Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Comunidades de la Caverna

Philo-Chat News-filosofía

Sobre  las   cosmogonias  y  geografía  griegas:  apuntes   para   la  cátedra  de   Historia  de  la  Filosofía  Antigua.

 Por:  Jorge Ordóñez-burgos[1]      Enero de 2005.

(pulse aquí para obtener la fuente griega con la que visualizar correctamente las palabras y expresiones en griego. Una vez en su ordenador deberá instalarla en la carpeta de fuentes de su sistema operativo)

 

 

“... lo  que  se  hace  contra  la  opinión  de  la  naturaleza  se  hace siempre  muy  mal.”

Immanuel    Kant: Observaciones  sobre  el  sentimiento   de  lo  bello  y  lo  sublime, III

 

E

l  presente  trabajo    es      una  recopilación   sucinta    de  la  obra  de  varios  sabios      helenos,  ordenado  de  tal  forma  que      sea  una  herramienta    de  utilidad    para  el  estudio  del  pensamiento   antiguo.  Dirigido,  originalmente,  a  los  seminaristas  que  cursan  la  formación   filosófica  dentro  del  Seminario Arquidiocesano      de  Chihuahua.

 

Si  echamos  un  vistazo  a  la  historia  intelectual  del  hombre  notaremos  que  cada  época  se  ha  distinguido  por  mantener  una  determinada  disciplina  como  modelo  del  quehacer   de  la  mente  humana,  ordenando     el  resto  de  ellas  bajo  los  patrones  y  normas  que  dicta  aquella  que  impera.   Así     podemos  hablar    de  una  física  que  Comte   colocó  como  eje  fundamental  de  todo  trabajo  científico;   recordemos  a  qué   punto  llevó  su  concepción  de  las  cosas  cuando  definió     a  la  sociología  como “física  de  la  sociedad”.    La  biología  llegó  a  colocarse  como   el  modelo  ideal  durante  la  época  victoriana,   específicamente   la  teoría   darwiniana  de  la  evolución  de  las  especies,   junto  con  todas  las  derivaciones   emanadas  de  ella,  muchas  de  las  que  fueron  muy  desafortunadas e  hicieron  pensar  al propio  Darwin   abstenerse  de  manifestar  sus  ideas  en  público  para  evitar    tal  deformación   de  sus  concepciones   sobre  la  Naturaleza.   En  épocas  remotas   la  magia    era     la  pauta  de cualquier  actividad,  extendiendo  sus  brazos  a  todas  las  actividades  humanas.  Ya  especulación,  ya  principios  prácticos;     para  babilonios,  egipcios  y  asirios,  la  magia  era    el    saber  por  excelencia.   Para  no  seguir   ahondando  en  el  tema  quisiera  citar  un  último  ejemplo,  hoy  en  día     la     psicología  y  la  genética  son  las  ciencias    que      son    más  aceptadas      como  parámetro  de  otras,    al  igual que proporcionar    líneas    de  interpretación  del  mundo;  la    exploración  del  ADN  promete  resolver  varios  enigmas  en  una  cantidad  importante  de  áreas........

No  obstante,   a  pesar  de  que  modas   vengan  y  vayan,  existen   “clásicos”  que,    a  pesar  de  la  época  histórica   en  la  que  se  viva,  perduran  como  disciplinas  esenciales.   En  lo personal  difiero   categóricamente     en   colocar    sólo  un    área  del  saber  humano  como patrón  a  seguir  y  someterle   a  las  demás.   Los  “clásicos”     mencionados  son:   la  medicina,  la  matemática,  incluyendo  todos  sus  campos,  a  saber:    geometrías,  álgebras,  teoría  de  los  números,  cálculo,  topología,   y,  con  los  riesgos  políticos  que  implica   en  la  actualidad,  la  estadística.  Han  de  agregarse  la  historia  y  la  gramática,  incluyendo  el  conjunto  de  disciplinas    auxiliares  que     van   a  la  par  con  ella. He  de  mencionar     por  su   relevancia  especial  a   la  teología   y  al  arte,  formulando  saberes   de    esquema   diferente     a   lo  “científico”  pero  que  han  sido  fuente  inagotable  de  experiencias  y  conocimiento.  El  hombre,  siempre  inquieto  buscando  el  sentido    de  la  existencia  y  del  Mundo   ha  recurrido   por  lo  menos  a  una  de  ellas    a  lo  largo  de  los  siglos.  Sea   la  filosofía, la  política,  la economía,  la  administración,  el  derecho,  la  biología  o la geografía,   no  pueden  prescindir  de  ellas.

Debo  especificar    que   las  áreas  aludidas  bajo  el  calificativo   de  “clásicos”  más     que  ser  ramificaciones    ultraespecializadas  del  intelecto,  han  de  entenderse  como  punto  de  convergencia  en  donde  coinciden  gran  multitud  de  caminos.  De  tal  suerte  que  la  historia  lleva  implícita  en  sí  a  la  antropología,  en  el  sentido  más  amplio  del  término,   a  la  filosofía,  la  política,  la  geografía,    la   economía  y  otras  muchas  más.  Siendo  la  historia  el producto      del  esfuerzo  conjunto  de  todas  ellas,  restarle   una    significa   disminuir  su  fuerza  y  capacidad    de  penetración  en  el  ámbito  humano.

Con  el  presente  estudio   pretendo  hacer  un  breve  recuento    de   puntos  que  son  indispensables   para  la  comprensión   de  los  griegos,  dado  que    ellos  más  que  lógicos     o   matemáticos  fueron   médicos  y  naturalistas.  Muchos  de  los  estudios  que  se  emprenden  en  torno  a  la  Hélade  quedan  cortos  por  no   tomar  esto  en  cuenta.  Por  razones   de  espacio  me  concentraré  sólo  en  las  cosmogonías     y  en  la  geografía,  quedando  fuera    muchos  otros  campos  de  interés  como  la  astronomía,   la  botánica     o  la  medicina,  mismas   que   requieren   de   mucha  atención  para  que  se desarrolle  una  exposición  más  justa  y  clara.  Antes  de  iniciar  mi   discurso   deseo  hacer  las  siguientes  precisiones:

 

A.     El  pueblo  griego  está  muy  distante  de  haber  sido  “racional”  en  el  sentido  actual  del  término.  Los  griegos  buscaban  la  rigurosidad  intelectual  en  ciertas  áreas  del  conocimiento,   no  sin    dejar  de  tener  presentes  sus  propias  limitaciones   y   creencias,  consiguiendo  con  ello  que  sus  inquietudes   no  fueran  acríticas  y  ciegas.  Los  griegos  sabían   que  no  era  necesario      explicarlo  todo  mediante  determinados  lineamientos  ¿hemos  de  despreciar   la  teología  platónica,  la  aristotélica,     las   observaciones  de  Anaximando  acerca  del   apeiron,  la  ontología  de  Parménides  o  los   trabajos  de  Empédokles?  Si  aplicamos      la  “filosa”  navaja    de  la  racionalidad  decimonónica  a  los  tópicos   mencionados,  entonces     estos  ilustres  sabios  serán  degollados.

 

B.      La  contemplación     del  Mundo  que  los  griegos  desarrollaban  poseía  un  fuerte  elemento  fisiológico,    compuesto  por    lo  que  hoy  llamaríamos  biología  (taxonomía  vegetal  y  animal,  botánica,  zoología,  genética (desarrollada  de  una  manera  muy  rudimentaria),  estequiología  y  anatomía).     Una  química  muy   simple,  geología,     geografía   física;   lo  que  hoy  conocemos    como    ecología,  pero   que    en  aquellos  tiempos  estaba  más  apegada  a  la  metafísica  y  a  determinados  cultos.  Física  (hidráulica,  estática,  dinámica,  astronomía  y  metrología)  y,  como  corona  de  todas  ellas,   la  medicina. Con  tal  mención  no  pretendo    hablar  de  la  “actualidad  del pensamiento  griego”   o  de  la  similitud     entre  nuestros    métodos    de  investigación  con  los  suyos,  nada  más  lejano  a  la  verdad.  Deseo  hacer  explícitas  las  herramientas  con  las  que  contaban  para  allegarse  al  medio  silvestre.

A  la  par  del  capítulo  “físico”  de  la  naturaleza,  ellos     se  concentraban      en  uno  estético  que  vinculaba    a   la  poesía,  la  música,  la  arquitectura, la  escultura,  el  teatro  y  la  filosofía.  Casi   cualquier   pensador  griego,  incluyendo  a  Aristóteles  y  Galeno,   compagina  ambos  capítulos,  unos  ponen  mayor   énfasis  en  uno,  otros    en      otro,  pero    lo  importante  es  que  no  dejan de  estar  presentes  ambos.  Quizá      la   imagen  más  cercana  que  podemos  tener a   este  tipo  de   pensadores  es  la de  Goethe  o  Borges.

 

C.      La  contemplación     de  la  Naturaleza  constituye  una  tradición   muy  rica  dentro  de  la  antigua  Hélade,  existiendo  conexiones     importantes   entre    una  multitud  de  sabios.  Los  grandes  herederos   de  los  griegos  fueron,   en  el  inicio  del  Medioevo,  los  árabes,  y  al  final  de  este  período  histórico,   los  alemanes.  Ambos  pueblos  supieron  comprender   a  plenitud  la  labor  de  sus  predecesores.   Colocaron  a  la  medicina  como  una  disciplina  modélica,  cultivaron  la  poesía      como  un  camino  para  allegarse  al  conocimiento  del  Mundo,  como  un  instrumento  para   rendir   culto  a  lo  sagrado,   como  medio  necesario   para  vivir. Griegos,  árabes  y  alemanes  consolidarán   una  de  tantas  tradiciones      para   la  contemplación  de  la  Naturaleza.  Por  desgracia  poco  es  lo  que  se  estudia  acerca  de  las  consecuencias  de  la  época  clásica,  Bizancio  y  el  imperio  árabe    son   capítulos  ignorados  por       la  historiografía  de     buena  parte  del  Occidente.  

