Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

 

                                          SOBRE   LA   TOLERANCIA  RELIGIOSA

(REFLEXIONES  DE  UN  HABITANTE  DEL  MUNDO-ALDEA   QUE  ALGÚN  DÍA  FUE  CRISTIANO)

 

Por:   Jorge  Ordóñez-burgos

 

                                                                              “El  Maestro  dijo:   “Se  habla  de  los   ritos

                                                                                                por  aquí   y  de  los   ritos  por  allá,  ¡ como  si

                                                                                                el   ritual  consistiera  en  meras  ofrendas  de

                                                                                                jade   y  seda ¡  Se  habla  de  la   música   por 

                                                                                                aquí   y  por  allá,  ¡como  si  la   música  consistiera

                                                                                                simplemente  en  campanas   y   tambores.”

 

                                                                                                 Analectas  de  Confucio,  17.11

 

La   tolerancia  es  un  concepto  que  se  ha  puesto  de  moda  dentro  del   discurso  político  a  partir  de  los  años  sesenta.  Podemos  decir  que  “tolerar”  implica  aceptar  que  hay   formas  de  vida,   creencias,  ideas  y  visiones  del  mundo  diferentes  a  la  propia,  y  que,  además  de  tenerlas  en  cuenta  dentro   de  lo  que  existe  y   tiene  valor  por   sí  mismo;   también  es  un  deber  intelectual   y   humano  respetarlas.  El  fin  primordial  de   este  estilo  de  vida   es  la    convivencia  social   sana  y  harmónica,  de  igual  modo,  algunos  politólogos  y  antropólogos  aluden  a  la  dignidad   humana,  a  la  libertad  de  creencias  y  al  intercambio  bien  intencionado   como  una  vía   que  conduce    a la  madurez  espiritual.

 

Quiero,   antes  que  todo,  echar  un  vistazo  somero  al   desarrollo   del  concepto  “tolerancia”  dentro  de  la  historia  de  Occidente   de  los  últimos  treinta  y  cinco  años.   En  la   segunda  mitad   de  los   sesentas   comenzó  a  darse  una  apertura  paulatina  en  los  medios  masivos  de   comunicación,   antes   manejados  por  “gente  adulta”  exclusivamente;  se  le  dio  cabida   a  ideas  “frescas”  y  “revolucionarias”  de   “gente   joven”.  El   comunismo   erigía   héroes   como  el  Che  Guevara,  Fidel  Castro  y   los  miles  de  participantes  anónimos  (algunos  de  ellos   no  fueron  del   todo  desconocidos)  en  los  movimientos  “estudiantiles”  de  París,  Praga,   Argentina   o  nuestro  país.   Se  quería  exterminar   la    represión,   los  tabúes,  las   dictaduras   y    cualquier  cosa  que  recordara,  aunque  fuera  de   forma  indirecta,   al  fascismo;   las  ataduras  religiosas  de  toda índole   fueron   derribándose   poco  a  poco.  “LIBERTAD”   era   la  bandera  que  portaban   los  “jóvenes”    de  aquellos   días.  El  desenfreno  sexual  y  la  ingestión   de   sustancias   de  la  más  diversa  naturaleza   se  convirtieron  en  manifestaciones   de   una  LIBERTAD  que   comenzaba  a  conquistarse  con  marchas,  mítines,  diálogo  y  con  acciones  de   gente  “joven”  “emprendedora”   que  estaba  enamorada  de   ideales   nobles  y  puros.

