Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

                                Sobre    la    filosofía:   sabiduría   y  bufonería.  

  

 

Mayo de 2005

 

                                                                                            Por:  Jorge  Ordóñez-burgos[1]

 

                                                           “…. si  los   médicos   no    tuviesen    sotanas    y  mulas,

                                                                          y  los  doctores,   bonetes  cuadrados  y   togas  

                                                                          demasiado   amplias  de  cuatro  partes,   nunca 

                                                                          hubieran  engañado  al   mundo,   que  no  puede

                                                                          resistirse   a   esa  muestra  tan  auténtica de   sapiencia. 

                                                                          Si  ellos poseyeran  la  verdadera   justicia,  y  los  

                                                                          médicos  el    verdadero   arte  de  curar,  no  tendrían

                                                                          que  usar  bonetes  cuadrados;  la  majestad  de  esas

                                                                          ciencias  sería  bastante   venerable   por  sí  misma.

                                                                          Pero   no  teniendo   más  que  ciencias  imaginarias,

                                                                          es  preciso   que  utilicen  esos   vanos  instrumentos

                                                                          que  impresionan  la  imaginación,  de  la  cual   se

                                                                          ocupan;   y  por  ello,  en  efecto,   se  atraen  respeto”.

 

                                                                                                        Blaise   Pascal

                                                                                                   Pensamientos,  II,  2.

                                                                            

   

El  filosofar    es  una  actitud  ante  la  vida,   cuando  comienza  a  desviarse   por  otros  rumbos,  en  ese  preciso  momento,   es  cuando  pierde  toda  esencia.  El  filosofar   no  tiene  fines  mercadotécnicos; con  las  siguientes  frases,  no  quiero  autoconstituirme  como  una   autoridad  o  como  un  sabio,  simplemente  expreso  mi  sentir   como  filósofo   que  vive  en  una  época  de  decadencia   integral,  a  la  cual,  no  ha  escapado  mi  oficio.  Igualmente,  plasmo   mucho  de  lo  que  mis  grandes  Maestros  han  tenido  a  bien  enseñarme   con  su  forma  de  vivir.

 

I.                 ¿Para   qué  se  estudia   filosofía? 

            - Para   enseñarla    y   para  que  los  discípulos  a  su  vez  la   trasmitan.

            

             ¿Esto  es   una    bella   muestra  de  cómo   se  comunica  la  tradición   del    

               filosofar?

 

             - No,   esto   es  una  muestra   de  cómo  tipos   sin  talento  carecen  de   consciencia   de   las   cosas  que   profanan  metódicamente.

      

II.             Erudición  y  sabiduría   no  son   sinónimos,   no  obstante,   la  primera  puede  maquillarse   para  que  parezca  la  segunda.  Este  tipo  de  simulación  sería  afortunado   si  se   cumpliera  en  ciertos  sitios  donde  se   dice  se  enseña  filosofía.  El  colmo  de la  caricaturización    es  cuando  pobres  diablos  intentan  hacerse  pasar  por  eruditos  ¿copia  de  la   copia?

 

III.        En  toda  tertulia  siempre   hace  falta  el  sabihondo  que  cite  pasajes   de  autores  que  nadie  conoce,   que  mencione  anécdotas  de  personajes  célebres o  que  haga  bromas  comprensibles   sólo  para  unos  “cuantos”.  Muchas  veces  los  “filósofos”    se  sienten  llamados  a  ocupar  este  papel  (Menschenbeifal?),   llamados  por  los  dioses  para   sorprender  a  los  invitados  a  las  tertulias.   Sagrada  función.    Quizá   el  trabajo  de  un  bufón  resulte  más   digno.

 

 

IV.            Característica  inconfundible  del  bufón:   cada  una  de  sus  palabras,  cada  actitud   y  cada   gesto,  son  considerados  por  él  como  susceptibles   de   pasar  a  la  posteridad.  El  bufón  busca  el  aplauso,  el filósofo  y  el  sabio  la  Verdad. 

