapaz de llevarlas a la

práctica. La mujer insegura sigue el mismo proceso infantil que el hombre

inseguro, pero con consecuencias diferentes. Es una mujer muy

dominante y agresiva. Esta actitud refleja dos objetos frustrados; el

primero defenderse de la dominación del varón, y el segundo exigirle. Sus

fantasías eróticas suelen ser sadomasoquistas donde ella es la víctima.

Tampoco suele (por no decir nunca) ser capaz de hacerlas realidad.

Estos dos prototipos de individuos inseguros respecto al sexo están llenos

de hostilidad, que solucionan mediante la estrategia de defenderse de la

fantasía.

No es este el único tema del libro que se relaciona con los mecanismos de

defenderse; de hecho, el tema principal de éste reside en los mecanismos

de defensa que emplea el hombre para defenderse frente a la hostilidad. El

libro emplea, en efecto cuatro capítulos para exponer los diferentes

mecanismos de defensa en diferentes entornos patológicos.

En el capítulo noveno ("Defensas esquizoides frente a la hostilidad’)

Storr relaciona los mecanismos de racionalización (justificación de las

ideas y conductas propias ante el temor de su rechazo), de fantasía

(realizar con la imaginación aquello que no se puede conseguir en la

realidad) de forma reactiva (adopción de sentimientos contrarios a los

propios) y por último de sentimientos hostiles sobre personas u objetos

que no suscitan las emociones. Los esquizoides sienten odio y repulsión

por los demás por el miedo a ser rechazados por ellos, en especial por las

personas que son para el esquizoide importantes emocionalnzente. Suelen

fantasear con grandes fuentes de poder e invuhrerabilidad. En general lo

primero lo suelen conseguir, pero nunca dejan de ser especialmente.vulnerables. Dejan ver que son indiferentes al amor, cundo realmente

sienten un mayor anhelo y necesidad de él que el resto de los hombres y

por esta causa tienen sentimientos hostiles ( por causas internas) pero

atribuyen su odio a las otras personas.

En el capítulo décimo ("Hostilidad paranoide") el autor relaciona con esta

enfermedad tres mecanismos fundamentales. El mecanismo de regresión,

el mecanismo de proyección y el mecanismo de identificación. Los

paranoides suelen hacer frente a las hostilidades atribuyendo sus defectos

a otros, y hacen suyas cualidades ajenas. En este mecanismo está

relacionada la fantasía, pues el paranoide se siente objeto de una

persecución injustificable.

En el capítulo sobre la hostilidad psicopática solo utiliza, en cambio, dos

mecanismos estrechamente relacionados entre sí, uno es la fantasía y el

otro la identificación. Mediante ambos el psicópata no siente la

culpabilidad de la mentira, que suele utilizar casi siempre. Se identifíca no

con los demás, sino con la fantasía de una personalidad inventada,

creyéndose sus propias mentiras e identificaciones personales,

haciéndoselas creer de este modo a los demás. Este tema también se

podría relacionar con la teoría de la personalidad según Eysenck, donde la

psicopatía es el tercer factor patológico, en la clasificación de

introversión-extraversión. Los psicópatas suelen ser violentos, antisociales

y no tienen escrupulos.

En el último capítulo ("Modos de reducir las hostilidades") el autor

explica que debido a los mecanismos de defensa el individuo reprime su

agresividad aumentando su hostilidad. En la sociedad occidental esta

hostilidad puede llegar a ser una amenaza para la especie humana por

nuestra propia inclinación hacia la destrucción y debemos encauzar esa

agresividad por cauces positivos para librarnos de la hostilidad.

VOLVER A PORTADA