Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Filosofía, telemática e Internet en Secundaria. Por Julián Jesús Martínez López (IES Carlos Bousoño. Majadahonda).Comunicación presentada en las Jornadas de didáctica de la Filosofía (7 y 8 de noviembre de 2002) en la universidad de Valencia. Noviembre de 2002.

 

            En  el curso 1996-1997, dos compañeros que trabajábamos en el mismo departamento de un instituto de Leganés , en Madrid, nos planteamos el proyecto de publicar una revista de Filosofía con formato electrónico en la red Internet. En aquel entonces, tan cercano y tan lejano al mismo tiempo, la red Internet estaba poco implantada; todavía se usaban algunas tecnologías telemáticas que pronto quedaron desfasadas, como la red IBERTEX, una especie de teletexto, bastante  incómodo, dado que usaba códigos de números para pasar de unos sitios a otros dentro de dicha red. Recuerdo algún compañero que me hablaba de  su experiencia de Internet desde la universidad Carlos III, del sur de Madrid, y vaticinaba un uso exclusivo para la comunidad universitaria y escasa aceptación en los medios de masas para este fenómeno. Se equivocaba en redondo.

 Nosotros lo cierto es que estábamos ya maravillados con  la enorme facilidad de editar y publicar con la ayuda de un procesador de textos y un programa sencillo de envío por la red. Lo que antes había sido un trabajo voluntarioso y esforzado, usando los escasos medios de las fotocopiadoras de un instituto y siempre pendiente de una tirada escasa para repartir entre los alumnos y los profesores del centro; ahora se revelaba como un trabajo relativamente sencillo, en el que con prontitud podía asistirse felizmente a la publicación “por todo el orbe” del trabajo de unos alumnos y unos profesores de un instituto.

Así, creamos  “La caverna de Platón”. Nuestra pretensión central fue (y lo sigue siendo) poner en un tablón telemático nuestros trabajos en el aula, nuestras reflexiones como profesores, y las de nuestros alumnos de secundaria. Además, invitábamos a todos los usuarios de la red Internet a leernos, tener correspondencia con nosotros y mandarnos sus trabajos. Pronto nos vimos agradablemente recompensados con aportaciones y cartas no sólo desde España, sino también desde Latinoamérica; y de usuarios que abarcaban todo el espectro de los estudiosos de la Filosofía: alumnos de instituto, aficionados, profesores de secundaria, alumnos y profesores de universidad. En estos comienzos fue importantísima la ayuda del entonces llamado PNTIC, proyecto de nuevas tecnologías de la información y de la comunicación del MEC; el PNTIC fue el que nos albergó en sus servidores y propició nuestra salida. Además, el MEC admitió la revista como proyecto de innovación educativa en el concurso anual de proyectos educativos, lo cual nos reportó la ayuda económica suficiente para tener un ordenador propio en el departamento con el que trabajar en línea con grupos de alumnos en  sesiones de clase. En los últimos años, sin embargo , una parte importante de esta colaboración se ha malogrado, y actualmente la revista está alojada en un servidor comercial pagado por mí y por  los compañeros del Consejo de Redacción. Más tarde comentaré algo sobre la necesidad de atención a la infraestructura y los medios a nivel institucional, así como del apoyo oficial a los profesores y alumnos en particular, como el último y más importante eslabón.

Actualmente, en la red Internet podemos visitar un buen elenco de sitios o espacios filosóficos de gran interés para nuestro trabajo, algunos ya existían cuando sacamos la primera portada de la Caverna de Platón, es el caso del sitio de la universidad de Oviedo, el proyecto Filosofía en español, un lugar admirable por la cantidad de información y textos digitalizados de la filosofía hecha en España desde el Siglo de Oro. Otros han ido naciendo más tarde: revistas como Aparte Rei, o el proyecto de enciclopedia filosófica centrado en la enseñanza secundaria y en la educación filosófica denominado Cibernous, o páginas personales de profesores de secundaria, como una que he conocido recientemente y que es una delicia: Filòpolis, la ciudad de la filosofía, realizada por un profesor de Gerona. De estos y otros sitios fuera de España, tienen breve información y referencia en un directorio de sitios web que he realizado [1] y que me imagino que les podrán proporcionar fotocopiado. Paseando, o navegando, por estos sitios podemos ir viendo las cosas que podemos hacer con las herramientas informáticas y telemáticas en filosofía.

