Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

ECONOMÍA Y DEMOCRACIA: ¿QUÉ HAY DE MALO EN LA CONSTITUCIÓN DE IRÁN?, (por Julián Rovira Cortés, Madrid)

 

Según la islamista Gema Martín Muñoz es necesario en Irán “abrir el camino hacia una futura enmienda de la Constitución, necesaria tanto para democratizar el sistema como para liberalizar la economía, dado que el artículo 44 de la actual ley magna bloquea dicha evolución e impide a Irán entrar en la Organización Mundial del Comercio” (Diario El País, Artículo de Opinión: Democracia islámica en Irán, martes 14 de  marzo de 2000).

 

En la Constitución de Irán hay cierta libertad religiosa (art.13, art.64 y 67), pese a la confesionalidad del Estado (art.1 y 2); libertad de prensa (art.24), educación pública y gratuita (art.3.3 y 30), seguridad social universal (art.29), división de poderes (art.57), elecciones por sufragio universal cada cuatro años (art.6, art.62 y 63), pero se nos dice que no es una democracia, ¿por qué?, no por sus aspectos políticos, ni siquiera por los religiosos (que serían los que habría que reprobar), sino debido a su sistema económico.

 

No sabemos qué tendrá que ver la economía con la democracia, ya que una cosa es el sistema económico de una sociedad y la otra su sistema político, ¿no es democracia lo que no es capitalismo?, no nos lo parece; bajo semejante binomio se relacionan indisolublemente dos cosas distintas. En la Grecia clásica el sistema económico era el esclavismo y el sistema político la democracia directa restringida, en nada se diferenciaban, económicamente hablando, de los persas o de los egipcios, que también eran esclavismos en sus respectivas economías; sin embargo, en lo político, Persia y Egipto eran monarquías teocráticas mientras que Grecia durante mucho tiempo fue una determinada democracia.

 

Ahora veamos qué es lo que le impide a Irán ser un país “democrático”, según Gema Martín Muñoz, echando un vistazo a los crímenes contra la OMC que comete su carta magna:

 

CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA ISLÁMICA DE IRÁN[i].

Adoptada en: 24, oct. 1979.

Efectiva desde: 3, dic. 1979.

Enmendada en: 28, jul. 1989.

 

Capítulo IV: Economía y Finanzas (Artículos: 43-55).

 

Artículo 43: La economía de la República Islámica de Irán, teniendo como objetivos la adquisición de la independencia económica de la sociedad, desarraigar la pobreza y la miseria, y proveer a las necesidades humanas, preservando en el proceso de su desarrollo la libertad humana, se basa en los siguientes criterios:

 

1.La provisión de las necesidades básicas para todos los ciudadanos: vivienda, alimentación, vestido, higiene, atención médica, educación, y de las facilidades necesarias para el establecimiento de una familia.

 

2.El aseguramiento de las condiciones y oportunidades de empleo para todos, en vista a la consecución del pleno empleo, poniendo los medios de trabajo a disposición de todo el que sea capaz de trabajar pero carezca de los medios necesarios, en la forma de cooperativas, mediante préstamos sin interés y otros recursos legítimos de los que tampoco derive la concentración de capital en manos de unos pocos individuos o grupos. Pasos que se tomarán de conformidad con la planificación económica general del país en cada etapa de su crecimiento.

 

3.La planificación de la economía nacional, deberá estructurarse de tal manera que la forma, contenido y horas de trabajo de todo individuo le deje suficiente ocio y energía como para comprometerse, más allá de su responsabilidad profesional, en actividades intelectuales, políticas y sociales, que le permitan un desarrollo integral; tomar parte activa en los asuntos del país, desarrollar sus habilidades y hacer pleno uso de su creatividad.

 

4.Respecto al derecho de elegir librermente ocupación, evitar la compulsión al compromiso en un trabajo particular y la evitar la explotación del trabajo de otro.

 

5.La prohibición de inflingir daños y pérdidas a otros, del monopolio, de la usura, y de otras ilegitimas y diabólicas prácticas.

 

6.La prohibición de la extravagancia y del derroche en todas las materias relacionadas con la economía, incluyendo el consumo, la inversión, la producción, la distribución y los servicios.

