Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EL CONCEPTO DE REVOLUCIÓN TOTAL

Pablo A. Martín Bosch. "Aritz"
Doctor en Filosofía por la UPV-EHU
Licenciado en Antropología por la U.D.
Especialista en Ciencia, Tecnología y Sociedad por la U.N.E.D.

1.- INTRODUCCIÓN:

    Quizás haya sido K. MARX, junto a su inseparable mecenas y
amigo F. ENGELS, uno de los autores que mejor ha definido en qué
consiste una Revolución Social, así, en su Introducción a la
Crítica de la Economía Política (1) afirma que:
    "El conjunto de estas relaciones de producción constituye la
estructura económica de la sociedad, la base real, sobre la cual
se eleva una superestructura jurídica y política y a la que
corresponden formas sociales determinadas de conciencia. El modo
de producción de la vida material condiciona el proceso de vida
social, política e intelectual en general. No es la conciencia
de los hombres la que determina la realidad; por el contrario,
la realidad social es la que determina su conciencia. Durante el
curso de su desarrollo, las fuerzas productoras de la sociedad
entran en contradicción con las relaciones de producción
existentes, o, lo cual no es más que su expresión jurídica, con
las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido
hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas
productivas que eran, estas relaciones se conciertan en trabas
de estas fuerzas. Entonces se abre una era de revolución social.
El cambio que se ha producido en la base económica trastorna más
o menos lenta o rápidamente toda la colosal superestructura."
    Es decir, que cuando economía e ideología se enfrentan
generalmente porque los avances económicos van más aprisa que
sus manifestaciones jurídicas, políticas, artísticas, etc. se ve
la necesidad de buscar una nueva adecuación que implica un salto
dialéctico o cualitativo a un estadio superior. Tal es punto de
vista oficial del marxismo considerado como más ortodoxo desde
finales del siglo pasado hasta bien pasados los 70 del presente.
Sin embargo, dicho punto de vista, acusado de reduccionista o de
determinismo economicista por varias escuelas incluso dentro del
propio marxismo (más heterodoxo), ha sido cuestionado por
numerosos autores. La denominada Escuela de Francfort es célebre
por tales conclusiones, y, más concretamente JÜRGEN HABERMAS (2),
al defender la imbricación de ciencia, tecnología e ideología
allá por el año 68.
    Por otro lado, y frente al concepto de "revolución social"
generado principalmente a partir de una variación en los modos
de producción, se ha desarrollado lo que podríamos denominar
como "revolución científica" o "cambio de paradigma científico"
según afirmara THOMAS S. KUHN (3). Tal "cambio de paradigma"
consistiría en una variación de perspectiva a la hora de abordar
el conjunto de las ciencias, como aconteció tras los debates
acerca del modelo (o paradigma) geocéntrico enfrentado
dialécticamente, e inquisitorialmente, al heliocéntrico. La
cosmovisión popular, precedida por la de los científicos de
élite, varía y encuentra sus propios modelos explicativos o
paradigmas. En este sentido cabe hablar también de una
revolución, pero centrada en el aspecto científico, tal y como
pudiera ocurrir más tarde con la Física Cuántica o la Teoría de
la Relatividad. En ambos casos el campo revolucionario no se
extiende, prima facie, más allá del ámbito del lenguaje
científico. Bien es verdad que tales revoluciones, tarde o
temprano van a incidir de un modo directo o no en el cambio de
estructuras sociales y económicas, pero no de una forma
inmediata.
    Dicho de otro modo, el modelo revolucionario propugnado por el
marxismo más ortodoxo afirma que las variaciones efectuadas en
el modo de producción conllevan cambios a nivel ideológico, lo
que implica, posteriormente, una reforma en el talante
científico, artístico, etc. Por su parte, pensadores como MAS
BEBER reafirman la importancia de la ideología a la hora de
preparar o allanar el camino a la revolución social, e incluso
llegan a separar, de un modo u otro, ambos lindes, el ideológico
y el económico.
    No es de nuestro interés el adentrarnos en cuál de los dos
modelos tiene razón: el economicista o el ideológico. El hecho a
subrayar se centra en que las revoluciones se efectúan de un
modo parcial, bien en la economía bien en lo que se denomina
como epistemología (Ciencia-Tecnica), o bien en el terreno de la
ideología. Como tendremos ocasión de comprobar m s adelante en
el mundo actual tales conceptos de "revolución" se nos muestran
como inútiles al aplicarlos a las Nuevas Tecnologías (NT).