 

V.                 No  te  preocupes  si  Demósthenes,  Vasconcelos,  Platón, von  Herder,   Fichte,  Aristóteles  o  tantos  otros  fueron  educadores   de  sus  pueblos.  Duerme   tranquilo,   los   mortales  no  somos   ninguno  de  ellos.   Tal vez    si   los  “filósofos”   dejan   de  sentirse   revolucionarios   y  transformadores  de  pueblos   serían  felices.

 

 

VI.            Un  “filósofo”   con  trabajos  puede  ser  profesor.  Los  Maestros  no  necesitan  aprender  dinámicas  ni  memorizar  preceptos  constructivistas   para  dejar   huella;  ellos  son  indispensables.

 

VII.        La   pose  estirada  del  intelectualoide  le  cae  más  al  citado  bufón  que  al   sabio.

 

 

VIII.   Dejemos  en  paz  a  los  griegos   y   dediquémonos    a  comprenderlos,   no  nos  pongamos  a  buscar  la  “actualidad”   de  su  pensamiento.  Ellos  fueron,  son  y  serán   griegos:  grandes  maestros  que  se   inmortalizaron   en  su propio   santuario  histórico.

 

IX.             El  filósofo  busca  ser  sabio,  busca  la  Verdad;   vive  la  vida   y   le  toma  sabor  a  los  golpes  más  dolorosos  que  recibe.   La  erudición   es  una  herramienta,  no  una  meta.

 

 

X.                 En  las  lenguas  muertas  no  está   ni  la  Verdad   ni   la  sabiduría,  de  lo  contrario,  diccionarios   y  gramáticas   ocuparían  el  lugar   de   nuestros  sabios.

 

XI.             Buscar   la   utilidad  práctica  de  la  filosofía  es   otra  actitud  bufonesca.

 

XII.        La   vigencia   actual  de  la  filosofía”  es  un  buen  tema,    digno   de  una  reunión  de  juglares  y  bufones;    en  el   contexto  existencial  de  la  vida,  sirve  para  dar  lástima.

 

 

XIII.    Se  deben  señalar  a los  charlatanes,  a  esos  pobres  diablos  que  en  sí  mismos  son  despojos  humanos.  “Filosofar”  y   disimular  los  complejos   son actividades  que  se  han  equiparado.  El  gremio   debe  protegerse,  de  lo  contrario,  más   que  tradiciones  heredaremos  pantomimas;   más   que  sabiduría  recibiremos  poses.   El  gremio  de  los   filósofos  se   conforma  por    hombres   con  errores,  no  de  personajes  con  títulos  que  en  ocasiones  son  ficticios.

 

XIV.        Se   debe   respetar   al  Maestro  filósofo  en  la  medida   en  que  se  desprecia   a  los    bufones.  El  título  de  Maestro  es  otorgado  por  la   vida.

 

 

XV.            Abstenerse   de  opinar  de  la  multitud  de  temas  que  se  ignoran,  es,  en  nuestros  días,   una  actitud  que  casi  cae  en  el  ascetismo   heroico.   Hablamos   de  todo,  hasta  de  las  cosas  que  menos  ignoramos.

 

XVI.        El  calificativo  “dogmático”   ha  sido  empleado   con  tal  irresponsabilidad   que  en  muchas  ocasiones,  quienes  lo  pegostean   en  todas  partes   no  se  detienen  a  pensar   que  la  filosofía  tiene  mucho  de  dogmática.

 

 

XVII.   La   primera   actitud  del  filósofo   es  la  aceptación   (no  pasiva)   de  la  propia  naturaleza  humana.  Todos   los  que  “filosofan”     sienten ser  Kant  o  Platón.  Escribir  dos  o  más  frases   no  significa  nada.  Lo  que  hace  grandes  a  los   Maestros  de  todos  los  tiempos   es la  manera  en  que asimilan su  propio  genio…….   Una  vez  más  hablo  de   personas  que  nos  superan  por mucho.