 

D.      Los  primeros  sabios  griegos  de  los  que  tenemos  noticia     y  que   enfocaron  su  atención  en  el  estudio  de  la  Naturaleza  de  manera  “científica”,  (Thales,  Anaximandro,  Anaxímenes,   Anaxágoras,  Pitágoras,  Demócrito,  Leucipo  y  demás),    no  rechazaban  de  forma  tajante  el  discurso  mítico  que  hablaba  sobre  los  procesos   que  hacen  funcionar  al  universo.  Los  pensadores  aludidos  no  empleaban  la  poesía  para  expresar  sus  ideas,  de  lo  que  no  se  desprende  que  menospreciaran  el  sentido    folklórico,  religioso  y  alegórico  del  mito  y  la poesía.  Es  de   mencionarse  que  su  decir  no-mítico  pertenece  a  una  tradición  cuyos antecedentes    se  sitúan   en   una línea distinta  al  tipo  de  trabajo  por  ellos  desarrollado,    podemos   decir   que     las  ideas  de  Thales,  por  poner  tan  sólo  un  caso,   tienen  raíces   muy  profundas  que   podrían  datar   de  los  cultos  ctónicos  a  Zeus,    cosmogonías  poéticas  quizá  de  la  época  prehelénica   o   teologías   egipcias.  No  conservamos  un  fragmento  de  la  época  milésica  en  donde    se  descalifique      el   discurso  mítico-poético  sobre   la  Naturaleza,    la  visión  en  blanco  y  negro  que  tenemos  de  esta  época  se  desprende  de   algunos  razonamientos   de   las  interpretaciones  de  Aristóteles  que  han  llegado  hasta  nuestros  días.

E.       El  estudio  de  la  Naturaleza  en  Grecia  alcanzaba  dimensiones  más  elaboradas  de  lo  que  podemos  comprender  a  simple  vista,   la  contemplación  de  los  griegos  era  mística,      estética,    filosófica,   “racional”  y  nacionalista,  todo   dado  de  forma  simultánea.  Estudiaban   su  tierra,   sus  animales,  sus  plantas,  sus  climas  y   sus  lugares   porque  eran  muy  curiosos,   porque  buscaban  darle  sentido  al  medio  que  los  rodeaba  y,   porque    en  su  Grecia  se  depositaba  un  obsequio  de  los  inmortales  hacia  el  pueblo  elegido,   se  localizaban     los  motivos  que  inspiraban   la  articulación     de  la  lengua  griega,   estaba  plasmado   en  el    mar   azul  griego,  en   los  bosques,      en  las  hojas    del  olivo,     en  las  montañas   o    en  los  caminos  incrustados  en  zonas  semidesérticas  como  Eleusis,   uno  de  tantos  motivos      que  unían   a  los  helenos  como   pueblo.  Por  lo  general   cuando  un  griego  estudiaba  la  Naturaleza  extranjera  establecía  comparaciones  poco  ventajosas  para  los  bárbaros.  Quizá  los  griegos      se  remontaron  a  investigar  allende  sus  fronteras  para  alimentar una  curiosidad   infinita   y  para   corroborar   la  grandeza  de  la  Hélade  en  todos  los  sentidos.

F.     Un  tema  que  se  puso  de  moda   en  Grecia  durante  los  siglos  IX  al   V  a.C.    fue  el   origen  y   forma     del  universo,  para  resolver      tal  encrucijada      se  elaboraron  varias  cosmogonías,  muchas  de  las  cuales  no  han  llegado  a  nosotros.  Algunas  de  corte      poético  como     las propuestas  por  Alcmán,    Ferécides,  Epiménides,    “Orfeo”,  “Museo”  y  Hesíodo;  otras,  elaboradas,    algunas  veces  a  la  par   de  las  anteriores,  atendiendo  más  a  términos  no  alegóricos  y    estableciendo  una  jerga    propia  para estructurar  con  mayor  claridad   aquello  que  pretendían  expresar.   De  aquí  emerge    la  famosa  escuela  jónica    y  la  filosofía  de  Abdera.  Para  comprender  el  pensamiento  griego      sobre  la  Naturaleza  es  indispensable    vincularse  con  ambas     vías,  tanto  la poética   como  la  “científica”.  En  el  presente  artículo  sólo  se  pondrá  atención  en  los  primeros,     dado  que    el  pensamiento      de  las  escuelas  jónica  y  abderita    es  bien  conocido.

 

Dicho  lo  anterior  comenzaremos  con  el  estudio  los  poetas  autores  de  cosmogonías.

 

Poetas

Alcmán,   Epiménides,  Ferécides,     Hesíodo,  Museo,  Orfeo.

 

a)Alcmán:  Poeta  lírico,  natural  de  Esparta,  se sitúa su  época  de  máximo  esplendor  intelectual  entre  los  años  630-610  a.C..  Se  conservan  alrededor  de  150  fragmentos  suyos,  al  igual  que  una  composición  poética.  Su  pensamiento  cosmogónico  aparece  en   el  Papiro  Oxyrhynco  24,    2390.  Los  fragmentos  adjudicados  a  Alcmán  fueron   transmitidos  por  un  copista  del  siglo   II  a.C..

Su  estilo  guarda  cierto  paralelo  con  Hesíodo,  dado  que  se  preocupa  por  establecer  genealogías  de  dioses  muy  bien   definidas[2].   Se  distingue  por    su  lenguaje  un  tanto  barroco   y    extraño  que       entremezcla  elementos   de  corte  fantástico.  A  continuación     un  fragmento  de  este  sabio.

“...En  efecto,  Alcmán     dice  que   la  materia  de  todas  las  cosas  es    confusa  e  informe.  Luego  dice  que  nació   una  cierta  naturaleza  que  puso   en  orden  todas  las  cosas,  a  continuación  nació  una  abertura,  y  aparecida  la  abertura,     el  límite  siguió  de  inmediato:   la  abertura  es  como  el principio  y  el  límite  por  lo  tanto  el  fin.    Nacida  Tetis,  principio  y  fin  de  todo  nacimiento,  todas  las  cosas  tienen  su  naturaleza,   semejante  a  la  primera  del  bronce,  mas  Tetis  a  la  del  artesano,  la  abertura  y  el  límite  al  principio  y  al  fin.”[Traducción  de  Roxana    Martínez  Nieto].

 

b)  Epiménides:  nacido  en  Creta,  posiblemente  en  el siglo  VI  a.C.,  influido     por  la  religión  órfica,  algunos  sostienen  que  perteneció  a  ella.    Entre  sus  hábitos  se    encontraba  el  vegetarianismo,  detalle  que  apoya    la hipótesis  de  la  filiación  a  comunidades  órficas. Lo  que  sí sabemos  es  que  fue  iniciado  en  el  culto  a  los  Curetes,  por  ello  se  le  conocía  como  “El  joven  Curete”.  Epiménides   era  médico,  entre  sus    hazañas  profesionales  se  encuentran     acudir  al  llamado  de  Solón   para  combatir  una  peste  en  Athenas[3]    y  emplear    la   hierba   scilla  contra   la  epilepsia.  Tenía  buena  reputación  como  intérprete  oracular   y     como  mago.  Entre  sus  escritos      conservamos  una  narración  de  un  sueño  suyo  que  duró   cuarenta  años;   sobre  el  lapso  existe  cierta  polémica,  ya  que  algunas  fuentes  afirman  que  duró  cuarenta  y  otras,  siete  años.   Según  Diógenes  Laercio  escribió  una  obra  de  5000  versos  cuyo  título  era  Génesis  y  Teogonía  de  los  Curetes y  las  Coribantes.  Un  par  de  fragmentos     de  sus  escritos  que  son  de  interés  para  nuestro  estudio  son  los  siguientes:

“En  cuanto  Epiménides  [Eudemo  dice  de  él]  postula  dos  principios,  Aer  y  Noche.  Es  evidente  que  no  habla   de   aquellos  que  existió  antes  de  los  dos.  De  ellos  fue  engendrado  Tártaro,  (creo  que  es  el  tercer  principio,  como  una  mezcla compuesta  de  los  dos).  De  ellos  nacieron  dos  Titanes,(parte  inteligible  más  equilibrada,  llamada  así  porque  se  distiende  hacia  ambos  [extremos],   el  más  profundo  y  el  más  elevado.  De  la  mezcla  de  ambos  entes  nació  el  huevo,   aquel  ser  es  verdaderamente  intelectivo,  del  cual  ha  surgido  nuevamente  otra  generación.” [Traducción     de  Roxana  Martínez  Nieto].[4]

 

“.....y  en  las  composiciones  atribuidas  a  Epiménides,  está  escrito  que  todas  las  cosas  están   compuestas    de  Aer  y  Noche....”[Traducción  de  Roxana  Martínez  Nieto].[5]

 

Cabe  señalar    que    existen  un  par  de  elementos   que  pueden  considerarse  como  órficos  dentro  de  esta  teogonía,  por  un  lado,  el  papel de  la  diosa   Noche  como  punto  de  partida    para   constituir  el  universo.  Por  otro  lado,  el  huevo,  símbolo  máximo  de  la  fertilidad.  Dentro  de  las  teogonías  órficas   el  huevo  era     el  sitio  de  donde  surgió  el  dios  Fanes,   ser  hermafrodita,  identificado  con    Eros,   responsable   de  la  procreación   y  la  preservación     de  la  vida  en  el  cosmos.