2.- Nuevas Tecnologías y Revolución Total:

    El cambio paradigmático o variación de modelo interpretativo de
la realidad en su totalidad surge, a nuestro entender, a partir
de la invención del ordenador o computadora, máquina en principio
diseñada para facilitar las operaciones matemáticas (de ahí que
se denominen "computer" o computadoras, capaces de computar o
medir datos a una velocidad relativamente alta). Tal invención,
como todas las anteriores, viene precedida de unas bases
teóricas y prácticas en las que no nos vamos a adentrar, ya que
lo que nos interesa aquí es el cambio generalizado que ha
supuesto, hasta el punto de que hoy en día podamos hablar de una
Revolución Global o Total.
    Frente a las concepciones anteriores que destacan un aspecto,
ideológico o económico, a la hora de establecer el por qué del
cambio de mentalidad, hoy no tenemos más remedio que afirmar la
importancia dual del invento del ordenador.

a.- Ordenador e integración:

    El ordenador, evidentemente, ha facilitado el acceso a la
enseñanza de los grupos sociales que son capaces de contar con
uno en sus aulas o medios de trabajo. La ordenación de los
trabajos, la facilidad de acceso a documentos escritos de
antemano, la modificación de los documentos, etc. decididamente
es mas fácil cuando se domina la técnica informática.
    Un ejemplo de lo que ha supuesto tal invención y su importancia
social a nivel de la enseñanza y la posibilidad de acceso a la
información podemos comprobarla en el caso del colectivo
invidente. Los ciegos, rechazados social y laboralmente, se han
visto tradicionalmente marginados también a nivel cultural ya
que era imposible en sociedades pretéritas el acceder a una
información tan simple como la escrita en un libro (no olvidemos
que la lectura ha sido la base de la enseñanza y la cultura
durante largos años y siglos), un periódico, o una revista
especializada, quedando a merced de trabajos marginales
asociados a la caridad y la beneficencia. La integración
socio-laboral del colectivo de invidentes se ha ido retrasando
así paulatinamente. Sin embargo la nueva tecnología, y m s
concretamente la utilización del ordenador supone, como
tendremos ocasión de comprobar, no sólo el acceso directo a la
información y sus fuentes, sino también la plena integración
laboral en ámbitos anteriormente inconcebibles. Así, hoy en día
podemos contar con un scanner que reproduce fielmente (aunque
con sus limitaciones) cualquier texto escrito de un forma
inteligible (es decir, que el propio scanner sea capaz de
reconocer), lo que conlleva que dicho texto pueda ser almacenado
en la memoria tecnológica. La primera ventaja que obtenemos,
pues, común a personas con problemas en la visión y a quienes no
los padecen, consiste en la capacidad de almacenamiento de gran
cantidad de información. Por otro lado, existen programas que
permiten la traducción directa de los caracteres a voz, o lo que
es lo mismo, tras scannear un libro, artículo, etc., éste se
guarda en el disco duro del ordenador, o en disquetes, y,
posteriormente, puede ser "leído" o mejor "oído" por cualquier
persona, lo que es aplicable al colectivo mencionado. Una
posibilidad añadida consiste en imprimir dicha información bien
"en vista" o bien en Braille, lo que conlleva la posibilidad de
realizar informes propios sin tener más dependencia que la del
conocimiento de la propia técnica. Personas invidentes, o con
problemas de visión van incorporándose así al mundo laboral
común. Además, las Nuevas Tecnologías han apostado por el que,
tras el reconocimiento de voz, incluso puedan darse las órdenes
de manera verbal, de manera que el acceso a cualquier tipo de
información, incluida la facilitada vía Internet, sea universal.

b.- Ordenador y Enseñanza:

    El ordenador, de hecho, ha facilitado también la recolección de
datos ingentes, de manera que ocupan un lugar nimio en
comparación con las enormes bibliotecas clásicas, introduciendo
incluso imágenes en movimiento. El invento del
ordenador-computador así permite acceder a una cantidad de datos
previamente impensable.
    Más, por otro lado, el evento no se ha limitado a facilitar el
acceso al aprendizaje, tal y como ocurrió, posiblemente, con la
invención del ábaco u otros utensilios. En aquel momento el
instrumento servía a un fin preciso, la realización de sumas y
restas de una manera simple y rápida, de manera que su pequeña
"revolución" debía centrarse en un campo de la Ciencia y del
Pensamiento muy pequeño en comparación con el actual.
    Hoy en día, y gracias al ordenador, la mentalidad estudiantil,
al menos del mundo occidental donde los ordenadores se
encuentran en domicilios particulares lo mismo que en escuelas o
centros públicos e incluso bares, ha variado substancialmente. El
modo clásico del discurso se centraba en una serie de premisas a
partir de las cuales derivaba una conclusión, es decir,
concebíamos el lenguaje y la argumentación de un modo lineal,
siguiendo el esquema de si A entonces B, y C, y D... A partir
del uso generalizado del ordenador tal forma de estructurar el
pensamiento ha pasado a la historia; puede afirmarse A y luego
Z, para volver a B y suprimir A, etc. Dicho de otro modo, la
lógica clásica pierde su significación.
    Quizás sea el momento de plantearnos el tipo de educación que
estamos impartiendo, y el modelo de examen que solemos imponer.
La memoria, y el sistema memorístico, ya había perdido su
relevancia en favor de un modelo más participativo, ahora la
propia base epistémica del pensamiento lógico deja de tener
sentido. El fácil acceso a la información, junto a la capacidad
de realizar variaciones y correcciones automáticamente ha de
suponer, necesariamente, un cambio en el modo de pensar en su
nivel más profundo.

