Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Comunidades de la Caverna

Philo-Chat News-filosofía

          Propuesta   para   un  curso  de  Historia  de  la  Filosofía  Antigua.[1]

                                                                                  Por:  Jorge Ordóñez-burgos. Noviembre de 2003

 

                        “Tanto   en  Oriente  como  en  Occidente   es  posible  distinguir  un  camino   que,

                                a  lo  largo   de  los  siglos  ha  llevado   a   la  humanidad   progresivamente  con  la

                                verdad  y  a    encontrarse  con  ella.....  una  simple   mirada  a  la  historia  antigua

                                muestra  con  claridad  cómo  en  distintas   partes  de  la  tierra,  marcadas  por

                                culturas  diferentes   brotan  al  mismo  tiempo  las   preguntas   de   fondo   que

                                caracterizan   el   recorrido  de   la  existencia  humana: ¿quién  soy?  ¿de  donde

                                vengo  y  a  donde  voy?   ¿por  qué   existe  el  mal?  ¿qué   hay  después   de  la  vida?

                                Estas  preguntas   las  encontraremos   en  los  escritos  sagrados  de   Israel,  pero

                                Aparecen  también  en  los  Veda  y  en  los  Avesta,  los  encontramos  en  los  escritos 

                                de  Confucio  y  Lao-Tze  y  en  la  predicación   de   Tirthankara  y de  Buda;

                                asimismo  en   los  poemas  de  Homero  y  en  las  tragedias  de  Eurípides  y  

                                Sófocles,   así  como  en  los  tratados  filosóficos  de  Platón  y  Aristóteles.”

 

                                               Carta  Encíclica  sobre  las  relaciones  entre Fe  y  Razón,   I

                                                                                   Juan  Pablo  II

 

 

Lo   que  vulgar   y  políticamente  se  conoce   como  “Occidente”  es   un  lugar  curioso,  quizá  podríamos  clasificarlo  como  grotesco  e  hilarante.  Se  tiene   por   dogma  atacar  el  dogmatismo,  se  obliga  a  la  gente   a   ser  “libre”  y  se  tiene  la  mente  “abierta”   negando   todo  aquello  que  se  desconoce.  En  el  terreno  de  la  filosofía  no  se  puede  estar  exento   de  tales  detalles,  desgraciadamente,  en  muchas   regiones   de  Occidente  se  llevan  al  extremo   principios  epistemológicos  que  harían  enrojecer  a   Darwin  y  a la  reina  Victoria.  Dentro  de  la   filosofía  académica  existen  mucho  vicios,  mas  uno  que  impera  consiste  en  reducir  la  enseñanza   y  reflexión     de  la  filosofía     al  mero  campo  de  la  historia  de  las  ideas.  Si  al  menos  esta  actividad  se  llevara  a  cabo  de  manera   correcta  podríamos  pensar  que  algo  se  aporta  mediante    este  esquema,  pero,  en  la  realidad  vemos  que  no  es  así;    la  historia  de  la  filosofía   se  convierte,  en  algunos centros  universitarios de  enseñanza,   en  mera  caricatura.

Mi  intención   no  es  generalizar,  el  Occidente  es  muy  amplio,   comprende  naciones,  países   y   satélites  en  América  Latina;  mi  verdadero  propósito   consiste  en  plantear,   de  forma  sucinta,  una  serie  de  puntos   para  la  conformación    de  un  verdadero  curso  de   Historia    de  la  Filosofía  Antigua,  buscando  llegar  a  la  esencia     del  pensamiento   de  esta  época.  Antes   que  todo,  creo  prudente   hacer  explícitos  los  siguientes  prolegómenos:

 

I.-  No  existe   una  Historia  de  la  Filosofía  imparcial,  cualquier  forma  de  cosntruirla   estará  tamizada   por  un  discurso  ideológico,  incluyo  corrientes  filosóficas  dentro  de  este  término,  dado  que  se  tornarían   como   principios    incuestionables    dentro  de  la  actividad  historiográfica.  El  problema  se  presenta  cuando     se  desconoce  por  completo  el  esquema     conceptual   al  que  se  dice  pertenecer.

 

II.-  Hacer  Historia  de  la  Filosofía   significa  emprender  una  búsqueda  de  elementos      que  configuran  el  espíritu     del  hombre   de  un  determinado  período,  ello  significa  que  dentro  de  la  disciplina   que  nos  ocupa   deben  incluirse   múltiples  manifestaciones     culturales  como  parte     del  filosofar:  Leonardo,  Esopo,  Goethe,  Wolfram  von  Eschenbach,  Lope  de  Vega,  Tucídides,  Sir  William  Harvey,  Luther,  Alfonso  Reyes,  entre  muchos  otros,   encajan  perfectamente    dentro   del   recuento  histórico.  No  esperemos  que    todo  el  filosofar  se  encuentre  redactado  en  los  mismos  términos  que  los  cuadernos  multicolores.

