Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Comunidades de la Caverna

Philo-Chat News-filosofía

Eleusis: Cuna de los Misterios Agrícolas

Por: César Humberto García Pérez[1] 

Julio de 2006

 

Ríos de tinta, seguramente se habrán ya escrito acerca de este tema en particular, mucho se habrá hablado de los componentes que integran dicha religión mistérica, por lo que mi muy humilde percepción de la misma, tal vez no ofrezca un panorama distinto a lo que ya se haya hecho. Antes que nada, la religión griega, o el estilo griego de la religión se “caracteriza sobre todo por el hecho de que no existe dominación específica alguna ni para la experiencia religiosa como experiencia especial, ni para la actitud de la que ella nace como actitud especial”[2], lo que nos lleva a suponer que dentro de la religión griega no estaba estrictamente definido el comportamiento que debía seguirse, o mejor dicho, no era una única religión a la que se debía, o podía pertenecer, “La religión griega o, lo que con mayor propiedad llamaríamos "corriente central de la religión griega" es una religión de la pólis, es decir, está asociada al grupo humano organizado políticamente, es pública y colectiva, sus ritos, sus sacrificios, sus procesiones sirven como un elemento de cohesión social, para integrar al individuo en la comunidad… Con los ritos cívicos, abiertos a todos los ciudadanos, conviven otros que son secretos y permitidos sólo a algunos, a los que se accede por una opción personal, por un acto voluntario de participación, que requiere pasar por un rito de paso, al que llamamos iniciación.”[3] Con base en esto, se puede llegar a suponer que la religión mistérica de Eleusis, de alguna forma pudiese haber servido de huida, o de religión alternativa a la que profesaba la élite política del estado, tratando así de escapar de las procesiones y ritos que se llevaban a cabo, pero ¡oh gran desilusión!, pues es sabido que año con año, precisamente se llevaba a cabo una procesión de Atenas a Eleusis con motivo del culto mistérico, misma que abordaremos más adelante.

 

            Todos estos referentes acerca de la religión mistérica de Eleusis, se encuentran plasmados dentro de los Himnos Homéricos[4]: el Himno segundo, precisamente dedicado a Deméter, “constituye la fuente literaria más antigua de la que disponemos para acceder al conocimiento de los misterios, si bien presenta el inconveniente de que las alusiones al ritual han sufrido una elaboración épica”[5], es por medio de esta misma composición narrativa, por la que se puede tener noticia de los misterios eleusinos, de la forma en que fueron éstos instaurados en la ya mencionada ciudad. También encontramos textos que hablan acerca de Deméter, dentro de los Himnos, Epigramas y Fragmentos de Calímaco, donde nuestro personaje, ya ha instaurado los misterios, y donde además ya se cuentan los ritos que hacían los iniciados y los aspirantes a los cultos en el santuario, supongo yo de Eleusis; Calímaco describe a nuestra Protagonista de la siguiente manera: “Salud a ti Deméter, la dispensadora de los alimentos, la de las numerosas fanegas de trigo. Vosotras no iniciadas, contemplareis el paso de cesto desde el suelo… nadie, ni el niño, ni la mujer, ni la joven que aun lleva sueltos los cabellos; ni siquiera nosotras cuando en ayunas, escupimos con la boca reseca”[6], al término de este himno, vuelve hacer referencia a dicha diosa como proveedora del grano y del alimento[7]. Por el momento mantendré estas representaciones de la diosa, al margen de lo que himno de homero nos pueda aportar acerca de los misterios de Eleusis.

 

 

Deméter

Comencemos pues por tratar de hacer un acercamiento, primero ubicando a nuestra principal actriz, quien no acaba de situarse nunca plenamente entre los olímpicos[8] (a pesar de que es una de ellos) sino que haya mayor acomodo entre los cultos populares, en relación con la agricultura[9], convirtiéndose así en diosa ctonica, donde tiene más contacto con los hombres. Según la “Teogonía de Hesíodo”, la rama genealógica de Deméter es la siguiente:

Rea, sometida por Crono, engendro gloriosos hijos: Histia, Deméter, Hera de sandalias de oro, el robusto Hades, que habita moradas bajo la tierra con despiadado pecho, el retumbante Enosígeo y el prudente Zeus, Padre de Dioses y de Hombres, bajo cuyo trono se agita la amplia tierra (Vd.455- 460).