 

g) Ferécides:  poeta  de  origen  fenicio,  algunos  localizan  su  época  de  madurez  intelectual     entre  el  544-540  a. C.  (específicamente   Diógenes  Laercio,  quien    se  apoya  en  datos  proporcionados  por  Apolodoro).    Mientras   que   hay   otros   que      señalan  que  dicha  época  se  desarrolló     entre  el  578-535   a. C. (cf.  Cicerón  Tusc.   1, 16, 38).  Ciertas  versiones   sostienen  que      fue  maestro  de  Pitágoras  de  Samos.  Según  la   Suda   fue  autor  de  una  especie  de   teogonía   recogida  en  diez  libros.

Un  fragmento  de    interés  que  se  le  adjudica  a   Ferécides  es  el  siguente:

Col.  I   “Para  él   [Ferécides]  hacen  muchas  y  grandes  cosas.  Y  una  vez   que     habían  preparado  todo,   bienes,  servidores  y  servidoras,  y  todas  las  demás  cosas    cuantas  eran  necesarias,  cuando  todo  estuvo  dispuesto,  celebraron  el  casamiento.  Y  al  tercer  día  del  casamiento,  entonces  Zas  confecciona  un  manto    grande  y  hermoso,  en  el  que  borda    con  variados  colores  a  Tierra   y  Ogeno  y  las  moradas  de  Ogeno.”

Col.  II  Puesto  que  quiero  que   tus   bodas   tengan  lugar  con  esto  te  honro  y  tu  únete  a  mí.  Dicen  que  éstos  fueron  los  primeros  desvelamientos.  De  ahí  procede  esta  costumbre  para  dioses  y  hombres...”  [Traducción  de  Roxana  Martínez  Nieto].[6]

 

“Ferécides  solía  decir  que  Zeus  cuando  estaba  a  punto  de  crear,  se  transformó  en  Eros,  porque  habiendo  compuesto  el  mundo  de  opuestos,  los  puso  de  acuerdo  y  amistad  e  inseminó  a   todas  las  cosas  identidad  y   unidad  que  penetra  todo  el  universo.” [Traducción  de  Roxana  Martínez  Nieto].[7]

 

d)  Hesíodo:  natural  de  Ascra,   aldea  de  Boecia,  que  se  distinguió  por  las  condiciones  de  pobreza  en  que  vivían   la  mayoría    de   sus    habitantes.  Ascra  está  cerca  de   Tespias,   centro  cultural  muy  importante  en  donde  se  desarrollaban   certámenes  poéticos  y  cuya  convocatoria  atraía    aedos  de  toda  Grecia   y  del   oeste  de  Asia.  Hesíodo  era  hijo  de  Cime,  comerciante  que  en  alguna  ocasión  concursó   en  las  contiendas  de  Tespias. Hesíodo  vivió      en  la  segunda   mitad  del  siglo  VII  a.C.;  en  la  Antigüedad  existía  cierta  controversia      respecto    a  quién   había  vivido  primero  Homero   o  Hesíodo.

Las   obras  que  conservamos  de  Hesíodo  en  la  actualidad  son  las  siguientes:   Teogonía ,  (compuesta   de  1022  versos),   Los  Trabajos  y  los  Días[8] ,  (de   830),  Escudo  de  Herakles,  ( compuesta  de  480  versos);  Las  Eeas[9],  que  es   un  catálogo    de  heroínas     conservado  de  manera  fragmentada.  Existen     otros  poemas     que  nos  han  llegado incompletos   o  sólo  el  título,  entre  ellos  están:   Los  Consejos  de  Quirón,  Grandes  Eeas,    La  Boda  de  Ceix,  Melampodia,   Descenso  de  Pirítoo,  Dáctilos  ideos,   Grandes  Trabajos,   Egimio,  Alfareros,  Ornitomancia     Astronomía.  Bien  conocida  es    la  obra  de  Hesíodo,  fundamentalmente   su  Teogonía,  considerada  como  uno  de   los  clásicos  de  la  literatura  de  todos  los  tiempos.  Existe  controversia  en  la  interpretación  de  este  poema,  por  ejemplo  Aurelio  Pérez  Jiménez[10]  sostiene  que  existe  una  cosmogonía  explícita   expuesta  entre  los  versos  116-125.    Por  el  contrario,   Alberto  Bernabé     se  expresa  en  los  siguientes  términos:  “..la  cosmogonía  le  interesa  [a  Hesíodo]  más  bien  poco  o,  mejor  dicho  casi  nada.”[11]      West    coincide       con  las  observaciones   de  Bernabé.[12]  A  continuación  unos  cuantos  versos  del  fragmento    polémico:

“En  primer  lugar  existió  el  Caos.  Después   Gea,  la  de  amplio  pecho,  sede  siempre  segura  de  todos  los  inmortales   que  habitan  la  nevada  cumbre  del  Olimpo.  [En  el  fondo  de  la  tierra   de  anchos  caminos  existió   el  tenebroso  Tártaro].  Por  último  Eros,  el  más  hermoso  entre  los  dioses  inmortales,      que  afloja  los  miembros  y  cautiva  a  todos  los  dioses   y  todos     los  hombres  corazón  y  la  sensata  voluntad  en  sus  pechos.”[13]

 

e)  Museo     y  Orfeo:  ambos  personajes   míticos  atrajeron  hacia  sí    grupos  de  poetas,  místicos,  filósofos  y  adivinos  que,  siguiendo  sus  enseñanzas,  constituyeron  comunidades  religiosas  muy  importantes.  Con  ambos individuos  estuvo  íntimamente  ligado  el  pitagorismo  y  otras  formas  de  filosofía  esotérica   de  la  Antigüedad  mediterránea.  No  puede  negarse  de  manera  categórica  la  existencia  histórica  de  los   dos,  dado  que  se  tienen  datos    vagos    que  podrían  encajar  con  su  perfil.   No  obstante,  lo  que  es  en  realidad  importante  es  la  transcendencia     que  tuvieron  desde  la  época  antigua  hasta  bien  entrado  el  Renacimiento. Comenzando  con  Museo,  conviene   recalcar  que  bajo  este  nombre  es muy  posible  que  se  identifique  a  los  cultos  órficos  athenienses  de  los  siglos   VIII-V  a.C..  A  Museo se   le  adjudicaban  poderes  curativos  y  mágicos.  Tenemos  noticias  suyas  gracias  a  Clemente  de  Alejandría[14]  y   a  Apolonio  de  Rodas[15].  Algunos  mitos  de  la  Antigüedad  definen  a  Museo  como  hijo,  maestro  o  discípulo  de  Orfeo.[16]

Algunos  sostienen  que  Museo  era  natural  de  Tracia,   otros  de  Eleusis.  Varios  son  los  escritos  espurios  que  se  le  adjudican  a  este  personaje,  redactados  no  sólo  en  la  época  clásica,  sino    algunos   durante   la  Antigüedad  Tardía,   en   años  muy  próximos  a  la  Edad  Media.  Un  par  de  fragmentos  significativos   para  nuestro  estudio  son  los  siguientes:

 

“Ateniense  fue  Museo,  tebano Lino.  Dicen  que  Museo  fue  hijo  de  Eumolpo,  y el  primero  que    escribió  en  verso  una  Generación  de  los  dioses,    De  la  Esfera.  Muestra  [en  ella]  que  todas  las  cosas  nacen  de  una  sola  y  se  disuelven  en  ella  misma”.[17]

“En  algunas  fuentes  se  dice  que    todas  las  cosas   proceden  de  Noche  y  de  Tártaro,  en  otras  por  el  contrario   de  Hades  y   Eter.  Quien  escribió   la   Titanomaquia  dice  que  las  demás  cosas  descienden  de  Eter,   sin  embargo,  Acusilao  dice    que  [descienden]  de  Caos  el  primero.   Y  en  los  versos  atribuidos  a  Museo  está escrito  que   primero  existieron  Tártaro,  Noche  y  el  tercero Aer.”[18]

 

En  lo  referente  a  Orfeo  sucede  lo mismo que  con  Museo.  No  sabemos  con  certeza  nada  de  su  vida,  y,  por  la  situación  en  la  que  se  encuentran  a  la  fecha  las  investigaciones  históricas  en  torno a su  existencia,  lo mejor  es  quedarnos  con  la  versión  que  lo  define  como  un  personaje    mítico  cuya  presencia  en  este  mundo  es  remotamente  posible.  Al  hablar  de  la  “cosmogonía  órfica”     es  menester  tener  presente  que  estamos  ante  uno  de  los  muchos  brazos  que  componen  el  culto  órfico.  Por  un  lado  tenemos  una  faceta  mágica,  otra  antropológica,  una  lingüística,  otra  litúrgica,  de  la  cual  prácticamente  nada  sabemos  dado  que  se  trasmitió  de  forma  oral.  Empleando  corrección    en  nuestra  forma  de  hablar  sobre  el  tema  debemos      referirnos  a   los  “orfismos”,  dado  que  cada   uno  de  ellos  pertenece  a  una  época,  lugar  y  circunstancias  únicos,  resultando  imposible  unificar     bajo  una  sola  categoría   a  un  mar    de  tradiciones   y  cultos.  Así,   pues,  sucede  lo  mismo  con  las  cosmogonías  órficas.   Es  curioso  que  se  ha  adjudicado  la  autoría  de  escritos  órficos  a  personajes    como  Pitágoras  o  Epiménides,   sin  profundizar  en  el  tópico  dejo    a  la  imaginación  del  lector  la  complicación  de    dicha  cuestión.

