Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

El humanismo en el proyecto educativo de Wilhelm von Humboldt

( Por Paula Cynthia Alcázar Rodríguez. Universidad Autonoma de Cd. Juarez. Méjico.). Noviembre de 2006

 

La educación siempre ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de cualquier sociedad humana ya que es uno de los componentes fundamentales de el mejoramiento o deterioro de una comunidad. Uno de los iniciadores del movimiento humanista fue un gran pensador  alemán del siglo XIX, Wilhelm von Humboldt, que tuvo a bien desarrollar teorías pedagógicas que han servido de fundamento para la creación de nuestros sistemas educativos actuales. Tal vez es posible retomar algunas de sus ideas originales para hacer descubrir que es lo que podemos mejorar y aplicar de su filosofía educativa.

Wilhelm von Humboldt fue un gran político, un hombre de letras que tuvo aportaciones importantes como filósofo y lingüista. Lord Acton lo describió como “La figura más central en Alemania” de su tiempo. Es impresionante cuantas cosas del pensamiento y las discusiones sobre el humanismo actual pueden llevarnos de vuelta a Humboldt y lo vigente que sigue siendo su obra. Trabajó arduamente durante diecisiete años dentro del estado y es mejor conocido por la tarea que realizó dando forma al carácter humanista de la educación Alemana durante el siglo XIX y como fundador de la escuela de Berlín. Según los estudios de Wilhelm Flitner “Basándose en la filosofía postkantiana y el pensamiento histórico renovó el ideal humanístico del Renacimiento y llegó a hacer de él el principio mismo de la organización de la enseñanza pública. El florecimiento científico del siglo XIX alemán se debió en gran parte a su influencia.”[1]

            Es necesario hablar de su vida porque  tiene que ver mucho con lo que su teoría propone. Wilhelm von Humboldt nació el 22 de junio de 1767 en Potsdam. Su padre el comandante Alexander George von Humboldt, era en esa época el Kammerherr en la corte Prusiana, lo que le permitía estar en contacto con los príncipes. La madre de Wilhelm, Elizabeth Colomb provenía de una familia prominente de Berlín durante el Aufklärung, los Huguenot. Se casó con el comandante en 1766 reuniendo una gran fortuna por ambas partes y una excelente combinación de genes al parecer. Dos años después del nacimiento de Wilhelm nació su segundo hijo, Alexander el famoso naturalista.

            George von Humboldt murió cuando Wilhelm tenía once años y sus hijos no mencionaron mucho de él fuera de sus cartas en las que expresaban un evidente afecto. Al parecer el comandante es descrito como un hombre “afable, extravertido, hospitalario un verdadero cortesano.” [2]Esto sin duda contribuyó a la forma en que Wilhelm se manejó como político y diplomático en sus posteriores intervenciones en el estado. Alguna vez mencionó a su esposa que “Algo que ciertamente adquirí de mi padre fue que le gustaba estar con príncipes y princesas. Alexander tuvo la misma pasión. Es de hecho poco común que tanto el padre como los dos hijos fueran Kammerherren...Es un honor tan poético, no como otros, que están pesadamente cargados con asuntos y negocios importantes por atender.”[3]

                Wilhelm y su hermano Alexander  crecieron dentro del círculo de la realeza durante su infancia y juventud. Humboldt fue criado y educado en unas propiedades de Tegel muy cerca de Berlín por tutores que fueron preceptores y figuras sobresalientes de la Aufklärung berlinesa[4]. Berlín era también en esta época el centro intelectual y científico de Prusia.[5]El más influyente de sus tutores fue sin duda G. J. C. Kunth quien a partir de la muerte de su padre se hizo cargo de todos los asuntos familiares y de la estricta educación de los hermanos. La cual incluía gramática y redacción alemana, latín, francés, religión, matemáticas, historia natural y lógica. Al parecer a Wilhelm le gustaba particularmente la historia[6]. Curiosamente Wilhelm nunca asistió a ninguna institución educativa durante su infancia y adolescencia aunque en su programa educativo estas instituciones fueron una de las ideas en las que más trabajo. Ya a los veinte años atendió a la universidad e Gottingen pero fue acompañado todavía por su tutor y partir de 1788 estuvo en la facultad de derecho.

Termino sus estudios académicos con un productivo viaje a París y a Suiza y comenzó a trabajar para en la corte  de Berlín en 1790. Para cuando regesó en enero de 1790 ya había visto de primera mano la manera en que los franceses estaban manejando la revolución y había hecho grandes amistades con personajes como Fritz Jacobi, Georg Forster, Friedrich Schiller y Dalber. Durante los años de universidad el único maestro que aparentemente tuvo una gran influencia en su pensamiento fue Heyne quien estimuló la fascinación de Wilhelm por los griegos. Sin embargo estos años ejercieron una gran influencia ya que cuando regresó a Berlín dos años después había ya reorientado su pensamiento y fundamentado sus convenciones éticas que lo acompañarían para siempre. Sin dejar pasar que encontró a la que iba a ser su mujer.[7]