III.-  Dentro  del  terreno  que  nos  compete,  la  filosofía  no  comienza  en  Grecia,  resulta  un  tanto   gracioso   el  hecho  de  que  algunos  sostienen  que    Thales   y  sus  colegas  milecios   son  los  fundadores  de  la  filosofía,   es  de  extrañar  también  que  entre  estas  personas   hay  un  total  desconocimiento  de  papiros    e  inscripciones  de  la  Antigüedad   que  poseen  un  contenido  crítico  más  profundo  que  el  de  ciertos  pensadores  helenos.  ¿En  qué   fuentes  se  sostiene  nuestro  conocimiento  de Thales   dentro   los  milecios?  En  una  mención   muy  pequeña  que  hace  Aristófanes   de  su    prestigio   en   Las  Nubes,  en  pasajes  de  textos  aristotélicos;  suponiendo  que  tales  tratados  hayan  llegado  hasta  nuestros  días  sin  alteraciones     de  ninguna  especie;  debemos  considerar  que  las  observaciones   ahí  plasmadas   son  producto   de  lecturas   realizadas  trescientos  años  después   de  haber   sido  redactados   los  escritos   de  la  llamada  popularmente   “escuela  física”.  Otros   testimonios   son   aquellos    que  datan    de  la  Antigüedad  Tardía  y  de   algunos  filólogos  bizantinos.  ¿Es  esta   una  base  sólida   para  afirmar  categóricamente   cuál   es  el  origen  de  la  filosofía?  En  verdad  no  lo  creo.   Por  otra  parte,  me  resulta   un  tanto  paradójico  incluir  dentro    del  catálogo  de  filósofos  antiguos   a  Heráclito,  Parménides,  los  pitagóricos  y   Empédocles,  quienes  dan  muestra  de  una  sabiduría  profunda,  pero   se   excluyen   a  Píndaro,  El  Libro  de  los  Muertos,  los  Himnos  a   Amón  Ra,  los  Himnos  Veda,  los  textos  religiosos  babilónicos,   los  textos  órficos,  los  principios  ético  militares  de  los  chinos  y  un  larguísimo   etcétera.  ¿Quizá  los  pitagóricos   y   Empédocles  no  eran  dogmáticos?  O  ¿el  sólo  hecho   de  ser  griegos  anula  tal  detalle?  El  problema  no  se  encuentra  en  los  pre-socráticos,  sino  en  quienes  hacen  Historia  de  la  Filosofía  y  que  conciben  la  Realidad  como  un  lote    de  ideas    que  pueden  catalogarse    dentro  de  dos  únicos  grupos:   lo  negro  y  lo  blanco.

Antes,  pues,   de  hablar  acerca  de  la  sabiduría   pre-helena,  invitaría  a los  detractores   de   la  filosofía  anterior  a  Thales   a   mencionar    el  nombre   y  temática  concretos   de  al  menos  diez  escritos  de  la  época  aludida;    igualmente  los  exorto  a  exponer  el  contenido  de  dichas  obras.   “Sabiduría  religiosa”,  “pensamiento  mítico”  o  “pensamiento  primitivo”   son  términos  que  deben  usarse  con  cuidado,  dado  que  podrían  tocar  al  mismísimo  Sócrates,   en  ocasiones   se  señalan  inconsistencias  dentro  de  la  historiografía   del  pensamiento  oriental,  mientras  que  se  padece  de  miopía  extrema  a  la  hora  de  analizar   los  cimientos   empleados  dentro   de  la  historiografía  del  Occidente.

Para culminar  con  este  punto  quiero  señalar  que     hasta  los  mismos  griegos,  quienes  enmarcaban  su  pensamiento    en  el  “nacionalismo”  y  la  exclusión,  consideraban  filósofos   a   los  egipcios  y  babilonios,  no  veo  el  motivo   por  el  cual   nosotros   debamos  hacer  lo  contrario  o  es  que  ¿sabemos   más   de  filosofía  antigua  que  los  mismos  antiguos ?

 

IV.-  La  Historia  de  la  Filosofía  no  debe  estar  sólo  sustentada  en  una  base  libresca,  es  decir,  dede  rastrearse   hasta  donde  sea  posible,   dentro  de  la  tradición    de  la  sabiduría  oral,  que  en  muchas   ocasiones  posee  un  impacto  existencial  mayor  a  la  reflexión  que  se  produce  dentro  de  esferas  de   cristal.

 

V.-  Para  estudiar  e  impartir  la  cátedra  de  Historia  de  la  Filosofía  Antigua  es  menester  relegar  lo  más   posible  las  obras   “monumentales”   de  historia  del  pensamiento  y  optar  por  trabajos  más  particulares,  es  decir,|  monografías  sobre   el  pensamiento  de  la  India,  sobre  la  filosofía  oriental  en  conjunto,  sobre  la  tragedia  griega,  Confucio  o   acerca  de  la  Casa  de  la  Vida  egipcia,  por  ejemplo.  No  obstante,  tales  escritos  pasan  a  formar  parte  de  la  bibliografía  de  apoyo,  al  igual  que     textos  sobre  historia  de  las  religiones,  del  arte,  de  la  ciencia,  libros  de  historia   y  geografía,  al  igual  que   gramáticas  y  diccionarios   de  lenguas  antiguas.  El  corpus  fundamental  de  la  clase  deberá  estar  compuesto   por  fuentes  directas,  es  preferible    llegar  a  una  interpretación  incorrecta   de  la  sabiduría  babilónica   que   repetir  con  fe  religiosa  líneas  enteras  de  obras  de  segunda  o  tercera  mano.