 

7.La utilización de la ciencia y la tecnología y del empleo de personal cualificado de acuerdo con las necesidades de desarrollo de la economía del país.

 

8.La prevención frente al dominio por parte de la economía extranjera de la economía nacional.

 

9.El énfasis en el incremento de la producción agrícola, ganadera e industrial, en orden a satisfacer las necesidades públicas y convertir el país en autosuficiente y libre de la dependencia.

 

Artículo 44: La economía de la República Islámica de Irán se compone de tres sectores: estatal, cooperativo y privado; y se tiene que basar en una planificación sistemática y profunda. El sector estatal incluye todas las industrias matrices y a gran escala del país, el comercio exterior, la minería de mayor importancia para la nación, las compañías de seguros, la energía, las presas (el sector hidráulico) y la irrigación a gran escala, la radio y la televisión, los servicios de correos, telégrafos y telefonía, los transportes, aviación, navegación, carreteras y ferrocarriles. Todas estas ramas serán de propiedad pública y administradas por el estado.

-El sector cooperativo incluirá a las compañías cooperativas y empresas relacionadas con la producción y distribución en las zonas tanto urbanas como rurales, de acuerdo con los criterios islámicos.

-El sector privado consiste en aquellas actividades relacionadas con la agricultura, ganadería, industria, comercio y servicios que complementan las actividades económicas del estado y de los sectores cooperativos.

-La propiedad en cada uno de estos tres sectores está protegida por las leyes de la República Islámica, en tanto que dicha propiedad esté en conformidad con los otros artículos de este capítulo, no vaya en contra de la ley islámica, contribuya al crecimiento económico y al progreso del país, y no dañe a la sociedad.

-El radio de acción concreto de estos sectores, así como las regulaciones y condiciones que regirán sus operaciones, serán especificados por ley.

 

Artículo 45: La riqueza pública y la propiedad tal como las tierras abandonadas y no cultivadas, los depósitos minerales, mares, lagos, ríos y demás aguas públicas, caminos, montañas, valles, bosques, pastos sin cercado, legados sin herederos, propiedades de procedencia indeterminada y propiedades públicas recobradas de los usurpadores, se pondrán a disposición del gobierno islámico para ser utilizadas de acuerdo con el interés público. La ley especificará detalladamente los procedimientos para la utilización de cada uno de estos recursos.

 

Artículo 46: Cada cual es el propietario de los frutos de su legítimo trabajo y actividad, y nadie podrá impedir a otro la oportunidad de actuar y de trabajar bajo el pretexto de su derecho a la propiedad.

 

Artículo 47: La propiedad privada, legítimamente adquirida, debe ser respetada. Los criterios relevantes a este respecto serán determinados por ley.

 

Artículo 49: El gobierno tiene la responsabilidad de confiscar todos los bienes acumulados a través de la usura, la usurpación, el hurto, el desfalco, el robo, el juego, mal uso de las becas, mal uso de los contratos gubernamentales y de las transacciones, la venta de las tierras sin cultivar y otros recursos sujetos a la propiedad pública, las operaciones de centros de corrupción, así como de otros medios y fuentes ilícitos; y de retornarlos a sus legítimos propietarios; y cuando éstos no se puedan determinar, deberán ser adjuntados al tesoro público. Esta reglamentación deberá ser ejecutada por el gobierno con extremo cuidado, tras investigación y adquisición de las evidencias necesarias de acuerdo con la ley del Islam.

 

Artículo 50: La preservación del medio ambiente, en el cual tienen el derecho a que prospere la existencia social tanto las presentes como las futuras generaciones, es contemplada como un deber público en la República Islámica. Las actividades económicas y otras que inevitablemente involucren la polución del medio ambiente o le causen un daño irreparable están por consiguiente prohibidas.



[i] Reproducimos a continuación parte del capítulo IV de la Constitución de Irán, dedicado a la Economía. El texto completo, en inglés, es accesible a través de Internet, en la dirección:

<http://www.netiran.com/Htdocs/Laws/000000LAGG01.html>.

(Traducción de Simón Royo Hernández).

VOLVER A LA PORTADA