El  arte  comenzó  a   deshacerse  de   cánones  fríos   y   de  estéticas   “estériles”   que  minaban  su  LIBERTAD de   expresión.  La  brecha  generacional   se  tornó  un  abismo  insorteable;   aquellos   que  nacieron  a  principios   del  siglo  XX,  según  los   radicales,      no  pertenecían  a  su  tiempo,   se  encontraban    en  un  extremo  incivilizado,  en  otra  cultura;   poseían  otro  lenguaje  que  nada   tenía  que  ver  con  el  actual,  el  de  “onda”.   Los  melenudos  sesenteros    pedían  a  gritos   se  les   respetara   su  forma  de  ver  y  vivir  la  vida.  Así  fueron  transcurriendo   los  años,  aquellos   jóvenes   que  vestían   ropas  de   colores  psicodélicos  crecieron    y  comenzaron    a   aceptar  y  aprobar   manifestaciones    de  las  nuevas  generaciones,  sólo  que,     cada   día  se  fue  dando  mayor  margen   para  mover  la  línea   fronteriza   entre  la  LIBERTAD     y  el  libertinaje.

 

La  religión  no  debe,  según  esta  concepción,   causar  absolutamente   ningún  conflicto  social;  cada  quien   puede  creer   en  la   divinidad  que  le plazca,    también  es   válido  no   creer,   o  hasta  blasfemar   de   creencias  propias  o  ajenas   que  muchas  veces  no  son  comprendidas;   con  tal  de  mantener  la  PAZ   y  la  ESTABILIDAD   ECONÓMICA  casi  todo  está  permitido  en  el  terreno  religioso.   Los  sesentas   se  encargaron  de  construir   todo   un   “espíritu  místico”   colectivo,   elaborado  con  gran  talento  mercadotécnico,  pero  vacío  y  falto  de  autenticidad.  Las  antiguas  creencias  hindúes  fueron  masificadas  incluyéndolas  dentro  de  la  ideología  hippie.  El  culmen  de  la  profanación  de  la  religiosidad  oriental    se  dio   con  la  “conversión”  que  The  Beatles   experimentaron  después   de  hacer  un  viaje  a  la  India.    Esta   es   nuestra  herencia  de  los  sesentas.

 

La  concepción  actual   de  la  “tolerancia  religiosa”  trae  consigo  ciertas  dificultades,  recordemos  que  “tolerar”  consiste  en   aceptar  la  existencia  de   ideas  ajenas  distintas  a  las  propias.           Cada  quien  que   tiene  una  religión   piensa  que  su  credo   es  la  Verdad  revelada  ¿Cómo  aceptar  entonces   que  haya  otro  tipo   de  doctrinas  igualmente    verdaderas?  ¿cuántas  clases  de  Verdades  existen?   Una  respuesta  rápida   sería  la   siguiente:  todos  los   credos  llevan  hacia  donde  mismo.   Aceptando  lo   anterior   concluiríamos    que   da   exactamente   lo  mismo   ser  judío,  musulmán,  zoroastrista   o   budista;   la  pertenencia  a  algún  tipo  de   comunidad   religiosa  obedece  sólo   a    factores  culturales.    ¿Qué   caso  tiene  entonces   pertenecer  a  alguna  religión  específica?   Otra  posible  respuesta   es:   cada    quien  supone  que  su  religión  es  la  verdadera  y   las  demás   son   falsas.   Esta  segunda   salida  es   más  cercana  a  la  realidad.   No  hay  problema  si    hay  en  el  mundo  individuos   que  tienen   principios  teológicos   diferentes  a  los   míos,  pero   ¿qué  sucede  cuando  tales     fundamentos  violentan    mi  moral,  mi   forma  de   ver  la  vida  o  aquello    que  considero  sagrado?  ¿Es   legítimo  ser   paciente?[1]    Si    se   tiene  una  religión  bien  arraigada   es  imposible.