El  mito  de  Orfeo  dice  que  nació   en  Tracia,  que  fue  hijo  de  la  musa  Calíope  y  del  rey  Eagro.  Quizá  los  textos  órficos  más  antiguos  datan  del  siglo  IX  a.C.,  mientras  que  los  más  recientes  fueron  escritos,  quizá  entre  comunidades  neoplatónicas,  en  el  siglo  IV  d.C..  Citaré,    a  manera  de  muestra,    sólo  un  fragmento  de  una  de  tantas  cosmogonías  órficas,   he  de  señalar  que  entre  una  y  otra  existen  muchas  veces  diferencias  sustanciales.

“El  relato  sagrado  trasmitido  literalmente  por  el  peripatético  Eudemo,  como  obra  de  Orfeo,   no  mencionó  nada  de  lo  inteligible  por  considerarlo  todo  y  en  cada  una  de  sus  partes   inefable e  incognoscible   para  el  pensamiento  discursivo  y  narrativo.  Configuraba  el  principio  a partir  de   la  Noche,  de  la  cual  parte  también  Homero,  aunque  no  establece  una  genealogía  continua....”[19]

 

 

 

 

OBSERVACIONES  SOBRE  EL  SENTIDO  DE  LOS  VOCABLOS  GRIEGOS  QUE  DAN   NOMBRE  A   DIOSES  COSMOGÓNICOS.

 

Las  Diferentes  propuestas  helenas  que  buscaban  dar  razón  del  origen  y  constitución  del  universo  giran  sobre  uno  o   varios  conceptos  fundacionales   y  necesarios  por  excelencia,  en  ellos  se deposita  el  sentido  de  la  Naturaleza,  esbozándose  de  igual  suerte  la  presencia  del  hombre  en  dicho  marco.  Para  completar  la  significación  de  las  cosmogonías  quisiera   tratar      el  sentido   del  nombre  de    ciertas    divinidades  aludidas  por  cada  poeta.

Poeta

Divinidad(es)

Significado

ALCMÁN

Tetis  y   Materia   ‛ULH

Tetis ( vétiq):

No  existe    paralelo   con  otra  cosmogonía,  en  tanto  a  la  relación  que  se  desarrolla  entre  la  diosa  protagonista   y  otros  inmortales.  En  Alcmán,  Tetis  es  una  diosa  demiúrgica.

Su  nombre  se  emplea  para  referirse  al  mar,  también  se  le  da  la  significación  de  “agua  viva”.

Se  le  une  con  su  hermano  Océano,  en  la  Antigüedad sus  nombres  eran  intercambiables,    dado  que  ambos   delimitaban  el  mundo.

Existen  algunas  hipótesis  que  buscan  desentrañar  el  nombre  real  de  la  diosa:

i)  Derivación  del  verbo tívhmi,   fijar,  determinar,   clavar,  enterrar,  configuarar.[20]

ii)  Derivación     del  genitivo   laconio  vétioq,  equivalente   al  ático    vésiq=”disposición”  u    “ordenamiento”.

 

Materia ‛ Ulh 

  Significa  “materia”,    concretamente  madera  que  se  necesita   para  construir  cosas  como  un  barco,  una  casa,  un  altar   o   un  armatoste  para   el  teatro  de  comedia.  Posiblemente  con   este  significado  se  aproxima  a  uno   de  los  posibles      sentidos del  término jaoq   en   Hesíodo.

  Del  empleo   en  cosmogonías  antiguas  pasa   a  la  jerga  aristotélica  como  una  de  las  cuatro  causas:  la  formal.[21]

EPIMÉNIDES

Pareja  constituida    por  Aire  y  Noche.

Aire (A9r):

·          No  existe   otro  poeta  cosmogónico  griego  que  introduzca   al  Aire   como  pieza  fundamental.  Es  posible  que  tal  detalle  conecte  a  Epiménides  con  algunas  cosmogonías   de  la  antigua  Baboilonia  o  Egipto,  concretamente   la  que  menciona  al  dios  Shu.

·          En  base     a  estudios  filológicos  de  ciertos  pasajes  de  sus  obras   puede  determinarse  que  su   pensamiento   precedió  lo  hecho  por   Anaxímenes  de  Mileto.

Noche (Núx):

·          Antes  de  los  teólogos  órfifos  nadie  había  introducido  en  sus  cosmogonías  dicho  principio.

·          Esta  diosa  es  invocada  por  Esquilo  denominándola  “Madre  de  las  Erinis”,  resaltando  su   papel  pre-helénico  y  ctónico.

·          Aire-Noche    no  poseen  un  correlato   en  el  discurso  hesiódico  del  Caos.

·          Es  retomado  en  la  filosofía  de  varios  pensadores  griegos  con  el  nombre  de   ´Anágkh (Necesidad),  entre  ellos  Empédokles   (“Hay  un  oráculo  de  la  Necesidad,  antiguo  decreto  de  los  dioses,  eterno ,  sellado  con  amplios  juramentos...”  Fr.  115,  Hipólito,  Ref.   Vii, 29, 14 (11,1-2,4-14))  y  Parménides ( “....es  necesario   que  sea  completamente  o  no  sea  en  absoluto.  Ni  la  fuerza   de  la  convicción  permitirá  jamás que   de  lo  no  ente  nazca  algo  además  de  ellos.  Por  eso,  la  Justicia  no   afloja  sus  cadenas  para     permitir  que  nazca  o  perezca,  sino  que  las  mantiene  firmes;  la  decisión    sobre  estas  cosas  se  basa en  esto:  es  o  no  es.  Pero  se  ha  decidido  como  es  necesario,  abandonar  una  vía  por  impensable   y   sin  nombre ....”  Fr.  8, 5-21,  Simplicio,  in  Phys.  78,  11-16),  adquiriendo  el  sentido  de “Destino  o  fuerza   superior  incluso  a  los  dioses,  Necesidad,  Fatalidad,  Destino.”[22]

FERÉCIDES
Zás

Zás (Caq):

ü        Nombre  que  emplea  Ferécides  para  referirse  a  Zeus.

ü        Es posible que Ferécides emprenda un juego etimológico con los nombres de los dioses, intentando elaborar  una mancuerna cielo (Zas) – tierra (Gea), puesto que el nombre de esta diosa en chipriota es Zâ.

ü        Al contrario que Hesíodo , el Zeus de Ferécides no es hijo de Cronos; Zas siempre ha existido. Ello permite reconocer influencias sumero-acadias, órficas e iraníes. De igual manera se logran introducir, mezclados con lo anterior, ciertos elementos provenientes de la filosofía natural de los jonios.[23]

ü        Zas, al igual que otras divinidades mencionadas por Ferécides, es el punto de convergencia de una serie de abstracciones filosóficas que están encaminadas a formular una visión global de la naturaleza.

HESÍODO
Caos

Caos (jaoq):

§          Hesíodo no proporciona los elementos para determinar si es espacial o material  la dimensión en que emplea el término Caos. Tampoco comenta cuándo y dónde se originó.

§          No existe una línea exegética única para definir a caos dentro de la literatura antigua. Su identificación es imprecisa, dado que varia entre espacio vacío, agua, tinieblas, materia informe, érebo o aire.

§          Aristóteles[24] y Sexto Empírico[25] coinciden en definir “caos” como un espacio vacío, como un tipo de receptáculo que alberga objetos.

§          Los estoicos lo definían identificándolo con los términos júsiq (verter o derramar un líquido) y con el verbo jéw,jésezai(verter o derramarse).[26]

§          Axíoco, un pseudo platónico define al Caos en los siguientes términos: “En cuanto a aquellos que han orientado su vida por el camino de los crímenes, son llevados por las Erinis al Érebo y al Caos, a través del  Tártaro”. [27]

§          Ovidio lo entiende en las siguientes acepciones: 1.-materia o masa amorfa que está presente antes de la ordenación del universo.  2.-Depósito desordenado que permite la orquestación  de la materia, es decir el cosmos. [28]

§          Luciano lo identifica con el desorden[29]. Lo define como materia informe oanárquica.

§          Baquílides, Eurípides y Aristófanes identifican al Caos con el aire, o con una especie de éter precósmico. Es de subrayarse que según algunos escolios antiguos se identifica a Caos con Aer.

MUSEO/ORFEO
Noche

Noche (Núx):

Homero  escribe  un  pasaje  interesante  sobre   la  diosa  Noche:  “Y  me  habría  hecho  invisible,  hundido  en  el  punto  más  lejos  del  éter,

de  no  haberme  salvado  la   Noche,  que  rinde  a  los  dioses  y  a  los  hombres.”[30]

En  la  Antigüedad  se  consideraba  que  esta  diosa  estaba   dotada   de  poderes  superiores  a  los  de  los  dioses  olýmpicos.  Es  posible  que  el  mismo  Homero  conociera  alguna  teogonía   en  donde  se  introducía  a  la  Noche  como  divinidad  primerísima  y  cosmogónica.”

A   la  diosa  Noche  se  le  asociaba  con  otros  principios  como  el  Tártaro  o  el   Aire,  es  decir,  principios  “negativos”  o  indefinidos.  De  ellos  surgen    otros  que  se  acercan  a  una  estructura  organizada  y   bien  configurada.  Representan  el  principio   primitivo  del  que  surge  el  cosmos.

La  teogonía  de  algunos  neoplatónicos  sostenía  que  la  diosa  Noche  tenía  generaciones  enteras  de  antepasados,  las  que,  por  ser  ininteligibles  a  la  mente  no  iniciada  y  concupiscente,  no  eran  mencionadas    ni  conocidas.  La  mención  del  principio  cósmico  de  la  Noche  representa  una   idea   inexpugnable   para  el  hombre.