 

VI.-  Junto  con  el  curso  de  Historia  de  la  Filosofía   han  de  llevarse  materias  paralelas  ya  sean  asignaturas  de  arqueología,  historia  de  la  literatura,  de  la  religión  o  de  la  ciencia.  No  obstante  es  imprescindible  asistir  a  clases  de  lenguas,  lo  ideal  sería  llevar  cursos  preparatorios  para  la  cátedra  histórica  que  se  estudiará,  pero  es  bien  sabido  que  en  nuestra   ciudad  resultaría  imposible  encontrar  especialistas  en  lenguas  muertas.  También  es  cierto  que  carecemos   de  profesionales  en  las  disciplinas  colaterales,  lo  que  si  es  posible  conseguir  es  literatura  que  los  supla  en  cierta  medida.  En  lo  referente  al  catedrático,  es  indispensable    que  conozca  bien  por  lo  menos  el  griego  clásico,  es  decir,   que  tenga  el  conocimiento  necesario   para  poder  leer  fuentes  en  idioma  original;  asimismo  se  deben  poseer  los  rudimentos  mínimos  de  por  lo  menos   una  lengua  oriental  antigua:  sumerio,  fenicio,  hierático,  avesta,  chino,  sánscrito   o  egipcio  jeroglífico.

 

VII.-  Es  de  tenerse  en  cuenta    que  la  asignatura  que  ocupa  nuestra  atención    es  una  de  las  fundamentales   dentro  de  la  formación  académica  de  los  estudiantes  de   la  licenciatura  en  filosofía,   dado  que  de  ella  se  derivará  el  conocimiento   del  helenismo  y  la  Edad  Media.

 

Partiendo   de  lo  anterior  me  daré  a  la  tarea  de  exponer  mi  porpuesta  para  el  curso  ya  mencionado;  para  hacer  más  ágil   mi  exposición  hablaré  de  temas  a tratar  más  que  de  objetivos  específicos  divididos    por  unidades.  El  primer  problema  con  el  que  nos   enfrentaremos    será  el  delimitar  nuestro  curso,  dado  que  es  muy  extenso  el  contenido  a  tratar.  Sugiero  comenzar  con  Egipto,  pasando  por  Babilonia,  China,  India,  los  hebreos,  hasta  llegar  a  los  sabios  presocráticos  tocando    a  los  siguientes   personajes:   Arquíloco,  “Museo”,  “Orfeo”,  “Alcmán”,  “Homero”,  Píndaro,   Hesíodo,   Ferécides,  Epiménides,   estudiando  algo   acerca  de  Solón,  Thales,  Anaximandro,  Anaxímenes,  Heráclito,  Parménides,  Empédocles,   Alcmeón,     Anaxágoras,  Jenofonte,  Esquilo,   los  pitagóricos,  hasta  llegar  a  la  medicina  hipocrática,  la  cual    es  contemporánea  de  Sócrates  y  Platón,  pero  se  incluye  dentro  del   curso   porque  debidamente tratada  hará  que  se   comprendan  las  diversas  etapas   que  el  pensamiento  griego experimentó.

 

 Obras  de  consulta  general

Deben  tenerse  a  la  mano  algunos  libros    de  contenido  global   que  traten   el  tema  de  la  sabiduría  antigua,  ello  con  el  fin  de  elaborar   un   esquema  panorámico  que    lleve   a  una   comprensión  poco  profunda  de   temas,  autores   y  mecanismos  para  abordar  los  distintos  interrogantes   a  tratar.  Sugerimos   Atenea   negra[2]  de   Martin  Bernal, Siglos  de  oscuridad,  desafío  a  la  cronología   tradicional  del  mundo  antiguo[3]  de  Peter  James,  Diccionario  de  literartura  clásica[4] de  Howatson,   Paideia[5]  de  Werner  Jaeger, La  sabiduría  griega[6]  de   Giorgio  Colli,  Los  filósofos  presocráticos[7]  de   Kirk  y  Raven;  estas  dos  obras     son  muy  importantes   porque   poseen  una  gran  cantidad  de  fragmentos    escritos  en  griego  así  como  extensos   comentarios  filológicos.  Las  grandes  culturas  de  la  humanidad[8]  de Ralf  Turner,  Historia  de  la  filosofía  2, la  filosofía   oriental  antigua[9]  de  Jesús  Mosterín,  en  este  libro  se  hace  un  estudio sobre  la  sabiduría  china  e  hindú.  El  pensamiento  prefilosófico  y  oriental[10] de  Brice  Parain,  El   pensamiento   prefilosófico y   II[11]Frankfort  y  Jacobsen  (tomo I)   e   Irwin  (tomo II);  el  primer  volumen   recoge  el  pensamiento  de  Egipto  y  Mesopotamia,  mientras  que  el  segundo  está  dedicado  a los  hebreos. Vidas[12] de  Plutarco, Los  hebreos[13]  de  Rattey,  Historia,  libros  I-IX[14]  de   Herdóto,  Historia  Universal,  Tomos  I  y  II[15] de  Carl  Grimberg,  Los  filósofos  presocráticos,  I-III[16],  de  Conrado  Eggers  Lan,  Los  presocráticos[17]   de  Guthrie,   La  cultura  egipcia[18]  de   John  Wilson,   Filosofía  del  Oriente[19]  de  Wing-Tsit,  Conger,  Takakusu,  Suzuki  y  Sakamaki;  y   Egipto,  signos   y  símbolos  de  lo  sagrado[20] de  Elisa  Castel Ronda.  Para  finalizar  con  este  breve  aparatado,  es  de mencionarse  Geografía,  libros  I   al  IV[21]  de     Estrabón,   obra  que  nos  servirá   para   situarnos    físicamente  dentro  del  mundo  antiguo,  porque  está   enriquecida    con  mapas   y    doctas  explicaciones,  y  además,  para  encontrar  ciertos  rastros   de  la  cartografía  de  la  Hélade,   fundada,   según  ciertos    testimonios ,  por  Anaxímenes.