 

Curiosamente,   las   sociedades   contemporáneas   aplauden   y  aceptan  de  buena  manera  la  blasfemia,  pero  no  la  rigidez  y  apego   a   una  religión  determinada.  Casi  cualquier  tipo  de  ortodoxia    es   vista  con  desprecio  y  considerada  retrógrada.  En  teoría,   la   tolerancia  religiosa    da   campo  libre  a  la  expresión  de  ideas  de   lo  más  diverso  posible;   pero,  en   la  práctica,   dicha  tolerancia  produce  un  vacío  creencial   ,  la   antesala  del  ateísmo.   Es   significativo  que  los  artífices  de  la  tolerancia     de   la  última  mitad  del   siglo  XX   provengan  de  regímenes     totalitarios  y   completamente   intolerantes   a   cualquier  tipo  de  religiosidad.  Para   ellos,  la  LIBERTAD   consiste  en  no  darle   libertad   al  ciudadano   para  que  crea  en  quien  se  le  antoje,   es  ridículo   a  lo   que  la   opinión  pública   denomina  “libertad  de  creencia”.

 

A  raíz  de  las   “revoluciones”  de  los  años  sesentas     se  han  venido  estableciendo  dinámicas   sociales     en  las  que  la  pieza  sobre  la  que  gira  todo  el  discurso  tanto  de  religiones,  como  de  teorías  pedagógicas,    de  estéticas,  sistemas  políticos  y  económicos   es  el   sagrado  principio  de  la   ADAPTACIÓN.   Tenemos  que  amoldar   las  actividades  humanas     a   las  condiciones  cotidianas,  no  importa  traicionar  nuestras   creencias   más  profundas;  el  mundo  cambia  todos  los  días   y  las  tradiciones  resultan  obsoletas.

La   tolerancia  religiosa,  en  tanto   que  bandera  de  las  demagogias  occidentales    de  hoy  en  día,  tiene  dentro  de  sí   una  paradoja  muy  extraña.   “Tolerar”   y  escuchar  las  ideas  ajenas  significa  enriquecer  el   criterio  ,    tomar  lo  valioso  de  los  demás.  No  obstante ,  si   lo   ajeno   no  es  considerado  valioso  y   además  afecta  las   creencias   propias,  entonces,  “tolerar”  significa,  de  alguna  manera,  solapar  un  conjunto  de  ideas,   creencias   y  formas   de  vida    que  pueden  aniquilar  al  propio.   Un  hombre  puede  vivir   sin   bienes  materiales,  sin  el  gobierno  que  quiere,  puede  vivir  casi  sin  alimento;   jamás  podrá  decirse  que  un  HOMBRE  vivirá    sin  creencias.   Aquel   que   no  las  tiene   sencillamente  no  es  hombre,   el  título  de  HOMBRE   se   gana,  no  se  nace  con él.    Quizá  esta   aparente  paradoja  se  resuelva  si   tomamos   en  cuenta   que   cada  día   la  religión      es   un   artículo   más  de  socialización    y   menos  de introspección,   de  unión  con  Dios  y   de  reflexión.  Muchas  religiones  organizan   verdaderos   espectáculos   colectivos     que   denominan  ritos.  Si  cada  día  que  pasa   las   creencias  del  hombre   tienen  menos  arraigo,  si  no  está   convencido  de  ellas  y  no  tiene  fe,   entonces  es  comprensible  que   sea  “tolerante”.

 

Realmente  no  se  es  “tolerante”   cuando  se  es  tibio   y  no   se   está  dispuesto  a  defender   ideales   que  no se  tienen.   “Tolerancia”    debe  entenderse   como   “apatía” ;   un  sujeto  puede  venir   a  profanar,   entrometerse   y   burlarse  de  lo   más  sagrado,  pero  el   “creyente”   permanecerá   inmutable   ante  tales  actos.   Quizá  el   sacrílego  dignifique  más  las  cosas   sagradas   al  burlarse  de  ellas,  dado  que  si   las   ataca   las   considera  dignas   de  atención,  atención  que  no  les  presta  el  “feligrés”.   Este   tipo  de   conductas  no  pertenecen   a  una   actitud  racional,  por  el  contrario,   son  producto   de   una  deshumanización  ,   de    procesos  que  distorsionan  y   corrompen  las  creencias  más  nobles.