 

XVIII.                      En   una  calle  de  la  periferia   de  cualquier  ciudad,  es  posible   encontrar  más  filosofía   que  en   congresos  mundiales.

 

 

XIX.        El  filósofo  nace,  si  se  hiciera……  los  grandes  problemas   de   la  filosofía  universal  de  todos  los  tiempos  se  resolverían  en  academias.

 

XX.             La   filosofía  y  el  arte  tienen  una  estrecha  relación.  El  Bosco  se  valía  de  unas  cua.ntas  figuras  para  “exponer”  su  opinión  acerca  del  hombre  y  lo  sagrado.  Goethe  en  cinco  versos  lo  ha  dicho  todo.  Borges,  sin  Premio  Nobel,   ha  fantaseado con  tal  profundidad  que  dos  letras  suyas  son  suficientes  para  avergonzar   a    ciertos  bufones   ingleses  sedientos  de   reconocimiento  y    poder  político.

Quienes  somos  filósofos  debemos  aceptar   que  existen  grados,  los  artistas  son la  nobleza,  nosotros  sólo   villanos.

 

XXI.        Las   grandes  estructuras  lógicas  que  han   “normado”  la  “filosofía”  de  los  últimos   cien  años,   en  la  mayoría  de   los  casos,   son  el  itinerario   de  un acto  grotesco   de  bufones  que  buscan  el  aplauso  de  los  asistentes  a  la  tertulia.

 

XXII.    Las  Musas  son  doncellas   que  se  han  dado  a  la  tarea  de  repartir  indiscriminadamente  varios    talentos  simultáneos   en  los   hombres:  este  poetiza,  escribe  teatro  y  filosofa;   aquél   escribe   cuentos,   cine    y  redacta   interesantes  y  profundas  frases  en  latín;  un  tercero,   entre  muchos,   muchos  más,  construye   esculturas  urbanas,  dirige  una  compañía  de  danza,  discurre   sobre  política,  pedagogía,  theología,   además  de  desarrollar  un  importante  proyecto  indigenista.

¡Cuánta  sapiencia!   ¡Cuánta  sensibilidad    y  talento!  Las   Musas   no   se  han  medido,   cientos   de   Goethes   esparcidos  por  aquí  y  allá.   Algo   debe  pasarle  a  nuestras  sociedades  de  hoy  en  día  para  que  en  realidad  se  crean  esta  patraña.

 

XXIII.                           ¿Qué   se   necesita  para  ser  un  genio?   Receta,  cúmplanse   al  menos   dos   de   las  siguientes:  ser   disperso,   malhablado,   tener  alguna  desviación  sexual,  cargar  libros  en  público   que    no  se  leen  (excepto   en  lugares   donde  hay  mucha  gente),   ser  de  izquierda,  tener   tendencias   hippies   o   ser  un  chico  “alternativo”,  vivir   como  parásito,   comprender  el  “humor”   propio  de  los  congresos…..  El   talento  y  creatividad    sobran.   ¡Hay   que  tener  vocación  para  ser  bufón!. 

 

XXIV.   La   palabra  del  sabio  tiene   tanto  peso   que   no  necesita  de  bufonerías  para  lograr   que  sonidos   agrupados   adopten  sentido.  “Holzwege”  no  sólo  es  un  vocablo  compuesto,  es  ánimo,  poesía,  frustración,  victoria,   sinsentido,  sentido,  humanidad.   “Holzwege”   es  un  ambiente,  una  forma  de  vida.

 

 

XXV.        No  te  angusties  si  encuentras  que  el  arte  es  más  filosófico  que  lo  que  algunos  llaman  “filosofía”,   esa  es  una   verdad   innegable.