 

Textos   Filológicos

En  este  apartado  pueden  mecionarse   algunos  libros   de  relevancia,  a  saber:  Iniciación  al  griego,  I-III[22]  de  Lourdes    Rojas   Álvarez,   Vocabulario constructivo   y   fundamental  de  la  lengua  griega[23] de   Steinthal  y  Meyer,   los  cinco  tomos  del  Diccionario   griego-español[24]    del  Consejo  Superior  de  Investigaciones  Científicas,   obra   que   se   distingue   por   las  múltiples  referencias  y  ejemplos   que  los   compiladores    hacen.   Lecturas  áticas   II,   más  un  libro   de  ejercicios,  escritos  todos    por  Pedro  Tapia;   obras  que   dan  los  cimientos  para  la  traducción  de  textos  griegos  de  varios  períodos  históricos,   estos     libros  no  se  enfocan   en   la   temática  de  todas  las   gramáticas  helenas,  sino  que  intentan  ir  más  allá   e  introducir  al  lector  en  el  complejo   mundo   de   la  interpretación   textual. Gramática  Fenicia[25] de   Jesús-Luis  Cunchillos,  además   del  contenido  lingüístico    del  libro,  es  de  resaltarse    la  parte  histórica  expuesta   por  el  autor.   Gramática  egipcia[26]  de  Francisco  Martín  Valentín  y   Diccionario  de  jeroglíficos  egipcios[27]  de  Ángel  Sánchez.  Si  se  quieren   encontrar  gramáticas  sánscritas,  chinas,  sumerias  avestas ,  hieráticas  o  demóticas,     recomiendo  al  interesado  dirigirse   a  la  librería  Don  Libro  de  Madrid[28]  o   a  la  página  del  Consejo  Superior  de  Investigaciones  Científicas,   www.csic.es/publica.  A  pesar  de  que  internet  no  es  una  fuente  de  información  muy  confiable,  recomiendo  la  página       que  contiene  alfabetos  de  una  multitud  de  lenguas,  así  como  una  breve  nota  histórica  y  lingüística   que  define   las  particularidades  de  cada   una;  debe  tenerse  en  cuenta  que   dicho  sitio  brindará  solamente   un  conocimiento  somero  y  no  muy  profundo:  http//:proel.org.

 

Cosmologías

Este  es   uno      de  los  puntos  capitales    de  la  cátedra   y   deberá  dejar  muy  claro  a  los estudiantes    la  importancia  que  tenía  en  la  Antigüedad   el   problema  acerca  del  Mundo  ¿qué   naturaleza  tiene  el  medio  en  el  que  vivo?  ¿dónde, cuándo  y  cómo  se  originó  tal  medio?  ¿qué  tipo  de  procesos   se  llevan  a  cabo   dentro  del   universo?       ¿ los   elementos  que  me  rodean  poseen  un  orden  y  secuencia?  Es  indispensable  que  en  este  curso   se  desarrolle  un  análisis  profundo  de   las  diferentes  cosmologías-cosmogonías   egipcias,  las  que  pueden  “reducirse”  a  tres:   la  de  Menfis,  la  de  Hermópolis  y  la  de  Heracleópolis.  Son  de  estudiarse  las  concepciones  del  universo  sustentadas  por  los  sumerios,  los  caldeos,  fenicios,  chinos,  hindúes,  hebreos  y  la  multitud  de  versiones  existentes  en  la  Hélade:  Hesíodo,  Alcmán,  Epiménides,  Ferécides,  “Museo”,  las  diferentes  vertientes  del  orfismo,  Thales,   Anaximandro,  Anaxímenes  y  los  pitagóricos.  Para  complementar  las  lecturas  antes  mencionadas  podemos  recomendar  las  siguientes  fuentes:  Diccionario  de  mitología  egipcia[29]  de  la  dra.  Elisa  Castel  Ronda,  Cosmología  y  alquimia  babilónicas[30]  de  Mircea  Eliade,  Los   mitos  hebreos[31]  de  Robert  Graves  y  Patai,   El  libro  egipcio  de  los  muertos[32] y  el  Génesis..  Dentro   de  Las  Aves    de  Aristófanes  encontraremos   una  importante  alusión  a  lo  que   puede  ser  una  cosmogonía   antigua   vinculada  posiblemente   con  teologías  egipcias  y  órficas.  Otras   fuentes  de  especial  interés   son  Oráculos  caldeos  y    los   Fragmentos  de  Pselo[33] ,  ambos   escritos  datan  de  la  Antigüedad  Tardía  y  de  principios  de  la  Edad  Media,  en  ellos  están  contenidos  importantes  elementos  de   teologías  y  sabidurías  tanto  de  la  Hélade  como  del  cercano  Oriente.  Otra  fuente  de   relevancia  es  la  Física[34]   de    Aristóteles  en  donde  encontraremos  rastros  importantes   de  las  concepciones  antiguas  del  universo. También  es  de  mencionarse  Textos  para  la  historia  antigua  de  Egipto  [35] de  José  Miguel  Serrano  Delgado  en  donde  encontraremos  escritos   que  nos  acercarán   a  varias  áreas   de  la  vida  de  los egipcios,  entre   ellas  está  la  visión  que  tenían  sobre  la  estructura  del  Mundo;  otro  punto  de  interés  que  posee  la  obra   son  los  comentarios  y  especificaciones  que  hace  el  compilador-traductor  sobre   determinados  tópicos.  De  lectura  obligada  resulta  la  obra  La  aurora   del  pensamiento  griego,  las  cosmogonías   prefilosóficas     de   Hesíodo,  Alcmán,  Ferécides,  Epiménides,  Museo  y  la  antigua  teogonía  órfica[36] ,que   se  distingue   tanto  por  la  erudición  de  su  autora,  Roxana  Martínez  Nieto,   como  por  incluir   fragmentos   griegos  acompañados   de  comentarios   filológicos  muy  doctos.  Obvio   resulta,  para  el  desarrollo  del  presente  curso,  analizar  detenidamente  la  Teogonía[37]  de  Hesíodo.