 

La  tolerancia   religiosa   forma   parte  del  paquete   de  valores   a  los  que  debe  atenerse   todo  país   que  se  diga  globalizado  (excepto    uno  del  cercano  Oriente).  La  globalización  está  generando  sociedades   con  ideas  “universales”,  es  decir,    sin  apego   a  la  lengua  regional,  a  la    tierra  ni  las  costumbres  propias.  Aquella   frase  tan  estúpida   y  comercial   que  sostiene   el  mundo  es  como  una  aldea   sólo  quiere  hacernos   pensar   que  gracias   a    los  sofisticados   sistemas  de  comunicación   y   a  los   medios   ultraveloces   de   transporte,  el  hombre  pierde  su   derecho   natural  de  la   individualidad   para  convertirse  en  un  miembro    más  de  la   masa  gris.    Lo  anterior  significa  tener  una  visión  reduccionista  y  despectiva  del   hombre;    en  efecto,  no  se  pueden  negar  que  en  unas  cuantas  horas     es  posible  viajar  de  México  a   Nueva  Delhi,  ¿por   ello   la  cultura  hindi   va   a  perder  su  esencia?  Los  seres  humanos  tenemos  diferencias   que  no  pueden  ignorarse:   religiones,  gastronomías,   sistemas  educativos  propios  de  cada  nación,     folklore   y  muchas  ideas.   Estos  aspectos   articulados  en  conjunto  integran  el  concepto  de   “nacionalidad”  .   Los   seres  “tolerantes”    deberían   tomarse  la  molestia,    por  lo  menos,    de   conocer   las   diferencias   culturales    y,  con  seguridad,   ellos  mismos   se  avergonzarían  del    símil   mundo-aldea.   Dedicarse  a   conocer (no  “tolerar”  en  el  sentido  actual  del  término)  al   “diferente”   traería   como  consecuencia   generaciones  de  individuos  sabios ,  cultos    y    fuertes   de  alma  ¿le  interesa   a  la  globalización  generar   hombres   de   esta  naturaleza?

 

La    tolerancia  real   contiene  en  germen  la  intolerancia,  dado  que  si  se  acepta   que  existen  otras   formas  de   ver  la   vida      además   de  la  propia,   entonces   tales  sistemas  tendrán   autonomía   y  en  esta   calidad   podrán   vulnerar   las  creencias  personales,  aquí  radica  el  problema.    El   que  tolera  ataques  contra  aquello  que   considera  sagrado,  se  encuentra  en  alguna  de  estas   dos  categorías:  i)   no  cree   en   realidad   o  ii)    no  considera  al  “otro”   como  un  ente  de  importancia   y  sus  ideas   no  tienen  trascendencia  alguna.

Las  “grandes  democracias”   occidentales   se  enfrentan    al  problema   de  la  convivencia  social      entre  feligreses  de  varios  credos,  ha   sucedido   que,   un  proceso  gradual   que   se  encarga  de  ir  minando  la  espiritualidad   poco  a  poco   hasta  dejarla   prácticamente  en  nada   resolvió  gran  parte   de  la  encrucijada.  Gracias  a  tal  estrategia,   el  mundo  ve  como  pueden  convivir   judíos  y  cristianos,  protestantes  y  católicos.  Marx   decía   que  la  religión  es  el  opio   de  los  pueblos,   pero  el  ateísmo   o  la  fe  mediocre,  no  son  drogas   sino  venenos  letales   que  aniquilan  al  hombre.  Esto  lo  sabían  los  “paladines”   latinoamericanos  de  la  LIBERTAD.  Hacer  que  creencias  degeneren  trae  como  producto  vómitos   aberrantes   como    el  Jesús   comunista   o  un  Papa  globalizado.   Imágenes   vistosas   y  comercialmente  “correctas”  , pero  en   esencia  resultan  ser  una  burla  para  un  credo  específico.  Esta  es  la  nueva  religión  del  mundo  globalizado.