 

 

 

Geografía

Legado presocrático (Thales, Anaximandro,  Demócrito   y  los  pitagóricos), Poetas, Factores  que   motivaron  el  desarrollo  de  la  geografía  en  Grecia, Aristeas, Hecateo,  Carón,  Demastes,  Hanno,  Escílax,  Jenofonte,  Heródoto,  Tucídides  e  Hipócrates;   Ctesias,  Escílax,  Éforo,  Teomolpo,  Heráclides  del  Ponto,    Pythaes,  Dicearco,  Aristarco,  Petrocles,  Temantes,  Pseudo Aristóteles,  Polemón,   Apolodoro,  Hiparco,  Polibio,  Crates,  Agatárquides,  Eudoxo,  Artemidoro,  Escimo,  Diódoro, Posidonio,  Estrabón.

 

“Homero  bien  pudo  conocer   por  tradición  fenicia,  más  de  lo  que

nos  cuenta,  y  esto  mismo  no  tenía  la  obligación  de   contarlo   con

exactitud.”

Alfonso   Reyes

Geógrafos  del  Mundo  Antiguo,    II  Leyenda  y  Poesía

 

El  grupo  de  filósofos   que  es    contenido   en  la  categoría     de     “Presocráticos”   constituye     un  fuerte  basamento     sobre  el  cual  se  constituirá   la propuesta  no  sólo  filosófica,  sino  también     la   científica,     la  estética  y  la  teológica  de  los  siglos  posteriores.   Las  filosofías  presocráticas  tienen   múltiples  lecturas  y   facetas,    son  un  conjunto  de ideas   que   le  ha  llevado   siglos  asimilar  a  los  helenistas;  desde  la  Antigüedad  Tardía,  pasando  por  Bizancio,   hasta  llegar    a  los  estudios  más  recientes  desarrollados  por  alemanes,  ingleses  y  franceses,  se  siguen   digiriendo      los  textos  de  aquellos  sabios.  La  geografía  no  está  exenta  de  tener  relación  con  ellos,  los  trabajos   en  geometría  que  desarrollara  Thales  y  la  escuela  de  los  pitagóricos  constituyeron  un  armazón  indispensable  para  la  cartografía,  la  metrología  y  la  geografía  matemática.  Además  de  dichas  contribuciones instrumentales  existieron  otras  directas  en  donde  surgen  nombres  como  el  de  Anaximandro  de  Mileto  y  Demócrito  de  Abdera,  adjudicándoles    a  cada  uno    la  elaboración  de  mapas  de la  Hélade.  A    continuación  citaré  un  par  de  fragmentos  en  este  respecto.

“Eratóstenes  dice  que    los  primeros [que  se  interesaron  en  geografía]  después  de  Homero,  fueron  Anaximandro,  discípulo  y  conciudadano  de  Tales,  y   Hecateo  de  Mileto. El  primero  dejó  un  cuadro  geográfico,  en  tanto  que  Hecateo   dejó  un  bosquejo  que  se  puede  conocer  -en  razón  de  lo  demás  que  escribió-  que  era  suyo.”[31]

“Compuso, [Demócrito],  .....   la   Pequeña  ordenación  del  Cosmos 730  años  después  de  la toma    de  Troya....”[32]

 

En  la  Antigüedad  Homero,  Hesíodo,  Apolonio  de  Rodas  y  Esquilo[33]  eran  considerados  como  fundadores  de  la  geografía,  dado  que  en  sus  escritos  la  mención  de   ríos,  montañas,  mares  y  lugares  era  muy  frecuente,  sirviendo  sus  obras  como  inspiración  para  investigaciones  posteriores.  No   obstante,  otros  fueron  los  que  desarrollaron  la  cartografía  y  cosmografía  de  manera  más  sistemática.  A continuación     expondré   el  trabajo  de  algunos  de  ellos, pero   antes   es  importante comentar  determinadas  circunstancias   históricas que facilitaron   el  desarrollo  de  los  estudios  geográficos  helenos.

 

A.     Las  expediciones  egipcias  dirigidas  hacia  Persia  durante  el  siglo  XVI a.C..

B.        Las  expediciones  desarrolladas  por  habitantes  de  Asiria,  Persia  y  Babilonia,        emprendiendo   viajes  a  lo  largo  y  ancho  del  Cercano  y  Medio  Oriente.

C.         Las  travesías   fenicias     por  todo  el  Mediterráneo,  algunas  costas    europeas  bañadas  por  el  Atlántico  y  el  Norte  de África.   A   ellas  se piensa  que   los  griegos  deben  sus  conquistas  en      la  Magna  Grecia.

D.         Los  viajes  de  Alejandro  Magno,  organizados  como  expediciones  científicas  compuestas  por  un  equipo de  biólogos,  ingenieros,  zoólogos,  médicos,  cartógrafos  y  astrónomos[34].  Alejandro  se  encargó     de  difundir  la  cultura  griega  a la  par  de    estudiar   otras  civilizaciones,  estableció  amalgamas  muy  interesantes   que   pueden  constatarse   en  manifestaciones   como  la  escritura   demótica  desarrollada,  la  imagen  de   Hermes  Trimegisto (ambos  ejemplos  provenientes  de  Egipto) , o  la    iconografía  de  la  India    en  donde    se  representaba  a   Buda  con   cuerpo  y  manto  griegos.

E.     Ya  en  época  tardía,  las  expediciones  romanas  emprendidas  hacia  el  Norte  de  la  tierra  de  los  galos,  Jutlandia,  Germania,  el  Báltico,  algunas  zonas  balcánicas  y  la  Gran  Bretaña,  contribuyeron  mucho  al  conocimiento  de  Europa.  Ha  de  comentarse  que  en   el  período  clásico de  la  cultura  griega   se  conocía  más  del  Cercano  Oriente,   del  Norte  de  África  y  de  la  India  que    de  las  tierras  ubicadas  al  Oeste  de  Europa.

Debido  a  tales  circunstancias  la  geografía  griega  tuvo  la  capacidad  de  producir   obras  y  personajes  de  especial  trascendencia.  A  continuación  una revisión  sucinta  de  ellos.

 

PERÍODO  PRE-CLÁSICO Y  CLÁSICO.

 

a)  Aristeas:  S.  VII  a.C.,  natural   de  Proconeso. Individuo   revestido  por  la  tradición  de  ciertos  poderes  mágicos,  por  ejemplo,  se  creía  que  podía  desprender  el  alma  del  cuerpo  a  voluntad.  Viajero,  redactó  un  escrito  intitulado   Arimaspeia   en  donde  habla  de   habitantes  y  lugares    más  allá  del  Mar  Negro.

 

b)  Hecateo:  S. V a.C.,  natural  de   Mileto.  Personaje   muy  importante  que  elaboró  un  mapa  en  donde  se  muestra  la  tierra  como   un  gran  círculo  rodeado  de  agua, provisto  de  un  agujero  en  su  centro,  el  Mediterráneo.  Se  conservan  fragmentos  de  su  obra  llamada   Periegesiq  (guía)  que  era  un  grupo  de  observaciones  sobre  su  mapa.  En  la    obra  de  Hecateo  se  menciona  por  primera  vez  en  lengua  griega  el  nombre  de  la   India  y  el  río  Indo.

 

g)  Carón:  S.  V  a.C.,  natural  de  Lámpsaco.  Considerado  como  la  fuente  de  información  más  importante   de  Heródoto.  Se mostró  muy  interesado  por  la  historia  de  los  persas  y  en  general   de  los  habitantes  de  allende   Anatolia.

 

d)  Demastes:  S.  V a.C.,  natural  de  Sigueo.  Se  conserva  su  obra  de  manera  fragmentada,  en  ella  se  menciona  por  primera  vez    a  Roma.

 

e)  Hanno:  No  se  le  puede  ubicar  en  una  fecha  específica,  no  obstante,  se  especula  que  vivió  en  el  siglo  V  a.C.,  natural  de  Cartago.  Nos  relata  acerca  de  los  territorios  ubicados  al  Sur  de  las  Columnas  de  Herakles (Estrecho  de  Gibraltar)  y 
África Noroccidental.  Nos  han  llegado  sus  escritos  gracias  a unas  tablillas  encontradas  en  el  templo  de  Moloc[35].  Dichos  relatos  fueron  conocidos  por  Aristóteles.

 

z) Escílax: S. VI-V a.C.,  natural  de  Carianda.  Por  encargo  del  rey  Darío  emprende  una  expedición  a  la  India.  De  sus  escritos  sólo  se  conservan  menciones.  Es  posible  que  Heródoto  haya  empleado  su  obra  como  referencia.

 

h)  Jenofonte:  S. IV  a.C.,  natural  de  Athenas.  Su  obra  más  extensa  y   conocida,  Anábasis,  hace  meción    de la  región  montañosa  de  Armenia,   las  costas  del  Mar  Negro  y  del  Bósforo.

 

HERÓDOTO,  TUCÍDIDES  E  HIPÓCATES:  SUMARIO     Y  APLICACIÓN  DEL  CONOCIMIENTO  GEOGRÁFICO    DE  LA  ÉPOCA.