Estando en Frankfurt lo hermanos tomaron clases de economía y leyes que se consideraban apropiadas para una futura vida al servicio del estado pero también se dedicaron a tomar clases en aquellas materias que les interesaban particularmente.[8] Tenía un horario muy riguroso vigilado por Kunth en el que se levantaba entre las cinco y seis cada mañana y continuaba hasta la media noche. En las palabras del propio Wilhelm podemos apreciar su opinión acerca de este periodo “Todavía no paso una hora en este lugar en la que me sienta completamente feliz, pero no estoy insatisfecho con mi estadía. Vivo en situación mucho más afortunada que la mayoría de los estudiantes y estoy aquí para aprender.”[9] Un compañero estudiante lo describió como “frío y trabajador” sin tiempo para amigos, pero podía explicar con maravillosa claridad a Leibniz; y en disputas públicas presentaba sus argumentos de manera brillante y en un hermoso Latín.[10]

En su estancia en  Göttingen fue fuertemente influenciado por las obras de Kant quien ya había escrito Crítica a la razón pura. En junio de 1788 la leyó sistemáticamente y escribiendo con sus propias palabras lo que ya había leído, pensaba que le tomaría aproximadamente seis meses terminar de esta manera el libro.[11] Ocho meses mas tarde escribe que todavía sigue “estudiando a Kant que es extremadamente difícil.”[12] Sin embargo no se puede decir que era un discípulo de Kant en el sentido literal.[13]

Humboldt estaba influenciado no solo por sus estudios, sus amigos jugaron un papel muy importante por ejemplo podemos citar a un estudiante de medicina judío, Israel Stieglitz, que pertenecía al círculo Herz al cual Humboldt frecuentaba en Berlín y que se convirtió en su mejor amigo en esta época. También estaban el yerno de su profesor Heyne’s, George Foster, un escritor que viajo por todo el mundo; Fritz Jacobi que era filósofo y moralista. También había un pequeño grupo de mujeres emancipadas: la esposa de Foster, Teresa y Carolina von Dacheröden y su amiga Frau von Beulwitz que pronto se convertiría en la cuñada de Schiller. Pero lo importante de rescatar de todo esto es que lo que pretendía Wilhelm al relacionarse con gente fuera de la universidad esta muy a tono con su profunda convicción de que la meta debe ser el experimentar la vida en toda su “riquísima diversidad.” También seguía muy seriamente las ideas de Rousseau sobre la formación del hombre en su propia vida.

En diciembre de 1789 se comprometió con Carolina von Dacheröden, un matrimonio exitoso que plasmó su relación en documentos que llenaron siete volúmenes de increíbles cartas.[14]Aunque personalmente pensaba que era mejor no tener lazos para poder desarrollarse libremente ya que el matrimonio impone restricciones y cuando se hace a temprana edad puede ser perjudicial.[15]

            También en 1789 Humboldt, viajó a París donde observo el fin de la monarquía francesa y el alboroto de la Revolución. A partir de esto escribió un ensayo para un amigo donde le relataba su sentir acerca de la nueva constitución Francesa y las leyes que se habían propuesto. El pensaba que todo fallaría porque el momento y la naturaleza de la revolución no estaban a tono todavía, en su opinión les faltaba tiempo.[16]

Humboldt estuvo al servicio de la diplomacia desde 1802 hasta 1819 (Riaco, 2004). Comenzó como embajador de Prusia en Roma y durante esta época estudió la Antigüedad comenzando con el estudio de la lengua griega y su literatura. A partir de estos estudios concluyó que “...el antiguo estado de una humanidad que ya no era accesible, pero que continuaba siendo un estímulo y un modelo por su misma “forma”. La imitación directa de la Antigüedad no es posible ni deseable; lo que importa copiar es el modo en que ciertas condiciones naturales e históricas sirvieron de punto de partida a una humanidad ejemplar.[17]

En 1807 Humboldt regreso a Prusia debido a la derrota de su patria y la reorganización del estado. En Königsberg se reunieron bajo la dirección del barón Stein toda la intelectualidad alemana. En 1808, fue llamado a ser el director de la educación en Prussi (Ozment, 2004). Humboldt despeño el cargo de jefe de la “Sección de cultos y enseñanza” durante un año y medio. Reunió en torno suyo una falange de colaboradores eminentes, que habían sufrido la influencia de Fitche, Jacobi y Pestalozzi, y que continuaron su obra cuando él dejo el ministerio en 1810.[18] Fungiendo en este puesto tuvo la oportunidad de reformar desde sus fundamentos el sistema educativo en Prusia y esto se vio reflejado en el florecimiento de las todas las ciencias en las generaciones alemanas subsiguientes. Después de haber servido como embajador en Viena desde hasta 1819 decidió retirarse debido a diversas causas entre ellas la persecución que se dio a los libre pensadores a raíz de las Decisiones de Carlsbad. A partir de entonces de dedico devotamente a sus estudios y escritos (Wertz, 1996).    Terminó sus días en sus propiedades de Tegel.