 

            Hija de Rea y Crono, ésta, por derecho de sangre, es hermana de ambos antagonistas del Himno Homérico (Hades y Zeus). Dentro del mismo himno dedicado a Deo[10] aparece Perséfone hija de Deméter y de Zeus, como se puede notar mas adelante dentro la misma Teogonía de Hesíodo:

 

            “Después fue al lecho de Deméter (Zeus), que alimenta seres, la cual engendro a Perséfone, de blancos brazos, a la que Aidoneo (Hades) arrebato a su madre y el prudente Zeus se la devolvió” (Vd.910—915);

 

            Deméter es una divinidad de la tierra cultivada, diosa de los trigales y de los campos roturados[11], su nombre puede entenderse como la “Madre Tierra”; en sus tiempos más primitivos, pudiese ser que no haya tenido una acción en específico, como posteriormente la tuvo; en otro aspecto, la etimología es discutible, pero la relación de la diosa con la tierra fecunda y maternal esta destacada en sus ritos y sus mitos. No es… sino la productora de frutos y granos bajo el logro civilizador de la agricultura[12].

 

            Comentaba, Deméter es hermana de Zeus, de la incursión que tuvo él con ella, ha nacido Kore, que según algunas versiones quiere decir “la muchacha”, o también es conocida como Perséfone, quien es raptada por Hades, y es aquí donde comenzamos con la dificultades, primero, del Himno Homérico, y segundo con la instauración de los misterios y una parte del simbolismo que puedan representar.

 

 

El Himno

Como desarrollaba en un inicio, el Himno de Homero, es la fuente más antigua, que da noticia del mito, e instauración de los misterios Eleusinos; Kore mientras jugaba con las hijas de Océano, recogía varios tipos de flores, aparentemente todas de color rojo, de pronto broto de la tierra un

narciso, al que Kore se acerco para tomarlo, cuando, se abre la tierra y del fondo de la tierra, aparece Hades, quien “llevado por sus corceles inmortales. Y arrebatándola[13] contra su voluntad en carro de oro, se la llevo mientras lloraba y gritaba con aguda voz, invocando a su padre Crónida altísimo y poderosísimo[14], sus gritos solo los pudieron escuchar el sol y Hécate (en la imagen de la derecha, Hécate está al fondo)  cuando llamaban a su padre, que según el Himno dice “el que oye de lejos”, al enterarse de esto Deméter, busca quien de información, pero todo mundo se ha negado a proporcionársela, por lo que ella decide escudriñar sobre el paradero de su hija; así es como pasa nueve días buscándola, mismos que no toca el agua para asearse, finalmente, estando ella sentada en un pozo de agua, se topa con las hijas de Celeo, rey de Eleusis, para esto toma un aspecto de anciana, durante la conversación acuerdan que estaría en la casa del rey como nodriza del hijo menor del rey, cuando llega al palacio, y al ver la tristeza de la anciana, se acerca a ella una de las hijas de Celeo, Yambe, quien cuenta un chiste que logra sacar un sonrisa de la centenaria; al darle el niño para su cuidado, y después de cierto tiempo, esta se encariña con él, por lo que decide hacerle un regalo, la vida eterna, al momento de estar realizando el ritual, pues lo introdujo dentro del fuego, aparece Metanira, madre de Demofonte, por lo que la irrupción de esta produce la muerte del infante, después de este acto se revela la verdadera identidad de la anciana, quien ordena la creación de un templo, mismo al que se le debería rendir culto; como después de cierto tiempo aun no aparecía Kore, Deméter seco prácticamente la tierra, pues prohibió el nacimiento de todo tipo de frutos, después de un tiempo los dioses del Olimpo al ver que los humanos no rendían tributo, comenzaron a preocuparse, por lo que mandan llamar a Deo por medio de Hermes, pero esta ofrece una negativa al comunicado, comentando el por qué su proceder; pronto mandan convocar a Hades exigiendo la entrega de la muchacha, este acepta, pero sabe que si llegase a comer un fruto o alimento del inframundo, ella quedara para siempre con él, en el inframundo por lo que de manera engañosa hace comer a Kore una granada, después de eso parten hacia la superficie. Cuando madre e hija se ven, ambas corren al encuentro con ellas mismas, a lo que Deméter rápidamente pregunta sabiendo las artimañas de Hades, si no había comido ningún tipo de alimento allá abajo, por lo que tiene que confesarle la verdad, que si ha probado una granada; es así como se llega a un acuerdo, las primeras tres partes del año, las pasaría con su madre, y las restantes en el Hades con su esposo.[15] En pocas palabras, es esa una breve sinopsis de lo que trata el Himno de Homero, partiendo de este escrito ingresemos un momento en análisis.