 

Los  tres  personajes  aludidos  se  distinguen  por  introducir  en  sus  respectivas  obras  el  conocimiento  geográfico  ya  digerido,  es  de  comentarse   que     se  nota  claramente  la  aplicación  tanto  de  la  geografía  física  como   de  la   humana  o  social,  logrando  que  en  varios  casos,  en  especial   en  la  obra  de  Heródoto,  el  segundo  renglón  de  la  geografía  alcance  el  nivel  de  antropología.  Estos  tres   sabios  helenos   redactaron   textos  que   son  clásicos  del  pensamiento  universal  y  que  muestran  una  síntesis  de  la  labor  intelectual   de  aquellos   que  les  precedieron  en  el  tiempo.  Historia  de  Heródoto,  en  donde  se  describen  lugares,  montañas,  ríos  y  mares,  pero  también  costumbres  y  religiones   de  puntos  como  Egipto,  Persia  o  Macedonia.  Historia  de la  Guerra  del  Peloponeso    de  Tucídides,  obra  en  donde  se  hace  referencia  a  la  geografía  griega  y  que  requirió  de  un  buen  acervo  en  esta  materia  para  su  redacción;  además  de  distinguirse  por  su  contenido,  ha  de  recalcarse  que  plantea  una  metodología  revolucionaria  para  la  época     en  el  terreno  de  la  historia  y  la  historiografía.  Aguas ,  Aires  y  Lugares  adjudicado  a  Hipócrates  de  Kos,  tratado  que  es  considerado  como  síntesis   de  varios  campos  de  investigación,  a  saber,   meteorología,    semiología (que  en  aquellos  días  no  recibía  este  nombre),  geología  y  dietética.  En   el  tratado  aludido  el  autor  hipocrático    hace   ciertos  comentarios  sobre  pueblos  asiáticos,  estableciendo   relaciones  entre  su  alimentación,  sus  costumbres,  sus  enfermedades  y  su  complexión  física.  Un  personaje   posterior   a  los    tres     aludidos  es  Aristóteles  quien  también     aplicó     el  saber  geográfico  de  su  época  en  una  cantidad  importante  de   sus  textos.  A  la  fecha   no  se  sabe  si  Aristóteles    escribió  una   obra   específica  de  geografía,     lo  que  sí  ha  llegado  a  nosotros  son  algunas  obras  espúreas  de  tema  geográfico  adjudicadas  a  su  pluma.   Es  relevante  comentar  que     un  discípulo  de  Aristóteles,  Teofrasto,   recibía      los  descubrimientos  geográficos  del  ejército  de  Alejandro  Magno,  y   con  estos  datos,  enriquecía  sus  trabajos   biológicos.  A  partir  del  acervo  recibido  Teofrasto  está  en  condiciones  de   sentar  las  bases  de  la geografía  botánica.

 

 

 

ÉPOCA    HELENÍSTICA (ALEJANDRINA,  PTOLEMAICA).

 

J)Ctesias:  S.  III a.C.,  natural  de  Cnidos. Según  los  informes   que  recibió,  y    creyó  sin  análisis,  llegó  a  afirmar  que  la  India  es  tan  extensa  como  el  resto  del  continente  asiático.

 

i) Escílax:  No  se  confunda  con  el  geógrafo  comisionado  por  Darío  para   hacer  una  expedición  a  la  India.  Bajo  el  nombre  de  “Escílax”  se   conoce   el  relato  de  un  viaje   alrededor  del  Mediterráneo.  Sus  aportaciones  en  geografía  física  son  casi  nulas,  no  obstante,    en  antropología  son  muy  valiosas  ya  que  se  habla de  culturas  como   los  etrustos,  los  latinos,  samnitas,  ligures,  campanianos  y  lucanianos. Todos   ellos   eran  poco  conocidos  en  el  siglo  III  a.C.  en  Grecia.

k)  Éforo:  S.  IV-III  a.C.,  natural   de  Cime.   Escribió  acerca  de  la  historia  de  Grecia  y  de  Asia  Menor  en  una  obra  de   treinta  libros.  Se  piensa  que  consultó  a varios  expertos  en  materia  geográfica   cuya  obra  no  ha  llegado  a  nosotros.  Influyó  el  trabajo  del  historiador  Polibio,  así  como  el  de  Diódoro  y  Estrabón.  Mezclaba  su  estudio  histórico  con   el  geográfico;   en   los  escritos  de  Éforo  es  posible  encontrar  aportaciones  novedosas  acerca  de  zonas  europeas,   africanas  y  asiáticas.[36]

En  sus  textos  explica     de  manera  un  tanto fisiológica   las  inundaciones  anuales  del Nilo. Su  metodología  cartográfica  es  muy  útil  y  seguida  en  la  época:  consistía  en  partir  de  los  litorales  y  seguir  la  línea  del  mar.  En  mapa  que  él  traza  es  de  forma  rectangular    tiene   a  la  Escitia   ubicada  al Norte,    Etiopía  al  Sur,  Celtia  al  Oeste   y    la  India  al  Este.

 

l)  Teomolpo:  S.  III  a.C.,   natural  de  Quíos.   Discípulo  de  Isócrates  y  amigo  de   Filipo  II   y  Alejandro  Magno.  Sus  aportaciones  geográficas   se  han  conservado  fragmentariamente,  los  títulos   de los  textos  que  han  llegado  a nosotros  son:  Helénicas,    continuación  de  la  obra  de  Tucídides,  y    Filípicas.  Entre  los  temas  que  trata  está:   la  captura  de  Roma  a  manos  de  los  galos,  tal  mención   enriquece  mucho  la  literatura  de  su  tiempo,  dado  que  se  conocía  poco    de  la  historia  y  geografía  de la  Italia  continental.

 

m)  Heráklides  póntico:  S.  III  a.C..  Personaje  revestido  más  de  interés  folklórico     que  técnico  o  científico.  Él  sostuvo  haber  encontrado  la  narración  de  un  viaje  circunafricano,  el  hallazgo     lo  encontró  entre  las  posesiones   de  un  difunto  en  Sicilia.   El  relato  no  ha  dejado  de  ponerse  en  duda   desde  la  época   de  Heráklides.

 

n)  Pytheas:  S.  IV  a.C.,  natural  de  Marsella.  Según  los  testimonios  de  Estrabón,   Diódoro,  Sículo  y  Plinio  el  viejo,  realizó  un  viaje  por  Gran  Bretaña  y  Jutlandia,  hasta  alcanzar  el  Tule  (se  especula  que   actualmente  correspondería  a   Dinamarca,  Islandia  o  Noruega)[37].  Sus  escritos  se  han  perdido,  al  igual   que  comentarios  de  alejandrinos  sobre  su  obra,  entre     los  estudiosos  del  trabajo  de  Pytheas  se  encuentran   Eratóstenes  e  Hiparco.  No  puede  dejar  de  mencionarse  que  sus  relatos  acerca  de  su  viaje  al  Tule  fueron  puestos  en  duda  por  carecer  de  elementos  fantásticos  en  la  fisionomía,  usos   y  costumbres   y    creencia  religiosas   de  los  hombres  del  Norte.  Por  otra  parte,  es  importante  apuntar  que  Pytheas  gozaba  de  buena  reputación      como  matemático  y  comerciante.  A  la  fecha  no  se  sabe  por  qué   Aristóteles  no   habla  de  él    en  sus    textos.

 

x)  Dicearco:  S.  III-II  a.C.,  natural  de  Mesina,  Sicilia.    Discípulo   de  Aristóteles  que  produjo  varios  escritos  sobre   historia  y  geografía,  influyó  a  Eratóstenes,   Josefo,  Cicerón  y  Plutarco[38].  Se  le  conoce  principalmente  por  la  recopilación  de  una  gran  cantidad  de  datos     sobre  la  India,  ha  de  destacarse    la  descripción  que  desarrolla  sobre  la  cadena  montañosa  integrada  por  el  Tauro-Elboz-Indo-Kush-Himalaya.

Sostenía   la   creencia  antigua  de  que  los  ríos  se  alimentan  de  los  océanos,  aceptó   la  existencia  de  las  tierras  árticas,  en  concordancia  con  Pytheas.  También  se  le  atribuye  la  medición  de  la  altura  de  las  montañas  griegas  empleando  un  monolito  para  tal  empresa,  los  resultados  obtenidos  fueron  los  menos  exagerados  de su  época.  Elaboró  una  buena  cantidad  de  mapas  de  las  tierras  griegas,  los  que  Cicerón   consultó  no  pocas  veces.  También  trazó  un mapa  que  tenía    como  base  el  paralelo  del  Mediterráneo.

 

o) Aristarco:  S.  II  a.C.,   natural  de     Samos.  A  él  se  le  adjudica  la  creación  de  la  geometría  matemática.

 

p)  Petrokles:  S.  II a.C..  Enviado  por   Seleuco  I (Nicator),   uno  de  los  sucesores  de  Alejandro  Magno,    a  emprender  expediciones  “científicas”   desde  Babilonia  hasta  el  Mar  Caspio.  El  mismo   Seleuco  I    tenía  un  embajador  que    relata  a  detalle  su  viaje   a  la   India  y  a  la  isla   de  Tropobana,   Ceilán,  actualmente  Sri  Lanka.

 

r)  Temantes:  S. II-I  a.C..  Almirante   de  Ptolomeo  Filadelfo.  Se  encargó  de   establecer  descripciones  geográficas  de  los  puertos  y  escalas  comerciales  de  todo  el  Mediterráneo.

 

s) Pseudo  Aristóteles:    S.  III-II a.C..  Describe  las  minas  de  hierro  del  Elba,   además   de  escribir  sobre  un  viaje  a  la  tierra  de  los  germanos.

 

t)  Eratóstenes:  S.  II  a.C..  Geógrafo,  historiador,  filósofo,  poeta,  matemático,  filólogo,  astrónomo  y  humanista.    Quizá  él  fue  quien  aplicó    el  término  “geografía”  por  primera  vez  para  referirse   a  la  cartografía  matemática.  Se    le  considera,  no  sin  riesgo  de  pecar  de  omisión  histórica,  el  padre  de  la  geografía  matemática. Calculó  la  distancia  de  los  trópicos,   así  como  la  circunferencia  de  la  Tierra ,  con  un  pequeño  margen  de  error. Intentó  determinar  la  distancia  de  la  Tierra  a  la  Luna  y  al  Sol,  así  como  el  área   de este  astro.  Explica  las  alteraciones  y  elevaciones   geográficas  como  efecto  del  agua,  teniendo  muy  claro  el     hundimiento   y    “puesta  a  flote”  de  diversos    puntos  geográficos  por  tal  efecto.  Entre  sus  múltiples  actividades  intelectuales  ha  de  decirse  que   estuvo  encargado  de  la  Biblioteca  de  Alejandría  por  algunos  años.