            Una persona que influyó inmensamente en su obra fue Frederich Schiller. Humboldt llamaba a Schiller “la persona mas maravillosa y fina que he concido”[19] Schiller en muchas ocasiones permea el pensamiento de Humboldt en temas como el humanismo, la historia y sobre todo a ética personal. Wilhelm reflexionaba cuidadosamente los comentarios de Schiller y  en muchas ocasiones cambió de parecer a raíz de esto. Como el mismo Humboldt lo cita muy seguido “releía la correspondencia con Schiller” para reestructurar sus ideas.[20] Fue tanta la influencia de Shciller que Humbold cambió su residencia a Jena cuando su mentor obtuvo un trabajo en esta ciudad como profesor de historia en 1794.[21]

            Otra gran influencia en la vida y obra de Wilhelm  fue Gotfried Wilhelm Leibniz. A partir de quien desarrollo su visión sobre el mundo y  la ética. El ideal de Leibniz de hombre en constante perfeccionamiento determinó finalmente las conclusiones sobre lo que debería ser la educación para Humboldt. “Su concepto educativo central, el Buidung, es decir, el cultivo del individuo con todo su potencial como el camino para la enseñanza esta enraizado en la filosofía de Leibniz.”[22]

            Como se menciona anteriormente, la intervención de Wihelm von Humboldt transformó de manera radical el sistema escolar fundado en Prusia. En esta transformación las ideas humanistas son evidentes en  los argumentos presentados cuando ejercía presión para que se hiciera la reforma educativa. El mismo decía que el objetivo en la educación de cualquier estado debería ser “el desarrollo genera del ser humano”.[23] Para lograr este desarrollo se requerían, en su opinión, de dos grandes empresas la primera era el fundamento, que pretende que todas las personas obtengan fundamentalmente la misma educación básica sin distinción de clase o nivel socio-económico. La segunda es la del bildung, que consiste en fomentar el crecimiento y el esfuerzo individual que todos debemos realizar para desarrollar nuestro potencial.[24]

            Es claro ver las raíces humanistas que dan fundamento al sistema que propone Humboldt se imponga en Prusia, y con el tiempo, en el sistema educativo alemán. Podemos referirnos por ejemplo a la manera en que una persona debe ser educada de acuerdo a este sistema, Humboldt constantemente defendía la idea de que un individuo debía encontrar su vocación en la vida y desarrollar su potencial. Desde esta visión, el objetivo de la educación era el ayudar a la persona a encontrar este camino y a seguirlo.[25] A la par de estas ideas existía la firme creencia de que el gobierno no debe controlar la visión que el individuo logre desarrollar durante su educación. Verdaderamente Humboldt por las experiencias antes mencionadas creía que el individuo debería ser guiado por el sistema educativo para crecer, pero el gobierno también tenia la obligación de no intervenir en esta educación ni en la vida de los ciudadanos, a pesar de que la responsabilidad de proveerla recayera en él. De hecho su postura sobre el papel que el gobierno debe tomar es muy clara ya que debe ayudar a los individuos sin decirle a los ciudadanos que es lo que deben hacer o no hacer con sus vidas.[26]

 

 

 

 


 

[1] Jean Chateau. Grandes pedagogos. p.219

[2] Paul R. Sweet Wilhelm von Humboldt A Biography. 1907 p. 5

[3] Anna voy Sydow, ed., Wilhelm und Caroline von Humboldt in ihren Briefen, 7 vols. (Berlin, 1906-16), 7:43.

[4] Idem.

[5] Mariana Wertz, Education and Carácter: The Classical Currículo of Wilhelm von Humboldt. p. 2

[6] Op. Cit N. 2  p. 11

[7] Op. Cit  N. 1. p. 32

[8] Humbold to Henriet Herz, [winter 1787], Assing, Aus dem Nachlass Varnhagen’s, 1:57

[9] Humbold to Beer, [winter 1787], Haym, Biefe and Nocolovius, pp.107-108

[10] A. Leitzmann, ed., Jugendbriefe Alexander von Humboldts an Wilhelm Gabriel Wegner (Leipzig, 1896), pp. 92-93.

[11] Humboldt to Beer, Haym, Briefe and Nicolovius, pp. 109-10.

[12] Humbold to Henriette Herz, 8 February 1789. Assing, Aus dem Nachlass Varnhagen’s, 1:120. Cf. Menze, Humbuldts Lehre und Bild vom Menschem, p. 302.

[13] E. Spranger, “Wilhelm von Humboldt und Kant,” Kant Studien 13 (1908).

[14] Sydow, Wilhelm und Caroline von Humboldt in ihren Briefen.

[15] Gesemmelte Schriften, 14:189, journal entry for 12-16 October 1789.

[16] Humanist without portfolio pp. 33-337

[17] Op. cit. N. 1 p. 220

[18] Op. cit.  N. 1P.221

[19] Op. cit. N. 5 p.  5

[20] Humboldt, 1963, p. 68

[21] Op. Cit. N. 18 p.5             

[22] Op. Cit N. 18 p.5-6

[23] Op. Cit N. 2 p. 57

[24] Sorkin, 1983

[25] Humboldt, 1963

[26] Humboldt, 1989   

 

VOLVER A PORTADA