c.- Ordenador y vida:

    El proceso del aprendizaje no consiste únicamente en el
recordatorio de cifras, datos, etc., ni tampoco en la capacidad
de ordenar dichos conocimientos de una forma determinada, ni tan
siquiera en la posibilidad de utilizar tales informaciones para
recrear nuevas formas; el aprendizaje es, ante todo, un proceso
de adaptación al medio en el que nos desenvolvemos, por lo que
la actividad lúdica cobra especial relevancia. Desde los
primeros años de nuestra vida, y a través del juego, vamos
delimitando nuestros roles, nuestros sueños e incluso nuestras
realidades. El juego de imitación es quizás la condición de
posibilidad social del lenguaje, amén del aprendizaje de las
normas de conducta, etc. Tal es así que el tipo de juego
dominante en una sociedad es reflejo de sus miedos y de sus
vivencias.
    En este sentido también el ordenador y sus derivaciones en
video-consolas, tamagotchis y demás variantes, están
condicionando de un modo espectacular los modos de relación
interpersonal. Frente a las celebraciones y festividades
colectivas de antaño, como pudieran ser las fiestas de San Juan
con grandes hogueras populares, la incidencia del individualismo
que conlleva (aunque no sea el uso del ordenador el único
culpable) ha dado lugar a un cambio de perspectiva en la
relación social.
    Por otro lado, incluso la familia y otro tipo de relaciones
sociales primarias se ven afectadas por la invención del
ordenador: la relación afectiva queda, a partir de que el
neófito se crea capacitado para manejar uno, relegada a la
máquina. Los video-juegos son una de las caras de tal
desarrollo, los juegos interactivos su contrapartida, aunque
ambos basados en un mismo enfoque individualista.
    El efecto tamagotchi, que cada vez implica a más gente adulta,
puede servir de alternativa ficticia frente a la soledad y el
aislamiento, ante la apertura a los demás, ante la
socialización, el retraimiento y la independencia incluso
afectiva, que ahora se desdibuja en un artefacto.
    Incluso las necesidades sexuales se ven apaciguadas por el
ordenador y sus periféricos, m s concretamente con el que se ha
venido en denominar "orgasmatrón", productor de orgasmos
mediante estimulación eléctrica y visual.
    Si las revoluciones anteriores han sido capaces de variar
conceptos tan fundamentales como los aquí enunciados, desde
luego, han necesitado mucho tiempo para imponerse. Pensemos, por
ejemplo, en la propia revolución copernicana que en principio,
aunque sea simplificar demasiado, sólo afectaba a la astronomía
y tardó más de dos siglos en imponerse, y comparémosla con la
cantidad de implicaciones y variaciones sociales que implica y
va desarrollando la informática.

d.- Ordenador y Percepción de la Realidad:

    Pero el ordenador no sólo ha hecho variar el concepto propio de
la instrucción o educación en los términos aducidos, sino que el
propio concepto de "realidad" ha sido puesto en entredicho.
    En la "realidad", hasta la invención del ordenador, debía
corresponderse lo existente con lo percibido, o dicho de otro
modo, lo percibido mediante los sentidos (exterioceptores) y lo
asimilado idealmente, o lo "realmente" existente. El debate
surgido a partir del s. XVI entre los seguidores de R. DESCARTES
y los de F. BACON dan buena fe de la importancia de tal
cuestión, que se resume en el hecho de si la realidad es lo que
percibimos o es lo que imaginamos.
    No es casualidad que se haya comparado al computadora u
ordenador con un cerebro (4) y su funcionamiento, y que ambos
parecen seguir el mismo tipo de comportamiento: reciben unos
estímulos del exterior, almacenan la información, y ofrecen
respuestas lo más adecuadas posibles a tales estimulaciones.
    En el caso del cerebro humano la información obtenida por
estimulación tanto interna como externa se encauza por reacción
eléctrica producida por sustancias químicas a través de las vías
conductoras hasta el lugar del cerebro que les corresponde; de
igual modo, en el cerebro electrónico la información tecleada (o
hablada) deambula por los cables hasta llegar al disco duro a
partir del cual se ofrece la respuesta. En ambos casos el mal
funcionamiento de los conductores, las conexiones equivocadas y
el precario estado del soporte incide en el comportamiento
adecuado o no de ambos "cuerpos". Ejemplos de la desconexión
entre los sentidos y el córtex los hallamos en minusvalías de
tipo físico (ceguera, sordera...), mientras que conexiones
defectuosas o desajustes en las mismas pueden traducirse en
enfermedades como la dislexia, el autismo, etc. (5)
    Lo que en un principio parecía no ser más que una simple
similitud entre ambos funcionamientos, de manera que cada uno de
ellos actuaba de forma autónoma, ha variado a lo largo del
tiempo gracias a un doble desarrollo en paralelo: por un lado,
al profundizar desde la psiquiatría, la medicina y la psicología
en las bases fisiológicas de nuestra conducta se han ido
localizando, poco a poco, los centros de estimulación cerebral
causantes de nuestras percepciones; por el otro, el avance en el
mundo tecnológico ha hecho que el paralelismo afirmado más
arriba se haya convertido en una imbricación más que en un
devenir separado. Así, hoy en día se puede conectar directamente
el córtex cerebral a estimulación eléctrica proveniente de un
ordenador y comprobar cómo enfermedades, como la deficiencia
visual, la sordera, etc. pueden ser corregidas. Las nuevas
tecnologías, centradas en este caso en el desarrollo de la
informática, permiten ver, literalmente, a los ciegos (aunque
sólo sea en blanco y negro, por el momento), etc.
    La percepción, el proceso perceptivo, queda así asimilado y
mejorado mediante el uso del ordenador. Además, el propio
aparato, conectado a un scanner de resonancias magnéticas, la
tomografía por emisión de positrones, etc. facilitan la
localización de lesiones y del funcionamiento normal del
cerebro. La percepción de la realidad puede ser, así, influida
por la aplicación de las nuevas tecnologías y, en concreto, por
el ordenador y sus periféricos.

e.- Ordenador y Nuevas Realidades:

    El estudio anterior no se ha limitado a incidir en cuestiones
médicas, sino que ha ido más allá creando nuevos ámbitos de
realidad. Siguiendo el principio expuesto más arriba según el
cual toda percepción consiste en una serie de respuestas motoras
a estimulaciones eléctricas, y tras ir localizando los puntos
apropiados de estimulación sensorial se ha llegado a la creación
de una "segunda naturaleza" humana consistente en un traje
emisor de impulsos eléctricos.
    Dicho de otro modo, al conseguir estimular puntos estratégicos
del sistema nervioso central destinados a la captación de
sensaciones visuales, auditivas, olfativas, etc. se crea un tipo
de realidad no acorde con el mundo exterior a la que se denomina
"realidad virtual", y que puede ser seguida desde un ordenador.
    Este hecho, tan simple desde nuestra perspectiva actual,
conlleva sin embargo la necesidad de revisar conceptos físicos y
filosóficos tan elementales como el de "realidad", ya que no se
puede, a partir de aquí, no se identifica esta con lo externo al
cuerpo humano.
    Se trata de captar algo no existente como real, no como sucede
en las alucinaciones, sino de un modo controlado por el
observador.
    El debate tradicional entre las tesis idealistas y las
empiristas, entre racionalismo y materialismo cobran ahora un
nuevo interés y una variación en las investigaciones.

f.- Ordenador y Matemáticas:

    La matemática también ha visto sus cálculos o medidas de un
modo diferente a como lo hacía unas décadas antes gracias al
ordenador.
    La rapidez en el cálculo es un hecho evidente que ha permitido
realizar operaciones complejas en un tiempo cada vez más corto;
m s, la verdadera revolución que ha supuesto la invención del
ordenador no se ha limitado a acortar dicho tiempo como, por
ejemplo, lo hizo el ábaco o las máquinas de multiplicar y
sumadoras antiguas (tan utilizadas por los tenderos), sino que
ha abierto nuevas expectativas: por ejemplo, la capacidad de
cálculo de los números primos, y es sólo un ejemplo, ha variado
en función del ordenador, que permite, en función de su
potencia, establecer cantidades inimaginables anteriormente.
    M s, las matemáticas, a partir de los años 20 de nuestro siglo,
y sobre todo desde los estudios de L. WITTGENSTEIN y del Círculo
de Viena, se han convertido en verdadera propedéutica para las
otras ciencias, como son la física, la química, la geometría (6) y
el resto de las Ciencias Naturales, de manera que un cambio de
perspectiva en este terreno conlleva casi necesariamente una
cosmovisión diferente. Una aplicación relativamente reciente del
potencial calculador del ordenador se ha centrado en la
importancia de las pequeñas variaciones en relación al todo, lo
que se ha resumido en la llamada Teoría del Caos (7) o en la
formulación del "efecto mariposa", tan útil en la previsión de
cataclismos naturales, meteorología (8), etc. Los "fractales", el
principio de indeterminación de HEISENBERG y cálculos propios de
partículas sub-atómicas serían, si no imposibles sí al menos muy
difíciles sin la existencia del ordenador.
    As¡ pues, la invención de tal instrumento ha supuesto una
verdadera revolución en las ciencias del cálculo, tanto por la
rapidez del mismo cuanto por la creación de nuevas concepciones
matemáticas. Nunca hasta ahora una novedad había supuesto un
cambio de paradigma tan amplio.