 

XXVI.   Nos  rehusamos   a    creer   que  Dios   no  es  filósofo.   El  bello  gato  de  ojos  verdes   y   de  piel  repleta  de  manchas  negras  y  blancas  tampoco  filosofa,  seguramente   no  se  plantea  problemas  ontológicos.  Él   está  más  allá   de  sistemas  y  sutilezas.   Filosofar   significa  imperfección,  búsqueda,  incompletitud ,  hambre  insaciable  de  Verdad.

 

 

XXVII.                       Ha   de  resultarle  gracioso  a  Dios   todo  lo  que  digamos  de  él,    en  la  mayoría   de  los  casos,   la  especulación  metafísico-theológica  es   un  escudo  que  busca  disfrazar  el  ateísmo.

 

XXVIII.                     La   razón   y  la  racionalidad  son  pantomimas  occidentales;  tienen   su  origen  en  el  positivismo y,   son  recicladas  una  y  otra  vez.  Un  libreto  grotesco,  muestra   de   una  bufonería  de  mal   gusto,  son  los  famosos  cuadernos  multicolores. 

 

 

XXIX.       Denle  a los  bufones  nombres   rimbombantes  de   teorías,  para  que  la  sola  mención  de  ellas   los  hagan  parecer   inteligentes  y  sabios.  Denles   los  medios  para  que  monten  sus  actos  circenses  en  los  que  se  destruya  el  trabajo  de  sabios  del  pasado  que  ni  siquiera  conocen  de  nombre.  Proporciónenles  todo  esto  y  obtendrán  como  resultado   la  repetición   de  algunas   corrientes  “filosóficas”  de  los  últimos  150  años.

 

XXX.        Quizá  lo  más  valioso  de  la  sabiduría  humana  jamás  ha   sido  escrito;  está   tan  presente  en  las  almas  de  ciertos   hombres  que  huye    de  la  garra  de los  escribas.  Lo  más  profundo  de  la  sabiduría  lo  encontrarás  en  frases   simples,  en  actitudes  de  los  niños   y  los  viejos,  en  la  sabiduría  oracular  de  los  árboles  que  son  mecidos  por  el  viento,   en  la  mirada  de  los  viejos   y  en las  angustias  de los  poetas.

 

 

XXXI.    ¿Creemos  saber  algo  de  la  muerte?  Bufones   y  sólo  eso  son  quienes   ociosamente  dedican  horas  enteras   a  disertar   sobre  la  muerte    sin  conocer  el  tema.  Vive  la  muerte  de  tu  hijo  y  luego  cuéntale  al  mundo  entero  en  donde  quedaron   tus   tesis  de  theología   y   anthropología  filosófica    que  llenaban  auditorios  enteros.  La  actitud  de  un  mujer  que  ha  visto  morir  a  su  hijo   te  enseñará  más  que  la  pose  de  cualquier  bufón  de  gabinete.

 

XXXII.                      ¿Cuándo  la  filosofía  se  convierte  en  bufonería?   Cuando  la   filosofía  que  involucra  al  hombre    deja  de  buscar  la  Verdad  y   se  convierte  en  mercancía  del  aplauso;   cuando  una  “filosofía”   es  bienvenida   como  paradigma  de  la  masa,   cuando  se  torna  complaciente  y  cómplice   de  las  miserias  del  hombre,  en  ese  justo  momento  es  bufonería.  La  vida  es  dura,  la  Verdad  no  está  dada  sin  más,  puesto  que  exige  esfuerzo.  La  filosofía  real  puede  dar  esperanza  y  consuelo,  respuesta   y  vías,   mas   no  justificaciones.  La  bufonería   se  vende  bajo  nombres   como  “temas  de  superación personal”,  “filosofía  para  todos”  o  “ética  para  negados”.  Los  grandes  maestros  de  todos  los  tiempos  han  enseñado,  con  el  ejemplo,  que   vivir  la  filosofía  no  es  sencillo,  dista  mucho  de  ser  autocomplacencia.