 

 

 

 

 

Problemas  relacionados  con  el  bien  y  el  hombre.

Muchas  son  las  fuentes  de  consulta   para  el  presente  tema,  lo   que  debe  tenerse  en  cuenta  es  que  no  encontraremos  en  la  Antigüedad  una  obra  intitulada  El  tratado  del  hombre,  por  ello  deberemos  rastrear   dentro  de  diversas   fuentes:  escritos,  mitos,  inscripciones,  tradiciones  orales  y  ritos  religiosos;  muchas  veces  exploraremos   terrenos  que  nos  aportarán   elementos  para  varios  tópicos  del   saber  arcaico:  política,  derecho,  ciencias  y  medicina.   He  aquí  la  riqueza   de  los  estudios  bien  orientados,  intentar  aplicar  un  método  analítico   y  ultra especializado  dentro  de  la  Historia  de  la  Filosofía  resultaría   una  burla  para  las  culturas  antiguas.

Para  el  desarrollo  de  este  punto  sugiero  las  siguientes  fuentes:  Código  de  Hammurabi[38],  en  donde  podremos  encontrar   varios  componentes   que  integraban   la  concepción  babilonia  del  hombre   y  del  bien.  Otro  texto  de  especial  interés   es  Historia  Universal  de  la  Medicina (tomo I)[39],  en  donde  se  exponen  las  directrices   de  las  medicinas  de  Egipto,  China,  Babilonia  y   la  India,  en  el  volumen  dos   de  la  misma  obra  encontraremos   un  docto   estudio  sobre  la  medicina  griega.  La  curación   por  la  palabra  en  la  Antigüedad  Clásica[40],  es  otra  obra  de    relevancia  para  quienes   se  interesan  en  la  ética y  antropología  griegas.  De  igual  manera  Enfermedad  y  Pecado[41],  ensayo  filosófico  sobre  la  relación  entre  la  culpa  moral  y  la  enfermedad   a  lo  largo  de  la  historia  del  hombre,   resultará  valioso  para  nuestra  asignatura.  Las  tres  obras  son  producto  de la  magistral  pluma  de  Pedro  Laín  Entralgo.  Himnos  Homéricos[42]  es   una  colección  de  poemas  que  podrán  emplearse  para  varios  propósitos,  como  textos  en  donde  se  plasman  algunos  rudimentos  de  cosmogonías-cosmologías  de  la  Antigüedad,  para   definir   las  bases  de  ciertas  religiones  griegas  y  orientales,  y ,  entre  muchos  otros,  para reconstruir   la  definición  del  hombre  y  del  bien  que  operaba  en  determinada  época  histórica.  Después  de  dar  lectura  a  varias  de  las  obras  sugeridas,  la  ética  griega  pasará  a  convertirse  en  algo  muy  lejano  a  una  simple  receta  de  cocina  que  se  nos  hizo  memorizar  en  la  preparatoria.

Otro  trabajo  de  especial  trascendencia  es  La  medicina  del  Antiguo  Egipto[43], cuyo  autor   es  John  F.  Nunn,  y  que  quizá  sea  el  mejor    estudio  que  existe  en  castellano  acerca  del  arte  de  la  sanación  en  el  país  de  la  Tierra  Negra;  su  riqueza  radica  en  poseer  información  tanto  histórica   como  técnica  vinculada  con  las  ciencias  biológicas. 

En  lo  que  se  refiere   a  las  fuentes  directas  mencionaré   Himnos  babilónicos[44]Analectas[45]  de  Confucio,  edición  enriquecida  con  excelentes  notas  filológicas  del  cinólogo   Simon  Leys. Son  de  mencionarse  el  artículo  “La  psicología  pitagórica”[46]  del  Maestro    Manuel  Maceiras  Fafían,  Introducción   a  la  antropología  política  de  la  Antigüedad  clásica[47]  de   Meier,   y  como  complemento  para  establecer     ciertos  elementos  comparativos  del  contexto  histórico-filosófico   de  período  antiguo  dentro   del  Mediterráneo  europeo,  puede  consultarse  Los  etruscos[48]  de  Allain  Hus.

 