 

- Yo voy a hablar a continuación de algunas de estos recursos partiendo básicamente de la experiencia de “La Caverna de Platón”. Recuerdo que nuestra experiencia está basada sobre todo en la actividad con alumnos de secundaria, ello no impide que publiquemos material de niveles académicos superiores, de investigación, de estudiosos aficionados, etc. Pero, lo que voy a contar ahora podemos aplicarlo centralmente al trabajo con alumnos de instituto para facilitar nuestra reflexión.

-Voy a hablar desde dos planos: uno, el puramente INSTRUMENTAL, y otro que voy a llamar EXPERIMENTAL.

En el plano instrumental vamos a ver las posibilidades de Internet y de la informática como meras herramientas, en este ámbito podemos decir que lo que aporten los recursos telemáticos es común a muchas disciplinas científicas, lo que diré bajo el aspecto instrumental es válido tanto  para una clase de filosofía como de historia o física.

En el plano experimental voy a presentar un conjunto breve de ideas para utilizar Internet y los medios informáticos no como simples instrumentos, sino como instancias experimentales, elementos de indagación en los métodos filósoficos.

 

-Partiendo del carácter INSTRUMENTAL de la informática y de la telemática, subrayamos las posibilidades de Internet como.

 

-Respecto a la función de publicación de textos y de contenidos en general, contenidos icónicos, por ejemplo, la Red posibilita con una suma facilidad la edición , pero no sólo la edición, sino también el análisis de los textos. Crear un boletín, una revista, o sencillamente un repertorio de textos para nuestros alumnos o de nuestros alumnos y darles proyección pública entre ellos o para el exterior nunca ha sido tan fácil. El trabajo, aquí, como en los otros aspectos de carácter gráfico y de interactividad, pasa por Internet y también por la Red del centro o Intranet. Quiero hacer énfasis en que no me voy a referir  de momento a los detalles de organización específicos del trabajo en el aula cuando se quiere trabajar en línea con los alumnos, ya sea en el aula de informática, ya en las aulas de referencia de cada grupo. Estos aspectos de procedimiento en el aula, interesantes e importantes, tal vez aparezcan luego en el coloquio ; ahora prefiero fijarme más en la teoría didáctica y los recursos en general .

Pensemos por tanto, en un alumno que tiene posibilidad de conectarse desde su casa o dentro de su centro, en la biblioteca, en el aula de informática, o en su misma aula de referencia, a una página temática en la que colabora , o a la que simplemente acude para buscar información. Dicho alumno cuenta con herramientas de búsqueda intertextual e intratextual, desde los famosos buscadores en Internet a las herramientas de selección de texto de los programas de que pueda disponer. No hace mucho me contaba un amigo, doctorando en la UNED (fíjense, que estoy hablando de la UNED, a distancia y con medios telemáticos), la efusiva felicitación que obtuvo de un profesor de su departamento por la magnífica tarea de investigación que había hecho: había encontrado las veces que en su obra Nietzsche mencionaba un determinado término. Mi amigo, que por otra parte es un competente estudioso de Nietzsche me confesó que había tardado unos minutos en el trabajito: pasó un buscador de términos a las obras digitalizadas del pensador alemán. Su profesor, sin embargo, creía que había tenido que releerse toda la obra de Nietzsche .

Como nunca, alumnos y profesores contamos con herramientas que hacen más cómodo nuestro trabajo, no el de leer comprensivamente un texto, desde luego esta tarea la tendremos que hacer siempre “con el cerebro”, por así decir, pero sí la de diseccionar un texto una vez leído, o acercarnos a él, desde diferentes perspectivas, en panorámica, antes de sumergirnos en su lectura. Desde luego, hay que buscar un equilibrio entre un uso eficiente de las herramientas de análisis y búsqueda y un uso exagerado e ineficaz. Por ejemplo, ¿podrá algún día un programa de análisis hacer un resumen de textos filosóficos de la misma manera que un competente profesor o alumno?. Posiblemente sí, ya hay buenos programas que hacen resúmenes automatizados . Imaginemos en filosofía, sistemas expertos, como ya existen en documentalismo, que subrayen automáticamente con relevancia semántica un problema filosófico en una obra o un autor. No obstante, nunca el resumen o el subrayado, ni el de la máquina ni el del sujeto humano, sustituye a la obra. Creerlo así, sería caer en la exageración propiciada por al facilidad del uso de la máquina. Pero, bien es cierto que trabajar con resúmenes automatizados puede facilitar nuestro trabajo en una determinada fase del mismo.