 

Los  países  que  hemos  sido  globalizados      por  la  fuerza,    básicamente   en  Asia   y  Latinoamérica     conservamos  resquicios   de  una  grandeza  religiosa    de  antaño,  de  un  vínculo  que   nos   unía     y  que  nos  sostuvo  en  pie  durante  algunos  siglos.  La  tolerancia  religiosa  entra  como  una  cuña   que  desune,   que  divide  y  que  denigra   a  los  ciudadanos.   La  introducción  del  protestantismo   norteamericano  decadente,  (a  diferencia   del   europeo  que  es  espiritual   y  reflexivo),   en  sociedades   en  donde     su  existencia  es  más  que  ridícula  tiene  como  objeto  “integrar”   a  Latinoamérica   dentro  de  sus  franquicias  económicas  y  culturales.    En   la  vida  cotidiana,  la  presencia  de  este  tipo de  comunidades   resulta  nociva  para  la   unidad   nacional,  los  gobiernos   del    Tercer  Mundo  deberían  frenar  el  avance  de   estas  sectas  porque  están  trayendo  consigo  el   debilitamiento  de  vínculos   y  tradiciones  regionales.  Por  no  aceptar  su  impotencia   (o   complicidad)   los  políticos   portan  la  máscara  de  la  tolerancia.  Un  país   cuyo   único  motivo  de  unidad  es  la  religión,  si   ve  su  credo  venirse  abajo,  entonces,  jamás   saldrá  de  una  serie  de   crisis  infinitas  y  sucesivas.

La  “tolerancia”   en  el  Primer  Mundo  es  una  etiqueta   que  inviste  a  su  propietario  de  la  categoría  de  hombre  racional,  desafortunadamente,  en  el  Primer  Mundo   la   enajenación  es   un  proceso  más  complicado  que  en  nuestras  culturas.  Allá  se  es  “intolerante”    cuando  no  se  está  dentro   de  lo  que  globalmente  se  considera  “sobrio”  ,  “correcto”   o  “aceptable”;   no  estamos  ante  sociedades   críticas,  sino  categorizadoras.  Existen  creencias   prohibidas,  que  reciben  la   clasificación  de   “totalitarias”,  “retrógradas”  ,   “moralistas”   o  “antiprogresistas”.  Por  lo  general,  las  religiones  ortodoxas   son  las  que  reciben  más   ataques.  Vasta   con  ver    como  los  medios  de  “comunicación”   se  refieren  al  Islam  o  al  Mundo  Árabe;   por  extraño  que  parezca  un  reducidísimo  número  de   periodistas  conocen  en  realidad   los  cimientos,  costumbres, libro  sagrado   y  tradiciones    de  este  credo.  Es  decir,  muy  pocas  personas  están  autorizadas  para  opinar  al  respecto.   Los  medios  masivos  de  comunicación  son  la  fuente  de  donde emana  la  ignorancia  y  el  más  espantoso  reduccionismo   que  uno  pueda  imaginar.

Los  “países”   que  tienen   el  control  mundial  dan  por  hecho  que  la  democracia  es  la  mejor  forma  de   gobierno  la  única  dificultad  es  que  no  se  dice  quién  es   quien  saca  la  mejor  parte  de  ella,  y  como  buenos  defensores  de  la  tolerancia  imponen  toda  clase  de  sanciones  a   teocracias  árabes  porque  viven   en  el  sistema  político  incorrecto.   La  “tolerancia”  es  una  bandera  que  sirve  para  entrometerse  en  lo  más  profundo  de  comunidades   religiosas  arraigadas   en  el  Oriente,   corromper  sus  principios y   aniquilar  su  misticismo.   La   religión  no  es  la  respuesta   ¿Cuántas   veces  hemos  oído  esta  cantaleta?  ¿Será  así  de  simple  para  aquellos   que  en  realidad   creen   que  sus  actos   en  este  mundo  los  pueden  conducir   a  un  plano  existencial  diferente  al  actual?