Estética

Para   el  desarrollo  de  este  punto  sugiero  la  interconexión  de  este área  con  estudios   filológicos  y  lingüísticos,  dado  que  las  especulaciones  que  actualmente  se  desarrollan  sobre  la  prosodia   de  la  Antigüedad  obedecen,   entre  otros  cánones  a  patrones  estéticos  de  eufonía  y  harmonía.   Por  su  parte,  las  grafías  y  trazos  de  tales  idiomas   son  el  resultado   de  la  objetivización  de  los  ideales  de  belleza  de  varios  pueblos.   Es  de  consulta  obligada  Los  mitos  griegos[49]  de  Robert  Graves,   texto  que  cumplirá  con  muchas  funciones,  entre  otras  se  encontrará   la  de  darnos  una  idea  acerca   de  ciertas  concepciones  griegas  sobre  lo  bello  y  el  arte.  La  musicología  griega[50]  escrito  por  Carmen  Chuaqui,  será  una  obra  en  la  que  encontraremos  además  de  erudición,  amenidad  para  exponer  los  principios  fundamentales  del  arte  musical  de  la  Hélade.  Después  de  su  lectura  estaremos  en  condiciones  de  proyectar   determinados    ideales  no  sólo  al  terreno   del  arte,  sino  que  lo  trascenderemos  para  llevarlos   hasta  la  mismísima  metafísica.  Complemento  de  esta  obra  es un  grupo  de   discos   en  donde  se  hace  una  reconstrucción   de   las  composiciones  musicales  de  la  Antigüedad  griega.  Musiques  de  l´  Antiquité  Greque[51]interpretado  por  el  grupo  Kérilos   y  dirigido  por  Annie   Bélis.  Otra  versión  de  las  mismas  piezas  la   encontramos  en  Musique  de  la  Grece  antique[52] ,   bajo  la  dirección  de  Gregorio  Paniagua.  De  especial  relevancia  será   la  colección  intitulada  Music  of  the  greek  Antiquity[53],  compuesta  por  cuatro  capítulos:  I.-“Musik  of  greek   antiquity”,   dirigido  por   Petros  Tabouris,  II.-  “Lyra”, y   III.-  “Ancient  kythara”,  ambos  del  mismo  músico  también;  y  ,  IV.- “Syrix”  interpretado  por   Panos  Stefos.  

Una  de  las  muchas  ediciones  de  Píndaro  que  existe  es  la  preparada  por   Ignacio  Montes  de  Oca[54],  la  que  se  distingue  por  la  buena  traducción  de  la  lengua  griega.  También     es   de  mencionarse,   de  la  misma  dra.  Chuaqui ,   Ensayos  sobre  el  teatro  griego[55],   en  donde  se  estudian  varias  artes  en  conjunto  dentro  del  contexto  de  la  Grecia  antigua.  De  utilidad  puede  resultar  la  obra  Eurípides  y  su  tiempo[56],   pequeño  ensayo  histórico-estético   que  tiene  como  eje  central  la  vida  y  pensamiento  de Eurípides,  pero  que  ,  involucra  una   cantidad  importante  de  sabios   contemporáneos  y  antecesores  del  poeta,   su  autor  es    Gilbert  Murray.   La  brillante  introducción   a  Los  Acarnienses[57]  de  Aristófanes,  redactada  por    Esperanza  Rodríguez  Monecillo,  nos  llevará  por   los  caminos   de  la  religiosidad,   la  sabiduría,  el  teatro   y  la  política  de  la  Hélade.  El  extenso  texto  viene  acompañado   de  bibliografía  interesante  que  remite  al  lector  a  profundizar  en  algún  tópico  en  que  quiera  detener  su  atención.  Por  supuesto  Tragedias[58]  de  Esquilo.  Para  cerrar  el  apartado,  debo  mencionar  una  obra  que  proporciona  ,  además  de  conocimiento,   un gran  placer   intelectual  cuando  de  lee  Sobre  el  estudio  de  la  poesía  griega[59],  emanado  de  la   pluma  magistral   de  Friedrich  Schlegel.

 

 

 

 

Religión  y  definición  de  lo  sagrado.

Hay  bastante  que  señalar  en  este  respecto, dado  que  el  estudio  de  la  religiosidad   en  la  Antigüedad  ha  sido  muy  desarrollado  en  los  últimos  cien  años.  Por  mencionar  tan  sólo  algunos  autores  citaré:  Psiqué[60]  de  Erwin  Rhode  y  La  teología  de  los  primeros  filósofos  griegos[61] de  Werner  Jaeger,  obras  clásicas  de  lectura  obligada  que  nos  describen  las  variaciones  que  existieron  dentro  de  la  religiosidad  y  espiritualidad  griegas  de  la  Antigüedad.  Tratado  de  historia  de  las  religiones[62]India[63]Historia  de   las  creencias  y  las  ideas  religiosas[64]Pantáñjali  y   el  yoga[65]todos  ellos  de  Mircea  Eliade.

La  obra  Los  sacerdotes  del  antiguo  Egipto[66]  escrita  por  Elisa  Castel  Ronda   será     de  especial  utilidad  para  comprender    tanto  las  prácticas  religiosas  como   los  conceptos  operativos  que  articulaban  algunas  teologías  egipcias.  El  toro  de  Minos[67], de  Leonard  Cottrell   nos  ayudará  a  explorar  ciertos  elementos  de  la  religiosidad  arcaica  que  fueron   asimilados  por  una  parte  importante  de  la  Hélade. El  camino  de  Eleusis[68],   grupo  de  ensayos  que  versan  sobre  diversos  aspectos   de  la  religión  mistérica  de  Deméter,  la   temática   va  desde  la  bilogía-botánica,  hasta  llegar  a  la  filosofía  de  la  mitología  y  de  la  religión.  Sus  autores  son:  Gordon Wasson,  Albert Hofmann  y  Carl  Ruck.  Acerca  de  otra  religión  mistérica,  el  orfismo,  podemos  consultar  las  siguientes  obras:  el  clásico  Orfeo   y  la  religión  griega[69]de  Guthrie,  Argonáuticas  órficas-Himnos  órficos[70]  y   Lapidario  órfico[71],   ambos  producto  del  espíritu  de  la  Antigüedad  Tardía,  pero   que  conservan  rastros   de  tradiciones  muy  remotas  de  la  Hélade  y  el  Oriente.  No  puede  dejar  de  leerse  a  uno  de  los  maestros  a  nivel  mundial   en  materia  mitológica  heleno-oriental,  me  refiero  a   Alberto  Bernabé,  sugiero  tan  sólo  una  pequeña  muestra   de   su  voluminosa   y  erudita  obra:  “La  poesía  órfica,  un  capítulo  reencontrado  de  la  literatura  griega”[72],   “Orfismo  y  Pitagorismo”[73],   “Una  forma  embrionaria  de  reflexión  sobre  el  lenguaje:   la   etimología   de  los  nombres  divinos   en  los  órficos”[74].  Por  último,  sobre   el  mismo  tema  mencionaré    La  poesía  órfica   y  la  sabiduría  antigua[75],   del  autor  de  esta  ponencia.