 

            El Himno propiamente como se había comentado, mas allá de ser una compleja redacción y, de estar lleno del simbolismo de la instauración de los misterios, veámoslo por otro paraje, de una forma en que la mujer de ese entonces, y sobretodo las doncellas que pertenecían a los misterios, daban un salto a la madurez, talvez no a una madurez psicológica, pero si una madurez ante los ojos de las personas adultas, esta se daría seguramente con la aceptación para darla en matrimonio a quien la pretendiese, y todo este ritual, se encuentra plasmado dentro del Himno de Homero, aunque no hay que quedarse con esta simple interpretación, dado que el cántico, como en los misterios encontraremos muchas cosas mas que la que se puedan encontrar en varias repasadas.

 

Al inicio del poema se habla de flores que cogía la doncella antes de ser raptada, rosas, azafranes, hermosas violetas, espadillas, jacintos y aquel narciso; según Robert Graves, “existía un tabú primitivo sobre los alimentos de color rojo, que solo se podían ofrecer a los muertos”[16], es aquí donde esta la complicación, mejor dicho las posibles disquisiciones que se le pudieran dar, ¿Cuántas de esas flores, eran de un color Amarillo Rojizo?, saco a colación este color por la siguiente razón, Klar Kerenyi dice, en efecto el color rojo simboliza el contorno mas oscuro, pero “el Amarillo Rojizo, reinaba en Atenas en las fiestas y cultos femeninos”[17], además, “El rapto, con toda su violencia, sirve para modificar el estatus de Perséfone (Kore), haciendo que pase de doncella a mujer y esposa. El mito es por lo tanto también etiológico del tránsito de la virginidad a la madurez”[18], si vemos el cántico de Homero, presenta digamos, una relación cósmica, que lo hace mas difícil aun de interpretar “Tierra/cielo/infierno, vida/muerte, luz/oscuridad, fertilidad/ infertilidad”[19], pues parece ser que en ese entonces las relaciones entre cielo/infierno estaban bloqueadas, ejemplo de eso es que Deméter, sabiendo que su hija se encuentra en el inframundo, ella no baja para buscarla, y no baja por que Zeus no lo permite, un pretexto, o mejor una forma para mostrar la buena voluntad de Zeus con respecto de su hermano hades para reiniciar esa relación, es abriendo ese camino que rápidamente vuelve a cerrar. Alberto Bernabé comenta; “Al unirse (Perséfone) a un dios infernal, se relaciona este ciclo de la juventud y de la madurez con el gran ciclo de la vida y la muerte[20]”, siendo así como se unen en perfecta armonía los ciclos o periodos de vida, nacimiento, crecimiento, madurez y muerte, dentro de los ciclos cósmicos.

 

            Para concluir solo quiero agregar lo siguiente, la importancia de la mujer dentro de las religiones, es que tal vez solo ella logra unir todos los planos del cosmos al momento, en este caso de entregarse en matrimonio; logró cerrar (Perséfone) perfectamente su ciclo de vida, pues como pudiese seguir avanzando, si no se da el paso dentro de cadena evolutiva, que en ese caso era el matrimonio, representando una madurez, para posteriormente llegar a la muerte (y completar el ciclo) de la que nadie se puede salvar. Por eso es que “se trata de una fase de la vida y de una categoría de la edad que, en circunstancias próximas todavía a la naturaleza… existían y todavía existen… la pertenencia a una categoría de edad es para todos quienes quien aun no han llegado allí… un misterio que no puede comunicarse con palabras”[21]

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

Bernabé Pajares, Alberto. Los Misterios de Eleusis I, en http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/culc/mit/08602.asp

Bernabé Pajares, Alberto. Los Misterios de Eleusis II, en http://www.licus.com/cgi-bin/aco/culc/mit/08602

Calímaco. Himnos Epigramas y Fragmentos. Gredos, Madrid, 1988.