 

 

XXXIII.                          Inventemos   tantas  áreas   de   la  filosofía  como  se  nos  antoje,  ramifiquemos   hasta  más  no  poder  la  reflexión.  Hagamos   el  proyecto  de una  que  se  encargue  de    cuestionarse  acerca  de  excremento  de  las  moscas;  otra,  sobre  el   instrumental   que  sirve   para  recoger  tal  material.  Una  tercera  que  estudie   los  recipientes  que  albergarán  las   muestras  de  excremento.  Creativo   y  original  ¿no  es  así?   Comedia   del  absurdo,   de  diálogos  encontrados,   preguntas   que  son  respondidas  con  más   preguntas,  respuestas  a   interrogantes  jamás   formulados.   ¿Podríamos   organizar  un  congreso  sobre  el  tema?  Sugiero  el  nombre   “La   materia   fecal  de  las  moscas,   ética  del   discurso  y  Postmodernidad:   problemas   filosóficos  de   cara  al  siglo  XXI.

XXXIV.                      Curiosamente  el  mundo  está  lleno  de   incomprendidos  malditos  que  se  rasgan  las  vestiduras  porque  la  época  presente  no  llega  a  comprender  sus  ideas  revolucionarias  y  renovadoras  de la  humanidad.  Por  desgracia,  el  mundillo  que  algunos  denominan  “intelectual”  está   repleto   de   especímenes  de  esta  clase...  desgraciadamente  este   tipo  de   seres  poseen  influencia  sobre  los  medios  masivos  de  comunicación, los   maestros   de  la  tolerancia  y  la  diversidad  aman  al  prójimo  desde   su   torre  que   ellos  mismos  han  construido  con   el  rechazo  de  los  demás;   este  tipo  de  bufones  no  viven  del  aplauso,  sino  del  desprecio  infundado  de  “retrógrados”.  Conozco  sus  nombres,  mas  no  contribuiré  con  material  para  que  sus  torres  malditas  sean  más  altas.

XXXV.   Difundir  la  filosofía  y  hacerla  accesible  a  todos  es   una   de  las  múltiples   actitudes   del  bufón...  aquél  que  desea  ser  comprendido  por  los  demás  ofrece  su  “tesoro”  espiritual  para   recibir  aplausos  de  la  multitud. Una  vez  más,  bufonería  y  comedia  del  absurdo  se   ponen   de  manifiesto.

XXXVI.                      La  vida  es  la  mejor  maestra  para  enseñarle  al  hombre  a  filosofar,   ciertamente,   existen  individuos  que  pueden  compartirnos  su  sabiduría,  mas  nunca  podrán  hacer  que  sea  parte  de  nuestro  espíritu,  eso  depende  del  discípulo  y  de  nadie  más.  El  maestro  filósofo   es  un  personaje  muy  importante,  de  gran  valía  y  de   una  sabiduría  muy  grande.  El  bufón  se  especializa  en   desvirtuarlo  todo,  no  filosofa,  profana;  no  es  maestro,  es  un  maestrito  que  busca  ser  admirado,   pide  a gritos  que  se  le  otorgue  respeto,  a  sabiendas  que  no  lo  merece.

XXXVII.                 La  filosofía  requiere de  vocación ,  al  igual  que  la  medicina,  quien  la  cultiva  debe  consagrar  su  vida  a  ello.  Los  errores   de  los  médicos  acaban  en  los  cementerios, mientras  que  los  de  algunos  “filósofos”   terminan  siendo  best sellers.

XXXVIII.             Bufón  no  es  el  que  se  equivoca,  bufón  es  quien   no  se  da  cuenta   de  las  pantomimas  que  monta  con  sus  errores  y    alardea  ante  todo  el  mundo  su  miserable  condición  de  pseudo  hombre.