Otra cuestión: Un buscador de Internet que saca 1000 entradas para una búsqueda, por ejemplo, del concepto “epistemología”, de las cuáles las diez primeras son las más relevantes según criterios estadísticos automatizados, ¿ahorra el trabajo de orientación del profesor o de cotejo de la información necesario del alumno?. No, pero lo que sí ha ahorrado es el trabajo de localización primario entre el cúmulo de páginas de la Red, que de otra manera sería tedioso y pesado.

En resumen, para nosotros, profesores de filosofía, y para nuestros alumnos, que laboramos con los textos como objeto principal de estudio e investigación,  Internet y las herramientas informáticas, son enormes avances en el proceso de publicación, consulta y análisis de dichos textos.

 

- Otra función instrumental es  la de representación gráfica de contenidos. Hay programas para realización de esquemas conceptuales y organigramas, o de representaciones dinámicas por medio de diapositivas virtuales (el célebre POWERPOINT), o de montajes audiovisuales a modo de pequeños cortos (el famoso MACROMEDIA FLASH), o las aplicaciones de programación JAVA , que permiten hacer animaciones y pequeños programas interactivos. Su uso es fácil y, buen número de veces, los alumnos de secundaria los conocen antes que los profesores por razones, llamemóslas, generacionales. Con estas y otras aplicaciones, podemos realizar presentaciones de temas de modo sintético, por ejemplo, en Historia de la Filosofía, o juegos interactivos de lógica. Entre los sitios seleccionados en el directorio de webs de filosofía que he hecho hay algunos ejemplos del uso de diapositivas virtuales con Powerpoint para explicar temas de ética. Estas herramientas de representación gráfica son elementos de apoyo para el estudio y de mejora de las explicaciones de alumnos y profesores.

- Por último subrayo la interactividad como tercera parte instrumental de la telemática y la informática. Tal vez es aquí donde juega más Internet, pues al permitir la conexión entre usuarios es la Red el lugar donde mejor se desarrolla la función interactiva sujeto-sujeto; pero la función interactiva también se da de sujeto a máquina. Respecto a la primera (sujeto versus sujeto), ya conocemos todos de un modo más o menos extenso los “grupos de noticias”, las “listas de correo electrónico”, los “chats” o coloquios “on line”. Todas estas herramientas potencian la relación alumno-profesor, alumno.alumno y profesor-profesor.  Se pueden establecer diálogos en red ya en directo, con los coloquios, ya en diferido, con los grupos de noticias, donde los alumnos dejan sus mensajes, o en la correspondencia por correo electrónico. Puede incluso que en el interior del centro, en una intranet, esto no parezca interesante a simple vista, pero la posibilidad de guardar la información escrita en forma epistolar o coloquial para después repasarla y reflexionar sobre ella permite posibilidades didácticas que trataremos más adelante.

 Respecto a la intercomunicación sujeto-máquina existen programas (algunos de ellos freeware, y excelentes) que permiten elaborar con relativa facilidad repertorios de tests,  juegos de lógica- a los que me referí ya antes-, juegos conceptuales de crucigramas , palabras cruzadas, etc, para que el alumno haga autoevaluación o simplemente estudie. Estos se pueden usar en la intranet del centro, en una sesión de clase, o colgarlos en Internet para que el alumno los pueda estudiar desde casa (dicha doble posibilidad en realidad está en todo lo que estamos contando).

Cabe resaltar que en este ámbito de la interactividad hoy día están muy desarrolladas las comunidades virtuales asociadas a los espacios web. En “La caverna de Platón” tenemos dos comunidades virtuales creadas con recursos gratuitos que ofrece Microsoft Network. Las comunidades virtuales aglutinan en un área temática, por ejemplo, un área temática de Ética, todos los recursos interactivos arriba reseñados , con lo que se reúne en un espacio común un colectivo de investigación y aprendizaje. En el ámbito universitario, el CSIC ofrece esta posibilidad en la RED IRIS para los departamentos de las facultades; sería deseable que nosotros, profesores de secundaria, pudieramos beneficiarnos de iniciativas institucionales parecidas en nuestros ámbitos.