g.- Ordenadores y Astrofísica:

    La Astrología, posteriormente denominada impropiamente como
Astronomía ha necesitado de una evolución muy lenta para ir,
incluso, situando el devenir planetario en torno al foco solar.
Desde la antigüedad clásica y pre-clásica hasta la concepción
heliocéntrica pasaron multitud de siglos, tantos como desde el
nacimiento de la humanidad hasta el siglo XVI de nuestra era,
con la salvedad de HIPARCO DE ALEJANDRÍA y unos pocos seguidores
que vieron prontamente desechadas sus tesis. Es, por tanto, a
partir de dicho siglo cuando el sistema heliocéntrico comienza a
formularse e imponerse en el mundo occidental, y, sin embargo
aún en el XVIII el debate estaba abierto.
    Hoy en día tal perspectiva ha vuelto a cambiar, y ni siquiera
se habla ya del sistema heliocéntrico a no ser en las Escuelas
de Primaria y Secundaria. La perspectiva actual se centra m s
bien en cálculos galácticos, intergalácticos, posición de
agujeros negros, materia oscura, enanas marrones (9) y otros
cuerpos, aún hoy supuestamente existentes, que sólo son
concebibles y determinables mediante la utilización de potentes
ordenadores.
    Es más, la propia creación de lentes gigantes telescópicas (10) se
ven sometidas al control previo del cálculo computacional.
    La Astronomía (11), y su rama más puntera, la Astrofísica actual,
es inconcebible sin la utilización superordenadores; el propio
cálculo de la constante de HUBBLE, necesaria para determinar la
fuerza de expansión del universo a partir de una explosión
originaria (Big Bang), se encuentra en perpetuo debate y no
podrá ser desarrollada plenamente sin tal instrumento. Del mismo
modo, teorías como las centradas en la posibilidad del Big
Bounce (12), la repetición de Big Bang sucesivos, las teorías de
las cuerdas (13) y las super-cuerdas, derivadas, como la existencia
de los agujeros negros o la materia oscura, de la necesidad de
una cantidad de masa desconocida que frene la fuerza de
expansión, sólo puede ser calculada, según parece, a partir de
ordenadores de gran sensibilidad y potencia.

h.- Informática y Química:

    La química, al igual que las otras ciencias, no se ha visto
marginada a la hora de utilizar el ordenador. Lo que en
principio no fue m s que una intuición acerca de los estados
naturales de las cosas (los cuatro elementos primordiales o
cuatro estados de la naturaleza: sólido, líquido, gaseoso, con
sus detractores, por ejemplo HERACLITO DE EFESO, e ígneo o
calórico), se fue transformando poco a poco (debido a la teoría
hilemórfica de Aristóteles) en Al-Quimica o Alquimia, que
suponía la posibilidad de transformación de cualquier cosa en
cualquier otra en función de las cantidades aleadas, lo que
implicaba la adquisición de oro de un modo barato tras las
oportunas mezclas.
    Mas tarde se negó tal posibilidad y el descubrimiento de nuevas
tierras (América), así como la necesidad económica de localizar
las fuentes de energía dieron lugar a la investigación sobre
nuevas "tierras" o elementos, y al estudio de los gases. Como
resultado, la tabla periódica de MENDELEIEV. Durante la primera
mitad del siglo XX, nuevas tecnologías implican el
descubrimiento de nuevos elementos químicos (radio...). En todo
este proceso histórico los químicos han actuado con sustancias
tangibles, en laboratorios, con el ánimo de descubrir tales
elementos. La invención del ordenador ha permitido, sin embargo,
obviar tales necesidades y, junto a los avances en Realidad
Virtual se bastan con el ordenador para crear nuevas substancias
y componentes. Incluso han llegado a afirmar nuevos estados de
la materia, algo inconcebible en ‚pocas no tan lejanas.

i.- La Revolución en los medios de comunicación:

    La revolución tecnológica derivada de la invención del
ordenador tampoco se ha limitado al terreno de las Ciencias, ni
a las relaciones personales o interpersonales al nivel cercano o
ciudadano. Las nuevas tecnologías, y m s en concreto el
ordenador, han revolucionado el concepto de "pueblo", "nación",
"estado" y "continente" ya que por medio de redes informáticas
como Internet (14) cualquier persona con acceso a tal vía de
comunicación puede acercarse a lo expuesto, publicado,
defendido, etc. por cualquier otra persona con las mismas
posibilidades en cualquier punto del globo, a lo que se ha dado
en llamar la "ciudad global". Así, el propio concepto de
comunicación o transmisión de mensajes ha variado, ha supuesto
un cambio cualitativo, y no sólo cuantitativo o rapidez, ya que,
como hemos visto m s arriba, dichos mensajes se realizan de una
forma muy determinada o establecida (siguen un orden: De
Quien... A Quien..., Empresas... etc.). Nuevamente la mentalidad
ha variado.

j.- La Revolución Laboral:

    Mucho se ha escrito, y por lo tanto no tiene sentido que
incidamos más aquí sobre el cambio que ha supuesto la invención
del ordenador en la actividad laboral, sin embargo sí creemos
interesante resaltar algunas cuestiones como son:
    a.- El ordenador permite clasificar gran numero de información
en un espacio mínimo
    b.- .El ordenador permite un rápido acceso a la información.
    c.- El ordenador posibilita nuevas creaciones.
    d.- El ordenador y sus accesorios nos capacitan para guardar
gran cantidad de información.
    e.- El ordenador y sus accesorios permiten desarrollar ciertos
campos científicos y establecer ámbitos de debate.
    f.- El ordenador y sus accesorios permiten el acceso a la
información a ciertos grupos tradicionalmente marginales
(ciegos...).
    g.- El ordenador y sus accesorios permiten acceder a personas
con minusvalías físicas a ciertos puestos de trabajo
anteriormente vedados.
    h.- El ordenador facilita, también, el cálculo y la actividad
laboral.

k.- El debate acerca de si la ciencia-técnica avanza o retrocede;