Las  religiones  evolucionan  ,   cada  día  hay  una  mayor  apertura  en  ellas.  Si  partimos  del  supuesto   que  la  religión  consiste  en  establecer   un vínculo   entre  el  hombre  y  el  Absoluto,  veremos  como  dicho  vínculo,  en  el  caso  de  las   religiones  teístas,  es  una  revelación.  La  revelación  es  Verdad  sublime  y  pura;   no   es   negociable,  no  se  modifica,  no  evoluciona  porque  si  así  fuera,  entonces,   Dios   también  cambiaría.   Una  cosa  es  la  “evolución”  de  la  cultura  y  otra  la   modificación  de  la  Verdad  revelada.  Recordemos   las   críticas   que  varios  filósofos  griegos   hacían  a  aquellos   que  constituían  a  dioses  a  imagen  y  semejanza  del  hombre,  ¿Sólo  porque  el  ser  humano  es  imperfecto  y  cambia  la  revelación  divina  debe  hacerlo  también? 

 

Buscar  aparentemente  un  mismo  fin  no  significa  que  se  transigirá  ante  la  idea  de   una  religión  universal.[2]   Insisto  de  nuevo  en  el  carácter  sagrado   de   toda  religión;  disolver  sus  tradiciones   implica  una  aberración   y  falta  total  de  respeto  para  la   inteligencia  e  integridad  humana.   Podemos  remontarnos  a  explicaciones  antropológicas,  históricas  y  sociológicas  del  origen    de  la  diversidad  religiosa  y  notaremos   que   se  inició  como  una  especie  de  sentimiento  de  nacionalidad  rudimentaria,  pero,  la  experiencia  religiosa  producto   de  un  conjunto  de  factores  dispuestos  por  cada  comunidad  es  irrepetible  y  existencialmente  válido  e  irreductible.

La  “tolerancia  religiosa”   legítima  sólo  puede  darse   en  sociedades   en  donde  los  principios  morales  y   teológicos  de  los   diferentes  credos  no  se  afecten  entre  sí.  En  este  sentido  (a  continuación  una   afirmación  utópica)  un  estado  bien  intencionado    deberá  controlar  la  fundación  y  desempeño  de  comunidades  eclesiásticas,  vigilando  siempre  los  siguientes  aspectos:

a)   Toda  religión  debe  fomentar  el  desarrollo  espiritual  de  los   ciudadanos.  La  religión  despierta,  vivifica,   enriquece  y  no  estupidiza  como  alevosamente  lo  afirmó  Marx[3].

 

b)  Los  ciudadanos   inspirados  por  buenas  religiones  constituyen  naciones    fuertes  y  sólidas.  La  religión  puede  darle   sentido  a  la  permanencia   de  una  nación   sobre  la  tierra.   El  desarrollo    social,  la  riqueza   en  todos  los   sentidos   y    el  cultivo  de  almas,    son  sólo  algunos  indicadores  de  una  relación  sana  y  fuerte  con  la  religión.

 

g)  Las  teocracias   son  satanizadas   acríticamente,   sería  interesante  escuchar  la  respuesta  de  gobiernos  laicos  o  ateos   que  han  sido  totalitarios, intolerantes,  ladrones  y  opresores   en  escala  mayor  a  muchos  gobiernos  religiosos.   Como  botones  de  muestra  tenemos  la  URSS,  Estados   Unidos,   China,   Sudáfrica   y  varios  sexenios  de  administraciones  mexicanas  por  supuesto.   No  sólo  las  teocracias  inculcan  el  terror  a   seres  “irreales”,   varios  países  en  la  actualidad  fomentan  la   ignorancia  a  grandes  magnitudes  para  mantenerse  en  el  poder.   También  las  universidades  pueden  convertirse  en  divulgadoras  de  la  mentira.