García Gual, Carlos. Introducción a la Mitología Griega. Alianza, Madrid 1999.

Graves, Robert. Los Mitos Griegos, volumen I. Alianza, Madrid. 2004.

Hesíodo. Teogonía. Alianza, Madrid. 1997.

Himnos Homéricos, La Batracomia [Introducción, traducción y notas de Alberto Bernabé Pajares]. Gredos, Madrid, 1988.

Kerenyi, Klar. Religión Antigua [Traducción de Adams Kovacsis y Mario León]. Herder, Barcelona, 1999.


 

[1] Diecinueve años de edad, estudiante de la Licenciatura en Historia. Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, México.

[2] Klar Kerenyi. Religión Antigua [traducción de Adams Kovacsis y Mario León]. Herder, Barcelona, 1999, p. 57.

[3] Alberto Bernabé Pajares. Los Misterios de Eleusis I, en http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/culc/mit/08602.asp

[4] Alberto Bernabé Pajares. Himnos Homéricos la Batracomia, Gredos, Madrid, 1988. En efecto, poco o casi nada tienen en común con Homero, esta serie de composiciones que ni siquiera tienen gran cosa en común entre si…lo único que los une es que todos se refieren a un Dios, están escritos hexámetros dactílicos e influidos en mayor o menor medida, por los parámetros de la época. Las composiciones que nos ocupan reciben en varias ocasiones el nombre de “Hymno” y el poeta define con el verbo “Hymnein”. se ha intentado esclarecer el término de himnos desde el punto de vista etimológico de varias formas, pero parece que en su origen significa “tejido o ligazón”. Es pues un nombre genérico que no compromete ni con una determinada forma métrica, ni con una determinada función, ni siquiera define el carácter épico o lírico de la composición. así que deberían especificarse como rapsódicos para referirse a los escritos en hexámetros o como mélicos para referirse a los líricos [pp. 10 y 11].

[5]. Ibidem, p. 9.

[6] Calamaco. Himnos, Epigramas y Fragmentos. Gredos, Madrid, 1988 (cap. 6, versos 1-5).

[7] “Salud, Diosa, y conserva esta ciudad en la prosperidad y en la concordia; y haz que la tierra toda sea fértil; alimenta a los bueyes, danos frutos, danos espigas y cosechas, alimenta también la paz, para que pueda seguir aquel que aro. Séme propicia, oh tu, la invocada tres veces, omnipotente entre las diosas. Ver Calamaco, op. cit., (6…).

[8] Carlos García Gual. Introducción a la Mitología Griega. Alianza, Madrid, 1999. En la familia de los dioses Olímpicos, Zeus ocupa el papel de señor de la casa, el augusto y soberano que ejerce su autoridad patriarcal. A su lado están otros miembros de su misma generación, las de los hijos de Crono el titán; son sus hermanos: Hera, Demèter, Hestia, Posidón y Hades [p. 66].

[9] Alberto Bernabé Pajares, Himnos Homéricos…, op. cit., p. 43.

[10] Nombre con el que se le menciona a Deméter dentro de varios escritos.

[11] Carlos García Gual, op. cit., p.128.

[12] Idem.

[13] Imagen referente al rapto de Kore por parte de Hades, al fondo se observa Hécate, http://web.uvic.ca/grs/bowman/myth/images/haifia/h.14jpg

[14] Himnos Homéricos (Vd. 2, 20-25).

[15] Kore convertida en esposa de Aidoneo, cambia su nombre por Perséfone, http://web.uvic.ca/grs/bowman/myth/images/heifa/h.08.jpg

[16] Robert Graves. Los Mitos Griegos I. Alianza, Madrid, 2004, p. 122.

[17] Klar Kerenyi, op. cit., p. 173.

[18] Alberto Bernabé Pajares. Misterios de Eleusis II, en http://www.licus.com/cgi-bin/aco/culc/mit/08602

[19] Ibídem.

[20] Ibídem.

[21] Klar Kerenyi, op. cit., p. 172.

 

VOLVER A PORTADA