XXXIX.                      El  problema   no  es  que   existan  bufones,  lo  alarmante  es  que  andan  sueltos  por  el  mundo  gozando  de  una libertad  que  ni  ellos  mismos   entienden  a  plenitud.

XL.            Conjuro  emanado  del   libro  hermético  de  los  bufones:  “”Como  dijo              (nombre  del  autor  de  su  predilección) “,  repítase  una  y  otra   vez,  con  insistencia  y  con  fe.  Fórmula  que  ha  sido  efectiva  un  millón  de  veces.”  Tal  ensalmo  lleva  por  título  PALABRAS  MÁGICAS  QUE  SIRVEN   PARA  DISIMULAR  LA  POCA  CREATIVIDAD   E  IGNORANCIA  DE  UN  POBRE  DIABLO,  CONOCIDA  DESDE  LA  ANTIGÜEDAD  BAJO  EL  NOMBRE  DE  “LA  LLAVE  DEL  CONGRESO  DE   FILOSOFÍA   Y  HUMANIDADES”.

XLI.       Si  la  filosofía  no  tuviera  colores  ni  grados,  el  mundo  estaría  lleno    de  Epidauros,  Menphises,  Weimares  y  Bagdades.

XLII.   ¿No  resultaría  de  mayor  provecho  para  la  humanidad   el  hecho  que   algunas  mentes  privilegiadas  que  caminan  por  el  mundo  de  los  mortales   se  dedicasen   a  desparramar  su  sabiduría   en  lugar de   demostrar   lo  absolutamente  obvio,  como  por  ejemplo   la   adhesión  de   Heidegger  al  nacionalsocialismo?

XLIII.                     Los  bufones   viven   al  día...  su  trabajo  “intelectual”  ha  de  definirse  como  desfile  de  modas.

XLIV.  “La  filosofía   debe  ser  depurada,  por  tal  motivo   las  ideologías,  los  nacionalismos,  los  dogmas  y   las  creencias  falsas  deben  ser   extirpados.... “ ¿No  resultaría  más  sano  mantener  a  los  idiotas  al  margen  de  la  filosofía?

XLV.       La   filosofía   bufonesca  que  busca  complacer  y  endulzar  el  oído  de  la  masa  es  una  de  esas  tantas  manifestaciones  de   lo  que  llamaríamos  “contraste  intelectual”,   “libertad  de  expresión”  o  “apertura   conceptual”.  El    dilema   se  encuentra   en  el  hecho  de  que  existan   personalidades  que  una  y  otra  vez  contaminan  la  mente  de  las  personas  con  basura  intelectual  decadente;   el  problema  es  que  se  ha  institucionalizado  esta  manera  de  “hacer  pensar  a  la  gente”.

 

 

 


 

[1] Chihuahua,  1973.   Candidato  a  doctor   en   filosofía  por  la  Universidad  Complutense  de  Madrid,  miembro  de  la  Sociedad   de  Historia  y  Filosofía  de  la  Medicina   y     de  la  Sociedad   Mexicana  de  Estudios  Clásicos.   Publicación   de    diversos  artículos  sobre    filosofía  antigua    y   estética   en  revistas   locales  y  nacionales.   La  Poesía  órfica  y  la   sabiduría   antigua  ( 2002,  ICHICULT-FONCA),  Poesía,  Filosofía  y  Sabiduría  (ICHICULT-FONCA,  2005). Participación   en   diversos   congresos  (no  bufonescos)  nacionales   e  internacionales    de   filosofía   y   filosofía   de  la   medicina.    Líneas   de  investigación:   medicina  hipocrática   y  filosofía   egipcia,   vikingos   y   estética.   Catedrático   del  Instituto  Tecnológico   y    de  Estudios  Superiores   de   Monterrey   Campus  Chihuahua   y    titular  de  la  cátedra   de  Historia   de  la  Medicina  de   la  Facultad   de  Medicina  de  la   Universidad  Autónoma    de  Chihuahua. 

 

VOLVER A PORTADA