 

 

- Después de comentar estos aspectos instrumentales de la telemática y la informática, importantes en filosofía igualmente que en otras áreas y disciplinas, querría espigar algunas ideas referentes a un uso de Internet y de los recursos informáticos como laboratorio filosófico, como medio para reflejar los métodos usados por los filósofos a lo largo de la historia. Estas ideas son especulaciones basadas en el trabajo que durante varios años llevo a cabo con mis alumnos, usando la revista la “Caverna de Platón” , ya a través de Internet, ya a través de la red del centro o intranet.

La mismas herramientas de las que hemos hablado, miradas desde una perspectiva experimental, de experimento filosófico, se convierten en instancias de indagación y análisis de los procedimientos específicamente filosóficos. Y, en mi trabajo con los alumnos,  aplico esta dimensión experimental: Veamos, pues, algunos  ejemplos:

·        Para estudiar la mayéutica socrática, la dialéctica clásica y  la lógica argumentativa informal o la lógica en general es muy útil la visualización de las líneas de conversación entre los alumnos cuando trabajan en los grupos de noticias o en los chats (coloquios en línea). A través de una pregunta- raíz, propuesta por ejemplo por el profesor, varios grupos de alumnos pueden intervenir escribiendo sus opiniones y justificaciones y reflexionar, una vez acabado el coloquio, sobre la estructura argumentativa, al mismo tiempo que sobre los contenidos.

·        Para estudiar la lógica inferencial o la categorización de conceptos una actividad muy intuitiva es el diseño de páginas con hipervínculos, o el análisis de páginas ya hechas. Los hipervínculos o hiperenlaces, que conectan conceptos entre sí, y páginas web donde están dichos conceptos (una de la base del lenguaje de Internet, como ya saben)  representan árboles lógico-conceptuales implícitos que se pueden desentrañar, jugando a hacer una simulación de lo que llamaba Platón la “symploké” de las ideas.

·        El correo electrónico y las listas de intercambio de correspondencia pueden servir de remedo y revitalización de la fértil tradición epistolar que en filosofía tanto se ha cultivado, desde Epicuro a nuestros días. Se puede proponer un tema y a partir de ahí una correspondencia en torno a ese tema, entre grupos de varios centros, por ejemplo.

·        Las representaciones gráficas, los programas de esquemas y presentaciones de diapositivas multimedia, son un terreno abonado para que los alumnos ensayen la comprensión de problemas con esquemas conceptuales, o la creación de atlas histórico-filosóficos. Se me ocurre un atractivo reto, que hasta donde sé no se ha hecho todavía: atreverse a hacer versiones modernas y dinámicas de la interesante iconología de la tradición filosófica. Por ejemplo, atreverse a hacer una versión dinámica y multimedia con los recursos informáticos de la iconología filosófica de la Edad Media o del Renacimiento; podemos pensar por ejemplo en pasar a formato multimedia y animado esquemas del ars combinatoria de  Ramon Llull.

·        En cuanto a las comunidades virtuales son un lugar que plantea un interesantísimo reto, como puede ser el de estudiar con los alumnos las condiciones de consenso y de disenso, la convivencia de la comunidad de aprendizaje y de comunicación formada en torno al espacio virtual, poniendo en juego las nociones de la ética del discurso de Habermas, por ejemplo.

 

Todas estos aspectos me parecen apasionantes y con estos aspectos y otros que se nos ocurran tendremos en los recursos telemáticos e informáticos un escenario de acercamiento a los métodos filosóficos. Podemos hacer una analogía con la importancia de las aplicaciones informáticas en la enseñanza de otras ciencias, por ejemplo, en las matemáticas. En Matemáticas, las aplicaciones de programas interactivos han permitido visualizar conceptos como el de derivada, que hasta entonces, estaban constreñidos a la ilustración fija en papel. Cuando el alumno ve en movimiento una función matemática tiene mayor facilidad para acceder a su comprensión, y el profesor una gran ayuda para su explicación , ayuda que es inherente, no meramente instrumental, al carácter dinámico del concepto.