Otros  escritos  provenientes  de  la  Antigüedad  Tardía  son   Sobre  los  misterios  egipcios[76]  de  Jámblico  y   los   Textos  Herméticos[77].  Para  no  prolongar  demasiado  el  presente  apartado,  sólo  mencionaré  un  libro  más  Pitágoras[78]    de  Peter  Gorman.

 

Ciencia

Es  indispensable,  para  el desarrollo  del  presente  punto,  dejar  de  lado  una  serie  de  prejuicios  emanados  del  más  deprimente  positivismo  decimonónico,   no   se  pretenda  establecer  comparaciones  entre  el  mundo  antiguo  y  el  actual,  no  se  busquen  concepciones  actuales  en  aquellos  distantes  siglos.  Pretendemos   comprender  la  Antigüedad  más  que  alardear  de  nuestra  tecnología. Las  fuentes  sugeridas  son: La  ciencia  antigua  y  la  civilización  moderna[79] de   Montgomery,  La  juventud  de  la  ciencia  griega[80] y   La  madurez  del  pensamiento  científico  en  Grecia[81]  escritos  por  Abel  Rey.  Astronomía  y  matemáticas  en  el  Antiguo  Egipto[82]  de  Ángel  Sánchez,  Tratados  hipocráticos (ocho  tomos)[83];  conjunto  de  escritos  que  nos  servirá  para  introducirnos  en  el  conocimiento     de  múltiples  aspectos  de  la  Antigüedad,  no  sólo  el  científico.  La  edición  resulta  de  especial   valía  por  dos  motivos:   por   la  recopilación  de  los  tratados  médicos,   y  por  los   doctos  comentarios   filológicos,  históricos  y  filosóficos   de  los  traductores.   De  especial  interés    nos  resultará  Geógrafos  del  Mundo  Antiguo[84]  de   Don  Alfonso  Reyes.  Otro  tratado  que  servirá  para  acercarnos     un  poco  a  las  ciencias  biológicas  del  mundo  arcaico  es     Historia  de  los  animales[85]  de  Aristóteles,  edición  enriquecida    con  los  comentarios   de  José   Vara  Donado.

 

Conclusiones

Después  de  esta  sucinta  exposición  quiero  hacer  las  siguientes  precisiones:

a) El  impulso  real   tanto   de  la  filosofía  académica  como  de  la  “no  formal”,  por  denominarla  de  alguna  manera,  se  encuentra   en  la  curiosidad  del  espíritu  humano  y  no  en  el  recuento  de  sabios  y  corrientes  con  la  elegante  terminación  “ismo”.  No  obstante,  el  cultivo  de  la  Historia  de  la  Filosofía  es  muy  importante  para  una  buena  formación  académica,  no  olvidando  que  el  talento  filosófico   es  imposible  de  suplir  con  la  erudición.

b) El   proyecto  propuesto  quizá  resulte  un  tanto  ambicioso  para  nuestra  ciudad,  pero  no  hay  que  olvidar    que  la  manera   en  que  se  estudia  la  filosofía  en  universidades   que  llevan  la  vanguardia se  distingue  por   el  alto  nivel  de  exigencia  tanto  para  profesores  como  para  estudiantes.  Los  estudios  académicos  de  filosofía  no  son  en  modo  alguno  un  pasatiempo,  la  diversión  puede  encontrarse  en  sitios   muy  diversos.   Es  posible     que   la  mala  imagen  que  posee  socialmente  la  carrera  de  filosofía  se  deba  a  egresados  sin  una  buena  formación   o  a  personajes  con  poses  intelectualoides.

gHe  mencionado  exclusivamente  fuentes  bibliográficas  en  castellano,  con  ello  quiero  probar  que  sí   existen   textos     de  consulta   para  desarrollar  un  curso  de  esta  naturaleza.  El  estudio  de  la  filosofía  oriental   no  es  un  derroche  de  erudición  sino   una  obligación  académica.  Por  otro  lado,  es  indispensable  que  el   estudiante,  pero  sobretodo  el  profesor,  maneen  escritos  en  francés  o,  preferiblemente  en  alemán,  dado  que  los  estudios  más  exhaustivos  se  encuentran  en  esta  lengua.  Del idioma  de  Coleridge  mejor  ni  hablar,  se  sobre  entiende  que se  tienen  los  conocimientos  suficientes  para   leerla.  La  bibliografía  que  puede  encontrarse  en  lenguas  extranjeras  es  aproximadamente  diez  veces  más   extensa  a  la   que  existe  en  nuestro  idioma.  Jamás  se  llega  a  saber  demasiado dentro  de  la  Historia  de  la Filosofía.

d)  Las  exigencias  y  características  para  el  desarrollo   del  curso  de  Historia  de  la  Filosofía  Antigua  es  aplicable  a  todas  las  demás  cátedras   de  la  misma  asignatura  que  estudian    otros  períodos    históricos  del  pensamiento  humano.