    Durante la mayor parte del siglo XX el miedo ha sido un
sentimiento universal, ya a comienzos del mismo, las luchas
políticas derivadas de las desigualdades sociales y económicas
herederas del siglo anterior desembocaban con excesiva
regularidad en convocatoria de huelgas, manifestaciones e
incluso algún que otro intento revolucionario aplastado
implacablemente por los ejércitos y la policía al servicio de
las clases dominantes. El miedo tenía en esa ‚poca una doble
vertiente: por un lado el hambre o, lo que era sinónimo, la
posibilidad de quedarse sin trabajo; por el otro, el temor al
desorden y el caos social, temores ambos apaciguados por una
visión aún romántica deudora de la Ilustración que propugnaba la
capacidad de progresar hacia algo mejor encarnado en el avance
tecnológico y productivo, o en la adquisición de mayores cotas
de libertad e igualdad económica. Tal optimismo encontró sin
embargo un primer freno de consecuencias dramáticas para la
humanidad occidental al iniciarse la Primera Guerra Mundial. El
ánimo inicial de las tropas se fue minando rápidamente con los
enfrentamientos, la guerra de trincheras y la comprobación de
que las nuevas tecnologías de entonces se orientaban a la
producción de armas cada vez m s mortíferas.
    Sin embargo aún quedaba una chispa de optimismo en quienes
creían posible una reorientación social, la revolución
bolchevique primero y los intentos posteriores en otros pueblos
y naciones son buena prueba de ello. A pesar del determinismo
economicista imperante se podía imaginar aún la capacidad humana
de girar los acontecimientos históricos.
    El periodo de entre guerras parecía favorecer el relanzamiento
económico y, con él el optimismo científico, más una profunda
huella había calado hondo en el sentir humano. El arte Dada,
queriendo reflejar lo absurdo de nuestra existencia puede
servirnos de ejemplo esclarecedor. Y nuevamente la crisis
económica del 29 obliga el cierre de empresas y el aumento
generalizado del desempleo, lo que conlleva el resurgimiento del
temor, el enfrentamiento social y la búsqueda del orden mediante
la implantación de regímenes totalitarios de signo fascista o
del socialismo real, concluyendo en la Segunda Guerra Mundial.
    Nuevamente, y tras comprobar los límites a los que se había
llegado durante el conflicto, el pesimismo se adueñó de gran
parte de los intelectuales de todo el mundo. El dominio de
nuevas armas destructivas sin parangón con las utilizadas
siquiera durante la Primera Guerra, junto a la rápida división
del mundo en dos bloques enfrentados con similar capacidad de
aniquilación agravó tal sentimiento. No es de extrañar, así, las
criticas sociales de la Escuela de Francfort o del
Existencialismo, amén de otras escuelas y autores. La discusión
se centraba en la búsqueda de explicaciones acerca del cómo y el
por qué la humanidad había llegado a los extremos de crueldad
observados, al miedo al estallido de una Tercera Guerra Mundial
concebida como de destrucción total, y la critica al papel
desempeñado por la técnica, ahora tratada como contaminada de
ideología (15). Tales temores van a perdurar durante m s de un
cuarto de siglo, y las conclusiones que se van a extraer se
dirigir n a la hermenéutica de la propia técnica a fin de
comprobar, y en su caso denunciar, el modelo social que
conlleva, as¡, por ejemplo, se comprueba y denuncia que el uso
de la energía nuclear de fusión (las centrales nucleares)
conllevan un sistema de seguridad y un secretismo tales que
implican comunidades jerarquizadas y creación de Estados
policiales. Los análisis teóricos acerca de las ideologías
subyacentes a la construcción de puentes, a las leyes de la
economía, etc. ofrecían una visión un tanto siniestra, tal y
como queda reflejado en obras como 1984 de George ORWELL, o
Walden Dos de Burrhus Friedric SKINNER, en que el ser humano
queda totalmente relegado a simple número en la maquinaria
social, al modo del Leviatán de Thomas HOBBES, enorme monstruo
estatal que devora a sus propias criaturas.
    Otra de las conclusiones a las que llegan pensadores como
Jürgen HABERMAS, Landom WINNER, Jacques ELLUL, etc. habla de la
pérdida del discurso o razonamiento político en la toma de
decisiones, de manera que éstas se justifican por razones de
tipo técnico, la denominada "razón instrumental". Esto hace que
los programas de los partidos políticos del espectro de la
derecha y los de la izquierda m s moderada se asemejen, y
encuentren divergencias únicamente en las medidas (instrumentos)
que se pretendan imponer. El debate acerca de si las soluciones
son políticas o no (16) se ha visto sustituido por dicha visión
tecnócrata.
    En las dos ultimas décadas, sin embargo, el paradigma ha vuelto
a cambiar y el pesimismo se ha transformado nuevamente en
optimismo. La caída del Muro de Berlín, símbolo del
enfrentamiento de la Guerra Fría, a partir, probablemente de la
utilización de antenas parabólicas en la extinta URSS ha
supuesto una verdadera revolución en el ordenamiento geopolítico
y militar mundial. La creación de nuevas reas de influencia,
como la CEI, la Unión Europea, etc. parecen orientar m s el
desarrollo técnico, científico y militar a la colaboración que a
la confrontación. Tal optimismo se ha visto reforzado por la
utilización de nuevas tecnologías destinadas a mejorar la
calidad de vida.
    No se puede olvidar, por otro lado, su aspecto negativo, como
la necesidad de buscar nuevos enemigos (el Islam), el
surgimiento de movimientos de desunión (nacionalismos), el
peligro a sobrevalorar el potencial cientifico-tecnol¢gico
(tecnocracia)(17), etc. Tales puntos de vista críticos son
necesarios para una sana evolución del pensamiento, y es labor
de aquellos especialistas en reas interdisciplinares como lo es
Ciencia, Tecnología y Sociedad.

BIBLIOGRAFÍA

ARIZA, Luis Miguel, Todo en Orden, Señor Caos, Rev.. Conocer, n§
151, Agosto, 1995.

AUDIN, M. & IGLESIAS, P., La Geometría Simpléctica, en Rev..
Mundo Científico, n§ 154, Febrero, 1995.

BELL, R., La Guerra del Golfo, un Farol Tecnológico, Rev.. Mundo
Científico, n§ 175, Enero, 1997.

BRETON, Philippe, El Primer Ordenador Copiaba el Cerebro Humano,
Rev.. Mundo Científico, n§ 173, Noviembre, 1996.

CHABRIER, Gilles, Entre estrellas y planetas: las enanas
marrones, Rev.. Mundo Científico, n§ 173, Noviembre, 1996.

DUFF, M. J., La Teoría M, Investigación y Ciencia, Abril, 1998.

HABERMAS, J., Ciencia y Técnica como Ideología, ed. Técnos,
Madrid, 1989.

JAIME GOMEZ, Gabriel, Del Big Bang al Big Bounce, Historia de un
Modelo, Rev.. Universo, n§ 9, Enero, 1996.

KUHN, Th. S., La Revolución Copernicana, Ariel, Barcelona, 1984.

MARX, K., Introducción a la Critica de la Economía Política, en
Obras Completas, Ed. Fundamentos, 1977.

MONTERO, M., La Izquierda entre el Paréntesis y la Redefinici¢n,
El Viejo Topo, n§ 107, Mayo, 1997.

MUKERJEE, Madhusree, Explicación de Todo, Rev.. Investigación y
Ciencia, n§ 234, Marzo, 1996.