 

            Al imaginar cómo será el aula del futuro, entra de lleno en la especulación prospectiva; aquí también podemos hacer experimentos filosóficos, haciendo que los alumnos investiguen sobre utopías o antiutopías. Una experiencia reciente, en el curso 2000-2001 la llevé a cabo en mi instituto, el IES Carlos Bousoño de Majadahonda, con un grupo de alumnos de filosofía de 1º de bachillerato. Llamamos a la experiencia “proyecto Tabella” (para recordar las tablillas que usaban para escribir en la antigüedad) y usamos miniordenadores de bolsillo, tipo agenda, donados por IBM, que colaboró con la experiencia. Con estos ordenadores de bolsillo, dotados de comunicación inalámbrica , imaginamos el aula del futuro, sus ventajas y sus desventajas. Los alumnos tenían su propio terminal, el miniordenador, y entre ellos y con el profesor se pasaban textos e información. Podía ser información de la red, o elaborada en un ordenador y pasada al miniordenador o escrita en el mismo miniordenador con un puntero sobre su pantalla táctil. A través de la elaboración de un vocabulario filosófico con los miniordenadores, meditamos sobre aspectos ergonómicos, la relación hombre-máquina, la posibilidad de tener a la mano por conexión inalámbrica toda la información del centro y de la red Internet; es decir el “aula universal”: un aula temática, en la que poder consultar en línea cualquier texto en formato electrónico. Ciertamente esto es pura especulación, claro está, sobre todo en los casos en que nuestras aulas siguen siendo cuatro paredes , una pizarra y lo que el profesor se traiga en su maletín, o en su mochila. Pero, si  parece haber  pasado el tiempo de tener o hasta de desear aulas temáticas con nuestras propias bibliotecas, en las que el alumno se sienta en un entorno de , por llamarlo así, gabinete filosófico; sin embargo la ductilidad de las redes informáticas favorecen el acceso a aulas temáticas virtuales, con solo poner una conexión operativa en cada aula para terminales y pantallas.¿Es tan difícil?. La verdad , no lo es, no requiere grandes inversiones, sólo poner las redes en nuestros institutos de secundaria con ramificaciones para cada aula y luego ir esperando a que cada aula se pueda amueblar con algún terminal fijo o portátil para visualizar los contenidos de la red o poder modificarlos, cuando sea preciso.

 

Como hemos tocado el tema de la infraestructura querría acabar  haciendo una reflexión sobre los medios y la infraestructura que la administración nos ofrece; y lo voy a hacer de nuevo desde mi experiencia con la revista “la caverna de Platón” y mi trabajo con los alumnos en torno a ella, dentro de la Comunidad de Madrid . Todos sabemos la importancia mediática que desde la administración se  dan a las nuevas tecnologías en la educación; sin embargo creo que se corre un riesgo cierto; el de que se haga la introducción de estas nuevas tecnologías de un modo centralizador , y homogeneizador. Me explico, actualmente ,  en lo que fue el PNTIC, que ahora se llama CNICE (Centro nacional de información y comunicación educativas), percibo una tendencia a elaborar sus propios contenidos desde dentro, mermando las posibilidades de cada profesor particular  que desde su centro quiera proponer y publicar actividades con sus alumnos. Ese fue mi caso con “la Caverna de Platón”; al mismo tiempo que el CNICE empezaba a la elaborar sus propios contenidos (algunos de ellos de indudable calidad, como contenidos para secundaria firmados   por  Arsuaga sobre la hominización; o a  Ramón LaCadena sobre genética, o a Albiac sobre Filosofía, o a López Quintás, sobre ética), al mismo tiempo que esto ocurría, a unos profesores ,mi caso y el de mis colegas en la revista, se nos comunicaba que no se nos podía dar más que entre quince a veinticinco megas para nuestro proyecto, con lo que el anuncio de la limitación se  convertía en la crónica de una muerte anunciada. La decisión mía y la de mis compañeros que coordinan el proyecto fue la de rascarnos el bolsillo e irnos a un servidor comercial. No nos importó, porque nos gusta lo que hacemos; pero nos parece lamentable esta circunstancia. La cosa se podría haber entendido si se nos hubiera dicho que con el reciente cambio a las competencias autonómicas en educación se nos trasladaba a un servidor de la Consejería de Educación de Madrid, pero el panorama en este aspecto, el del alojamiento de páginas de docentes y de alumnos en servidores de la Consejería de Educación, brilla por su ausencia, de momento. ¿Cómo se quiere facilitar el uso de los nuevos medios tecnológicos desde la administración si se ahoga de este modo la ayuda y el apoyo a las iniciativas que salen del suelo más fértil que puede haber, el de las mismas aulas?. ¿Con un concurso anual para premiar al mejor proyecto?¿Con unos servidores centralizados y contenidos hechos por equipos que trabajan fuera del aula?. Parece en este caso  que el lema fuera: “Todo para el alumno, pero sin el alumno”. La experiencia de “La caverna” en la que año tras año, los alumnos usan la revista en Internet como tablón de publicación y espacio de reflexión y comunicación filosóficas tiene su mayor interés en algo muy sencillo: comunicar el trabajo de las aulas con  la sociedad, en una relación dialéctica y constructiva, a través de Internet.

