Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

 

LOS SERVICIOS DE LOS DIOSES A LA HUMANIDAD.

María Zambrano lanza al aire una pregunta por demás interesante, difícil de abordar por su aparente sencillez, que invita a una respuesta pronta y ligera.

¿Podría el hombre haberse pasado sin ellos? (Sin dioses).

La historia evidencia que no es posible vivir sin dioses; el espacio de lo divino aparece en todas las épocas y en todas las culturas o grupos humanos, desde la prehistoria hasta la actualidad, aun entre los grupos más avanzados del desarrollo humano.

Quiero abordar este problema planteando la necesidad que tiene el hombre de dios, de los dioses, partiendo de los servicios que los dioses han prestado a la humanidad (aún lo hacen), servicios de gran importancia para la existencia, supervivencia y desarrollo de la especie humana. Según mi entender son tres servicios, por los cuales existen los dioses y también la humanidad como la conocemos.

 

Explicación o justificación del mundo

La figura divina surge en la mente humana como tesis para explicar lo racionalmente inexplicable, ante la necesidad de entender o al menos justificar los fenómenos que rodean al hombre, e incluso la presencia de éste sobre la tierra y la existencia misma de ésta.

Sin embargo el acto de inventar dioses, no es un acto consciente, no pensemos que ante la imposibilidad de explicar algún fenómeno, el hombre decide inventar dioses. Es mucho más complejo, el parto viene luego de una muy larga gestación de varios miles de años.

Partamos de que el hombre es el único ser que se plantea el problema de la existencia. Plantear esta cuestión requirió de mucho tiempo. Desde que Lucy (si aceptamos las ultimas teorías de la antropología) existió, hasta que dicha cuestión se plantea racionalmente en forma de pregunta, transcurrieron millones de años.

El concepto de dios ha evolucionado a la par que el hombre, en las leyendas más antiguas acerca de dioses estos tienen características muy humanas. Los dioses vivían entre los hombres, se relacionaban con ellos en Grecia había comercio carnal entre unos y otros.

La tribu judía plantea la existencia de un solo dios, omnipotente, omnipresente eterno y perfecto. En este concepto dios no tiene características humanas, según el Génesis dios crea todo sin requerir la existencia previa de nada, el único acto en el cual echa mano de una materia prima previamente creada por él, es la creación del hombre al que hace de barro.

Si entendemos que dios es el único recurso para justificar lo inexplicable, podemos establecer que el nacimiento de los dioses era inevitable.

 

Reglas morales de convivencia social

Los dioses son a través de la historia el elemento rector de la vida social humana, con su existencia dan sustento al principio de autoridad, a los conceptos de bien y de mal, y a la búsqueda del bien conforme a cada religión.

Los dioses fundamentan la moralidad necesaria para la convivencia, en la tradición judeocristiana dios dicta las leyes y las da a los hombres para que vivan y alcancen la perfección en su cumplimiento.

En otros casos los dioses son el motor que mueve a los pueblos. Pienso en Mahoma y la guerra santa que dio lugar a un gran imperio. Esta sólo buscaba servir a dios, pero innegablemente tuvo resultados mucho más amplios y profundos en la humanidad, trascendiendo su propia temporalidad.

 

Esperanza

Posteriormente el concepto dios aporta a la humanidad un servicio quizá más grande que los anteriores.

Cuando el hombre toma conciencia de su finitud, se apodera de él la desolación, porque a la pregunta ¿de dónde vengo? Sigue irremediablemente ¿a dónde voy?

La nada es aterradora, el hombre le teme a la oscuridad. Dios da la esperanza de trascender la finitud, esperanza que se transforma en el sostén más importante de dios. Quizá por este servicio es que dios no ha muerto del todo.

"A pesar de que las verdades de la religión sean indemostrables, hay que creer en ellas, ya que el premio de conquistar la eternidad en el cielo, es suficiente para recompensar al creyente".

Por: Francisco Morales Reza