 

d)    Las  religiones  soteriológicas  no  son  moderadas,  dado  que  el  creyente  debe  practicarlas    TODOS  los   días  de   su  vida.  No  existen  salvaciones  a  medias,  por  tal  motivo,   las  guerras   santas  que  defienden  la  autonomía  y  permanencia  de  un  credo  son  válidas  (a  diferencia  de  las   que  llevan   consigo  en  germen   intereses  políticos).  El  creyente  que  lucha  por  sus  ideales   es  fácil  de  catalogar  como  “fanático”.  El   hombre  religioso  que  da  la  vida  por  Dios  es  considerado  un  loco, aquel  que  organiza  guerras  para  ganar dinero  es  un  ser  “racional”.

 

e)  A  partir  de  la   revolución  francesa    y  hasta  la  década  de  los  sesentas,  época  clave   para  comprender  la  “religiosidad”  actual,  la  política  oficial democrática    ha  trastocado,  manipulado  e  intentado  disolver  por  todos  los  medios   la  vida  espiritual     y  el  misticismo.   Tal  vez  una  sociedad  no  religiosa  sea  productiva,  pero  tal  situación  no  durará  siempre  ,  dado  que   a   muchos  ciudadanos  le  hará   falta  ese   punto  de  apoyo  que  le  de  sentido  a  sus  vidas.

 

La  racionalidad   es  una  máscara  que  se  coloca  un  hombrecito  débil   y  temeroso   que  tiene  fobia   por  ver   una  Realidad  incontrolable  por  sus  manitas  diminutas;   la  angustia    la  naturaleza  humana  contradictoria  y    un  mundo   constituido  por   una  maraña   de  relaciones   prácticamente   inexplicables   para  él.   El  antropoide   tiene  tanto  miedo  que  ha  fabricado  muchas  máscaras  iguales  a  la  suya  y  se  las  ha  colocado  a  sus  antepasados  y  contemporáneos;   el  hombrecito  tiene  miedo  de  creer  en  Dios   de  manera  legítima  porque  no  puede  verlo  (como  a  sus   máscaras)  y  porque  teme  que  defraude  su  frágil  corazón.  El  hombrecito  mata   y  ofende  a  quienes  no  tienen miedo ni  vergüenza   de  su  propia   pequeñez   y  a quienes    no  necesitan  máscaras.  El  hombrecito  es  cuestión   es   un  ser    “tolerante”.

 

                                                                                “Zizhang  dijo:   si  un  hombre  acepta  la  virtud

                                                                                                  sin  demasiada  convicción  y  sigue  la  Vía  sin

                                                                                                  demasiada  determinación,   ¿podríamos 

                                                                                                  decir  que  está  realmente  aceptando  la  virtud  y

                                                                                                  siguiendo  la  Vía?

                                                                                                                    Analectas  de   Confucio,   17.18. 

  


 

[1] “Toleratia”   en  latín  significa  “paciencia”.

[2] Sin  ser  especialista  en   la   Biblia   me  atrevo  a  preguntar  ¿En  realidad  la   exégesis  de   este  libro   sagrado  se  reduce  a  la  frase  Dios  es  amor?   Hago  esta  reflexión   porque  teólogos  cristianos  han  dado  razones  de  peso  para  cuestionar   tal  interpretación.   Y  si  así   fuera,  sería   importante  responder   qué   clase  de  “amor”   es  Dios.

[3] ¿Por  qué   criticar  tanto  al   marxismo  si  es  un  sistema  que  está  muerto?   Muchos  de  nosotros    fuimos  “educados”   en  instituciones   públicas   y   se  nos  inculcaron  principios    marxistoides,  que  quizá,   no  comprendían  en  su  justa  magnitud  nuestros  ilustres  profesores  de  nivel  primaria  y  secundaria.  El  marxismo  está  vivo   y  latente,   quizá  no  vuelva   a  gobernar   países  enteros,   pero   se  encuentra  anidado  en   la  mente  de   millones  de  individuos  en  todo  el  mundo.

 

VOLVER A PORTADA