PAEZ, Susana, Superordenadores para dominar el Tiempo, Rev..
Conocer, n§ 137, Junio, 1994.

STEWART, Ian, Juega Dios a los dados? La Nueva Matemática del
Caos. RBA, Barcelona, 1989.

Varios, Complejidad en la Frontera del Caos, Rev.. Investigación
y Ciencia, n§ 236, Mayo de 1996.

Varios, La Nueva Edad Media, Alianza ed. Bolsillo.

Varios, Orden y Caos, Libros de Investigación y Ciencia. 1990.

VIVES, T., Los Enigmas y Misterios de la astronomía Actual,
Universo, n§ 36, Abril, 1998.

NOTAS

1 MARX, K., Introducción a la Crítica de la Economía Política,
en Obras Completas, Ed. Fundamentos, 1977.

2 HABERMAS, J., Ciencia y Técnica como Ideolog¡a, ed. Técnos,
Madrid, 1989.

3 KUHN, Th. S., La Revolución Copernicana, Ariel, Barcelona,
1984.

4 BRETON, Philippe, El Primer Ordenador Copiaba el Cerebro
Humano, Rev.. Mundo Científico, n§ 173, Noviembre, 1996.

5 Para obtener m s información al respecto es interesante
consultar el Numero Especial de la revista Mundo Científico, Ver
Dentro del Cerebro, n§ 172, de Octubre de 1996.

6 Creando incluso su propia geometría, la Geometría Simpléctica,
"una teoría que trata esencialmente de objetos matemáticos
procedentes de la mecánica" en palabras de MICHELE AUDIN y
PATRICK IGLESIAS, La Geometría Simpléctica, en Rev.. Mundo
Científico, n§ 154, Febrero, 1995.

7 Varios, Complejidad en la Frontera del Caos, Rev..
Investigación y Ciencia, n§ 236, Mayo de 1996.

Varios, Orden y Caos, Libros de Investigación y Ciencia. 1990.

STEWART, Ian, Juega Dios a los dados? La Nueva Matemática del
Caos. RBA, Barcelona, 1989.

ARIZA, Luis Miguel, Todo en Orden, Señor Caos, Rev.. Conocer, n§
151, Agosto, 1995.

8 PAEZ, Susana, Superordenadores para dominar el Tiempo, rev.
Conocer, n§ 137, Junio, 1994.

9 CHABRIER, Gilles, Entre estrellas y planetas: las enanas
marrones, Rev.. Mundo Científico, n§ 173, Noviembre, 1996.

10 Sobre el tratamiento de imágenes en astronomía ver el
articulo de RICHARD BERRY publicado en Cosmos, Junio de 1994.

11 La situación de la Astronomía actual y las cuestiones que se
plantea est n muy bien expuestas en el articulo de TEODORO
VIVES, Los Enigmas y Misterios de la astronomía Actual,
Universo, n§ 36, Abril, 1998.

12 JAIME GOMEZ, Gabriel, Del Big Bang al Big Bounce, Historia de
un Modelo, Rev.. Universo, n§ 9, Enero, 1996.

13 Interesante es la exposición ofrecida por MICHELL J. DUFF en
su articulo La Teoría M, Investigación y Ciencia, Abril, 1998.

MUKERJEE, Madhusree, Explicación de Todo, rev. Investigación y
Ciencia, n§ 234, Marzo, 1996.

14 Sobre Internet existen muchas y muy variadas revistas
especializadas, as¡ mismo ha sido objeto de estudios m s amplios
en seminarios, etc., entre las revistas que han tratado el tema
recomendamos el Especial de Muy, n§ 28, invierno de 1997, por
sus amplias perspectivas.

15 HABERMAS, J., op. cit.

16 Es muy interesante el articulo de MANUEL MONTERO titulado La
Izquierda entre el Paréntesis y la Redefinición, El Viejo Topo,
n§ 107, Mayo, 1997, en el que plantea que las verdaderas
diferencias existentes entre los dos grandes partidos políticos
a nivel estatal estriban en quien controle el acceso a la
información, por lo que el debate suscitado el año pasado
cobraba especial relevancia. No se trataría, por lo tanto, de
programas políticos o económicos diferenciados, sino de ámbitos
de poder en los medios de comunicación.

17 BELL, Robert, La Guerra del Golfo, un Farol Tecnológico,
Rev.. Mundo Científico, n§ 175, Enero, 1997; es un interesante
articulo acerca de cómo el Congreso de los EE.UU. invirtió gran
cantidad de dinero en armas de gran sofisticación que no se
correspondía con los resultados expuestos en su defensa, es
decir, cómo el técnico puede manipular la realidad a fin de que
sus proyectos salgan adelante, incluso contando con otros de m s
bajo coste y más eficaces.

           VOLVER A PORTADA