 

u)  Polemón:   S.  II  a.C..   Viajero  que  conoció  a  detalle  Grecia,   Italia  y  Sicilia.  Ubicó  Troya  en  el  mismo  sitio  que  lo  hiciera   muchos  siglos  después  Schliemann.  Dídimo,  Aristónico,  Estrabón  y  Plutarco  emplearon   los  datos  recopilados  por  este  hombre  como  fuente     para  sus  escritos.

 

f)  Apolodoro:  S.  II  a.C..  Se  conservan  algunos  fragmentos  de  su  obra  geográfica,  escrita  en  verso.  Estrabón  lo  utilizó  como     fuente  de  información  para  sus  trabajos.

 

c) Hiparco:  Siglo  II a.C.,  natural  de  Nicea.  Se  le  considera  el  fundador  de  la  trigonometría,  no  sin   un alto  riesgo  de  precisión.  Inventó  un  astrolabio   esférico  que  se  empleaba  todavía  hasta  bien  entrado  el  siglo  VII  d.C..  Desarrolló  el  método  de  latitudes  y  longitudes  ya  usado  por  Eratóstenes,  sólo  que  de  manera  menos  sofisticada.  Introdujo  dentro     de  esta  “telaraña”  el  mapa  del  mundo  dividiendo  en  360°  el   círculo  mediterráneo.  Estableció  su  primer  paralelo  en  un  eje  integrado    por  Alejandría-Rodas-Bizancio.

 

y) Polibio:  S. II  a.C..  Los  escritos  geográficos  de  este  hombre  se  han  perdido,  aunque  se  conserva  de  manera  fragmentada  un  cúmulo  de  reflexiones  acerca   de    la  relación  historia-geografía,  contenido    en     el  libro  XXXIV    de  su    Historia. Calcula  ciertas  áreas  de  tierras mediterráneas,  traza  acertadamente     la  trayectoria  de  varios  ríos  españoles,  al  igual    que    manifiesta  su  buen  conocimiento      de    los  lagos  de  Italia.  También  se  tiene  noticia  de  su  recorrido  por  los  Alpes,  precediendo  muchos  siglos  la  mítica  travesía    del  buen  Goethe  por  la  zona.

 

w)  Crates:  S.  II  a.C.,  natural  de  Malo.  No  se  confunda  con  el  académico.  Inventa  un  globo  terráqueo  en  donde  coloca  tres  continentes  imaginarios  además  de  África,  Asia  y  Europa.  Como  había  de  suponerse,  dicho  objeto  no  ha  llegado  hasta  nosotros.

 

Q)  Agatárquides:  S  II  a.C.,  natural  de  Cnidos.   Tutor     de  Ptolomeo  II  (Sóter).  Redactó  varios  libros  acerca  de  Asia,  Europa  y  el  Mar  Rojo. Se  sabe  también  que  conoció  las  tribus  árabes.

 

إ)  Eudoxo:  S.  II  a.C.,  natural  de  Cícico.   Viajero  que  emprendió  una  expedición a  la  India,  producto  de   tal  incursión  fue   la  comercialización  de   una  gran  cantidad  de  especias  y   piedras  preciosas.  Intentó  hacer  un  segundo  viaje  a  la  India,  sin  éxito,  dado  que  la  embarcación  en  la  que  navegaba  fue  a  dar  a las  costas  de  Etiopía.  Tenía  el  proyecto    de  completar  la  circunnavegación  de  África,  jamás  alcanzó  esta  meta.

 

ب)  Artemiodoro:  S.  I a.C.,  natural  de  Éfeso.  Topógrafó  que  ajustó  algunas  estimaciones  hechas  por  Agatárquides.

 

ت)  Escimo:  S.  I     a.C.,  natural    de   Quíos.  Se  le  conoce  por  haber    recopilado     un  compendio  geográfico  en  verso.

 

ث)  Diódoro:  S.  I  a.C.,  natural  de  Sículo. Se  sabe  que  escribió  acerca  de  los  etíopes,  el  Mar  Rojo,  las  islas  Baleares  y  las  Británicas.

 

ج)  Posidonio:  S.  I  a.C..  Historiador  y  filósofo,  perteneciente  a  la  escuela  estoica,  ingeniero   y  geógrafo.  Comentarista  de  Eratóstenes,  se  dio  a  la    tarea  de  investigar  los  mecanismos  de  las  erupciones  volcánicas,   además  estudió  el  océano  y    explicó  las  mareas  lunares.

 

ح)  Estrabón:  viajero  y  humanista     que  sintetizó    el  conocimiento  geográfico  de  su  época.  En  sus  escritos,  compuestos  de  17  libros,     de  los  que  nos  han  llegado  casi  íntegros  todos,      desarrolla  investigaciones  tanto  de  geografía  física  como    de   geografía  humana,  distinguiéndose  por  la   descripción  aguda  de  pueblos  y  culturas.  En  la  Antigüedad  se  le  definía  como  el  “geógrafo”  por  excelencia,  durante  la  Edad  Media  se  utilizaba  su  obra       como  libro  de  texto.  Discípulo       de  Tiranión    y    del  estoico   Atenodoro,   preceptor  de  Augusto.

Un  punto     de  gran  interés    es  que  él  es  el  primero  que    hace  referencia  a  Seres,   nombre  griego  de  China.

 

 

Epílogo:  la  geografía    entre  los  árabes,  uno  de  los  legados  de  la  Hélade     al  mundo  Islámico.

 

El  Occidente     no  se  ha  cansado  de  autoproclamarse  heredero  único  y  legítimo  de  la  sabiduría  griega,   considérase  guardián,  transmisor  e  intérprete  de  toda  una  civilización.  En  el  terreno  de  la  geografía  no  es  la  excepción,  no  obstante,  quiero  poner  a  la  consideración  del  lector     lo  siguiente.  Miguel  Cruz  Hernández   comenta:  “Cuando  los  conocimientos  geográficos  de  la  Europa  medieval  no  iban  más  allá  de  sus  tierras  y  de  las  riberas  mediterráneas,  el  Islam  había  producido,  entre  los  siglos  IX  al  XIV, una  literatura  geográfica  monumental  y  casi   inagotable.  Al  organizar  la  experiencia  concreta    y  personal  de   viajeros,  marinos,     mercaderes  y  caravaneros,  en  el  marco  científico  de  las  teorías  geográficas  griegas,   los  árabes  abrieron  el  camino  a  la  moderna  ciencia  geográfica.”.[39]  Entre  los  geógrafos     árabes    de    relevancia     se  encuentran:  al-xwārizmī (850)  se  encarga  de  complementar  las  observaciones  hechas  por  Ptolomeo. Al-Farġānīal- Battānī,  Ibn  Yūnus   y     al-Bīrūnī  introducen  los  itinerarios   y  regiones  conocidas  por  los  árabes  dentro  de    los  esquemas  ptolemaicos. Al-Ya‛qūbī,   Ibn   Rustamy  y  Sulaymān  al-Sīrāfī    estudian  y  describen   Bizancio,  China  e  Indonesia.  En  934 Abū Zayd  al-Balğī  escribe  una obra  completa    que    trata   la  geografía  de los  países  islámicos.  Otros  geógrafos  siguen  en esta  línea,  como  por  ejemplo:  al  -Işţax(966),  Ibn  Hawqal  (975),   al-Maqdīsī  (985)  y  ,  alcanzando  el  máximo  nivel  de  desarrollo  con  los  trabajos  de   al-Mas‛ūdī       en  el  año  956.  Otros  geógrafos  que       trascendieron  su  época  fueron:   al-Idrīsī    del  siglo  XIII,  destacando  por  una  obra  monumental  que  sorprendía   a  los  especialistas  en  el  área  todavía  en  el  siglo  XIX.  Yāqūt     escribió  un   Diccionario  Geográfico  en  1228,   al-Qazwīnī     y     al-Dimāsqī    redactaron  varias  obras  cosmográficas  y  geográficas  a  finales  del  siglo  XIII.  Son    de  mencionar  el  viajero  andaluz    Ibn  ğugayr      y   el  tangerino     Ibn  Battūta ,   quienes escribieron  algunos libros acerca de sus travesías.

Por último, he de señalar que otra raíz que alimentó a la geografía arábiga, y que no procedía de la Hélade, es un mapa muy rudimentario que data del año 2700 a.C. y que sirvió al rey de Irak, Sargón, para conquistar Elam (actualmente Irán) y una buena parte de Siria.

 

Bibliografía.

 

1.        Arriano: Anábasis de Alejandro Magno, I-III. Gredos. Madrid, 1982. [Traducción de Antonio Guzmán Guerra].

2.        -------: Anábasis de Alejandro Magno, IV-VII. Gredos. Madrid, 1982. [Traducción de Antonio Guzmán Guerra].

3.        Cayo Plinio Segundo: Historia Natural. Visor-UNAM. Madrid, 1999. [Traducción de Francisco Hernández y Gerónimo Huerta].

4.        Colli Giorgio: La Sabiduría Griega. Trotta. Valladolid, 1995. [Traducción de Dionisio Míngues].

5.        Eggers Lan, Conrado; Juliá E. Victoria: Los filósofos presocráticos, tomo I. Gredos. Madrid, 1981.

6.        Estrabón: Geografía, I, II. Gredos. Madrid, 1991. [Traducción de J. L. García y J. García Blanco].

7.        -------: Geografía, III, IV. Gredos. Madrid, 1991. [Traducción de María José Meana y Félix Piñero].