 

 


 

[1] Conferencia  impartida  en  octubre   de   2003   en  la  escuela  de  Filosofía  y  Letras   de  la  Universidad    de  Chihuahua.

[2] Crítica,  1993.  Originalmente   la  obra  completa  consta  de  tres  tomos,  escritos  en  lengua  inglesa,  por  desgracia  sólo  se  ha  traducido  el primero  al  castellano.

[3] Crítica,  1993.

[4] Alianza,  1991.

[5] FCE,  1988.

[6] Trotta,  1995.

[7] Gredos,  1987.

[8] FCE,  1992,   la   obra   está  editada  en  dos  tomos.

[9] Alianza,  1983.

[10] Siglo  XXI,  1971.

[11] FCE,  1958.

[12] UNAM,  1924

[13] FCE,  2000.

[14]  Gredos,  2000.

[15] Daimon,  1984.

[16] Gredos,  1990.

[17] Gredos,  1988.

[18] FCE,  1987.

[19] FCE,   1965.

[20] Alderabán,  1999.

 

[21] Gredos,  1991-1992.

[22] UNAM,  1998.

[23] UNAM,  1993.

[24] CSIC,  1980-1997.

[25] CSIC,  2000.

[26] Alderabán,  1997.

[27] Alderabán,  1999.

[28] Establecimiento   especializado   en  textos  para  el  aprendizaje  de  muchas  lenguas.  Su  dirección  es    Andrés  Mellado  29,   28015,  tel.   91 544 70 70.  Madrid.

[29] Alderabán,  1997.

[30] Paidós, 1993.

[31] Alianza,  2001.

[32] Desclee, 2000,  existe  una  buena  edición   de  la  misma  obra  hecha  por  Tecnós (1997)  y  comentada  por  el  dr.  Federico  Lara  Peinado.

[33] Ambos  escritos  son  recogidos  en  una  misma  edición  hecha  por  Gredos  en  1987.Son  de  destacarse  los  comentarios  e  introducción   que  hace   Francisco  García  Bazán. –Mijail  Pselos  es  un  filólogo  y  filósofo  bizantino  que  se   interesó  especialmente  en  el  gnosticismo  y  en  la  filosofía  hermética.

[34] UNAM,  2001.

[35] Cátedra,  1993.

[36] Trotta,  2000.

[37] Sugerimos  la  edición  de  la  dra.  Ana  Paola  Vianello,  publicada  por  la  UNAM  en  1987,  desgraciadamente  esta  versión   está  agotada.  Puede  suplirse  tal  carencia  con   la  edición  de   Gredos  publicada  en  2000.    

[38] Cárdenas,  México, 1989.  Obra  que  no  se  fácil  de  adquirir,  no  obstante,   puede  conseguirse  un  ejemplar  en  la  Biblioteca  del  Plantel  8    del  Colegio  de  Bachilleres,  No.  de  registro  340.530  CAR  210.

[39] Salvat,  1972.

[40] Ánthropos,  1987.

[41] Toray,  Barcelona,  1961.

[42] Gredos,  1978.

[43] FCE, 2002.

[44] Tecnós, 1993.

[45] EDAF,  1998.  Existe  otra  edición  en  donde  se  recoge  mucho  de  la  sabiduría  confuciana,  Los  cuatro  libros  clásicos,  traducida  por  Oriol  Fino,  Ediciones  B,  1996.

[46] UCM,  1984.

[47] FCE,  1985.

[48] FCE,  1996.

[49] Alianza,  1987.

[50] UNAM,  2000.

[51] K  617,  Francia,  1996.

[52] Harmonia-Mundi,  Alemania,  2000.

[53] FM  Records,  Atenas,  2002.   Se  puede  encontrar   un  ejemplar  de  dicha  colección  en   la  Biblioteca  del  Colegio  de  Bachilleres Plantel  8.

[54] SEP, 1984.

[55] UNAM,  2001.

[56] FCE,  1966

[57] CSIC,  1985.

[58] UNAM,  2000.

[59] Akal, 1996.

[60] FCE, 1948.

[61] FCE,  1992.

[62] Era,  1972.

[63] Paidós, 1998

[64] Cristiandad,  1978.

[65] Paidós,  1995

[66] Alderabán,  1998.

[67] FCE,  1970.

[68] FCE, 1994

[69] EUDEBA,  1970.

[70] Gredos,  1987.  La  edición  incluyen  una  de  las  tantas  versiones   de  la  biografía  de  Pitágoras,  el  autor   es  Porfirio.

[71] Gredos,  1990.

[72] Tempus,  0, 1992.

[73] Enciclopedia  Iberoamericana  de  Filosofía,  Trotta, 1993.

[74] Revista  Española  de  Lingüística,  1992.

[75] CONACULTA-ICHICULT,  2002.

[76] Gredos,  1997.

[77] Gredos,  1999.

[78] Crítica,  1988.

[79] FCE,  1971.

[80] UTHEA,  1962.

[81] UTHEA,  1961.

[82] Alderabán,  2000.

[83] Gredos,  1987-2002.

[84] Recogido  en  el  Tomo  XVIII  de  Alfonso  Reyes,  el  volumen  contiene  además   otros  escritos  sobre  griegos:  Estudios  Helénicos,  El  triángulo  egeo,  La  jornada  aquea  Algo  más  sobre  los  historiadores  alejandrinos.  FCE,  1966.

[85] Akal,  1990.

 

VOLVER A PORTADA