 

 


 

[1] ALGUNOS ESPACIOS DE FILOSOFÍA EN INTERNET

 

http://www.emsf.rai.it/ La Enciclopedia Multimediale delle Scienze Filosofiche. Un espacio realizado por la RAI (radiotelevisión italiana), con artículos, y recursos variados, como entrevistas a filósofos.

 

http://www.fse.ulaval.ca/dpt/morale/. Encyclopédie virtuelle d’éthique. Desde Canadá, este espacio es una enciclopedia de conceptos de ética y problemas éticos; centrado en la enseñanza secundaria.

 

http://www.xtec.es/~lvallmaj/  Filòpolis. Una ciudad de la filosofía. Con la metáfora de la ciudad, este espacio, desde Girona, nos propone un repertorio de actividades y ejercicios, así como textos de carácter filosófico. Lugar centrado en la enseñanza secundaria.

 

http://www.lacavernadeplaton.com La Caverna de Platón, desde Madrid. Revista con artículos realizados tanto por alumnos de secundaria como por profesores y lectores; trabajos realizados por alumnos de secundaria en el aula y publicados allí,  grupos de noticias y comunidades virtuales para hablar de filosofía, ética y arte . Lugar centrado en la enseñanza secundaria

 

http://cibernous.com/ Cibernous, desde Madrid. Se trata eminentemente de un espacio a modo de enciclopedia de la Historia de la Filosofía, con actividades y cronologías, así como grupos de noticias para plantear dudas o sugerencias. Lugar centrado en la enseñanza secundaria.

 

http://www.ideasapiens.com/filosofia.sxx/ Idea Sapiens. Espacio especializado en información sobre los filósofos y las filosofías de la edad contemporánea (especialmente, siglos XX y XXI).

 

http://www.earlham.edu/~peters/philinks.htm  Guide to Philosophy on the Internet, de Peter Suber, desde el departamento de filosofía del Earlham College. Directorio de sitios de filosofía de todo el mundo, centrado especialmente en la lengua inglesa.

 

http://www.filosofia.org/ Proyecto Filosofía en español, desde la universidad de Oviedo. Un espacio de información e investigación sobre la filosofía en español, con textos digitalizados. Lugar centrado en un nivel académico universitario y de investigación, válido también para secundaria.

 

http://ethics.sandiego.edu/ Ethics Update, desde USA. Un espacio con recursos sobre ética: textos, presentaciones gráficas y grupos de noticias

 

http://www.globalethics.org/default.html. Institute for Global Ethics, desde Canadá, USA y Reino Unido. Un espacio con recursos sobre ética: textos, presentaciones gráficas y grupos de noticias. Cuenta además con ejercicios y actividades para aplicar en las aulas.

 

http://www.nodulo.org/ec/index.htm  El catoblepas. Revista crítica del presente. Artículos filosóficos y de crítica cultural.

 

http://aparterei.com/ Aparte Rei. Revista eminentemente de artículos filosóficos. Espacio centrado en un nivel académico universitario y de investigación, válido también para secundaria.

 

http://blues.uab.es/filosofia/centrotelematico.html .Centro telemático de Filosofía. Directorio de sitios de filosofía en todo el mundo, desde la universidad autónoma de Barcelona.

 

 

 

 

 

VOLVER A LA PORTADA