8.        Guthrie, W. R. C. : Orfeo y la religión griega. EUDEBA. Buenos Aires, 1970. [Traducción de Juan Valmar].

9.        Heródoto: Historia, I-IX. Gredos. Madrid, 2000. [Traducción de Carlos Schrader].

10.     Hesíodo: Obras y fragmentos. Gredos. Madrid, 1978. [Traducción de Aurelio Pérez Jiménez y Alfonso Martínez Díaz].

11.     Homero: La Iliada, dos tomos. UNAM. México, 1996. [Edición griego-castellano, traducción de Rubén Bonifaz Nuño].

12.     Kirk, S. G.; Raven, E. J.; Schon Field, M. : Los filósofos presocráticos, historia crítica con selección de textos. Madrid, 1987. [Traducción de Jesús García Fernández].

13.     Martínez Nieto Roxana: La aurora del pensamiento griego.  Las cosmogonías prefilosóficas de Hesíodo, Alcman, Ferécides, Epiménides, Museoy la antigua teogonía órfica. Trotta. Madrid, 2000.

14.     Ordóñez Burgos Jorge: La poesía órfica y la sabiduría antigua. CONACULTA-ICHICULT. Chihuahua, 2002.

15.     Reyes Alfonso: Geógrafos del Mundo Antiguo. Contenido en Obras Completas de Alfonso Reyes, tomo XVIII. FCE. México, 1966.

16.     Tratados Hipocráticos, tomo II. Gredos. Madrid, 1987.

17.  Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso, libros I-VIII. Gredos. Madrid, 2000. [Traducción de Juan José Torres Esbarranch].

 

 

 


 

[1] Colaborador  de  la  Unidad  de  Estudios  Históricos  y  Sociales  de  la  UACJ  extensión  Chihuahua,  catedrático  de   Historia  de  la  Filosofía   Antigua     en  el  Seminario  Arquidiocesano  de  Chihuahua  y  de Historia  de  la  Medicina  en  la  Facultad  de  Medicina  de  la  UACh. 

[2] Es  posible  que  Alcmán,     al  igual  que  Mimnermo,  (poeta     del  siglo  VII  a.C.,  natural  de  Colofón,  Jonia.  Sus  obras   son  un  grupo  de  poemas  redactados  en  metro  elegíaco,  fueron  recopilados  en    un  par  de  libros,  uno  de  ellos  lleva  por  nombre  Nanno,  en  honor    a  una  flautista  de  la  que  Mimnermo  se  enamoró.   Entre  los  textos  que  contenía  la  obra  en  cuestión  se  encuentra    uno  denominado     Smyneis,  poema  histórico  sobre  Esmirna.  Entre  sus  escritos    también   ha  de  citarse una  descripción   del  viaje  de  Helios  a  través  del  Océano   hasta  llegar  al  Amanecer.  Además  redactó  un  poema  que  narra  la  guerra  entre  Esmirna  y    los   gigos  de  Lidia.),   sostuviera   que  existen  dos  generaciones  de  Musas,   la  primera  integrada  por  las  hijas  de  Uranos  y  Gea,  la  segunda  compuesta  por  las  hijas  de  Zeus. 

[3] Cf.  Constitución  de  Athenas  I.

[4] Teog.  Ep1Dam. Pr127,  fr150.

[5] Teog.  Ep.  2, Phld.  Piet.     47  a 2 ss.

[6] P.  Granf.   II,  23.  Papiro   que  ha  llegado  de  manera  fragmentada  a  nosotros.

[7] Prod.   In.   Ti.  II,  54.

[8] Cabe  mencionar  que  en esta  obra  es  en  donde  puede   encontrarse  la  primera  fábula  de  Occidente,  al  menos  la  primera  que  hasta  nuestros  días  se  ha  descubierto.   Se  le  conoce  como fábula  del  halcón  y  el  ruiseñor,   cf.  202-285.

[9] El  nombre  de  esta  obra  deriva   de  la  expresión  griega    9 öie=”o  como”     fórmula  mediante  la  cual  se  introducen  definiciones  de  grupos  genealógicos.

[10] Cf.  Introducción    de  la   Teogonía  editada  por  Gredos,  p .  XV.

[11] Emerita,    58,  1990,  69.

[12] Hesiodus:   Theogony,  p.  192.

[13] 116-123.

[14] Strom.  VI, 26,3.

[15] Sch.  A.R.,  III,1.

[16] Aristófenes,  en  Ranas,  1032-1033,   afirma  que  Orfeo  compartió  los  misterios  de  la  iniciación  con  los  griegos,  mientras  que  Museo  se  dedicó  a  instruir  en  los  oráculos  y  en  la  medicina. Con  ello,  ambos  personajes  integran  una  unidad  indisoluble   propia  de  la  religión  órfica,  personificada  por  Dionysos-Apolo  alabada  por  los  feligreses  de  este  credo.

[17] D:L:  I, 31.

[18] Phld.  Piet.,  137, 5 ss.

[19] Eudemo  en  Dam.  Pr.  124.

[20] Propuesta  por  H. Lloyd-Jones  en  C.M.  Bowra,  1967,  26,  n.1.

[21] Aristóteles  entendía  el  término  ‛ulh  en  este  sentido:  “...una  materia  con  fuerza  propia  capaz  de  contener  en  sí  misma  todo  lo  existente  en  el  mundo,  aunque  sin  orden  ni  distinción.”  Cf.   La  aurora  del  pensamiento  griego,  p.  65  de   Roxana  Martínez  Nieto.

[22] Cf.   El  artículo   dedicado  a  este  vocablo  en  el  Diccionario  Español-Griego  del  CSIC. –En  esta  obra  se  especula  que   la  significación  del  término  puede  construirse  de  las  siguientes  maneras: 1) ’aná  y  ’ankwn (brazo),     siendo   ’anagkh  un  derivado  regresivo  de   ’anagkacw  (obligo). 2)  ’an  privativo  y ’ankwn. 3)  Término  vinculado     con  ’enegkein  que  es  el  aoristo  de   férw (transportar  o  llevar).

[23] Es de comentarse que especialistas como Diels niegan influjos orientales en Ferécides de Siro. Cf. “Zur petemychos des Pherekydes”. SAWDDR, 1897,86.

[24] Ph. 208 b, 30.

[25] S.E.P., III, 121.

[26] Xenón pensaba que “...el Caos de Hesíodo es agua que una vez encogida se convierte en barro, apretado el cual se solidifica en tierra.” Xenón ap.  Sch A.R. I, 496, 498 b.

[27] Cf. Pl. Ax., 371 e. (trad. F. P. Samaranch, 1990, 1667) –Apolonio de Rodas lo define así:  “Esta horrible noche no la traspasaban las estrellas  ni los rayos de la luna, sino que era una cima negra que se habría desde el cielo o alguna otra tiniebla que emergía levantándose desde los más hondos abismos”. IV, 1696-1698 (trad.  M. Brioso, 1986, 232).

[28] Met. I, 5-9.

[29] H. Flash, 1876, 115 y 221. CF. Pp. 27-33.

[30] Ilíada,  XIV,  258-259.

[31] Estr.,  I, 7.  Corroboran  el  testimonio  otros  fragmentos:  Agatém, I,1  y   Diógenes  Laercio,  II, 1.    De   alguna  manera  en  Nubes  200-208  de  Aristófanes  se  manifiesta  la  existencia  de  un  mapa  “emanado”    de  la  “escuela  de  Mileto”.

[32] D.L. IX, 34. –En  lo  tocante  a  la  obra  aludida  Kirk  y  Raven  comentan:  “....contenía  probablemente  una  descripción  del  origen  de  la  civilización  y  la  cultura.”  Los  filósofos  presocráticos, p. 565.

[33] Se  sabe  que  en  su  Prometeo  Libertado  habla  del  viaje  de  Herakles  desde  el  Cáucaso  a  las   Hespérides,  además  de  hacer  mención  del  Océano  Índico.  En   Persas  hace  referencias  a  la  geografía   de  Babilonia  y   Ecbatana.

[34] Cabe  señalar  que  antes  de  su  muerte   Alejandro  tenía  el  proyecto    de  llevar  a  cabo  la  circunnavegación  de  Arabia.

[35] Una  de  las  principales  divinidades  de  la  religión  cartaginesa,  conocida  también  como     Baal-Amon.  A  este  dios  se  le  rendía  culto  ofreciéndole  sacrificios  de  niños.

[36] Describe  algunas    costumbres  y  creencias  de  los  celtas,  entre  las  que  se  encuentra  luchar  contra  el  mar  con  armas   y  expulsarlo    hasta    de  sus  tierras.

[37] Ignorando  el  descubrimiento  de  Pytheas,  la  referencia  más  antigua  que  existe  del  Tule  es  la  hecha  por  Séneca  en  Medea,  376-379 “Vendrán  siglos  en  años  tardíos,  en  los  que  Océano    suelte  los  vínculos  de  las  cosas  y  el  inyente  globo  terráqueo  se  abra    y  Tetis  manifieste  nuevos  orbes  y  Tule  no  sea   la  más  lejana  entre  las  tierras.”

[38] Entre  los  escritos  de  Dicearco  se  encuentran   algunas  biografías  de  literatos  de  la  época  antigua,  y  quizá   en  este  rubro  es   donde  proporciona  cierta  influencia  a   Plutarco.

[39] Tomado  de  su  artículo   “Visión  sincrética  de  la  cultura  musulmana”,  contenido   en    Historia  Universal  de  la  Medicina,  Tomo  III,  p.  55.  Editado  por  Pedro  Laín  Entralgo.

 

VOLVER A PORTADA