Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

 

ANTROPOLOGIA DE LA SATISFACCIÓN  DE LAS NECESIDADES HUMANAS

Un análisis   materialista y dialéctico del modo de satisfacción humano de la necesidad de agua.

   ( Por Juan García Falcón. Las Palmas de Gran Canaria). Marzo de 2005                                                                         

           

 PROLOGO.

    Este trabajo quiere contribuir a enriquecer  el debate antropológico bajo la concepción filosófica del materialismo y la dialéctica. El tema central de esta reflexión aborda un hecho humano necesario, común y corriente: los modos de satisfacción de las necesidades básicas de los hombres y demás seres vivos. En particular  me centro en los modos de satisfacción de la necesidad de agua y la producción de los medios de satisfacción necesarios para aplacar la sed. Para ello he seguido un método lógico dialéctico que trata de elaborar los conceptos y describir los hechos históricos, partiendo de los más simple hasta lo más complejo.  Integro conceptos a los que se dan contenido y sentido en el propio texto para facilitar al lector la identificación, comprensión y manejo de los mismos. Cada una de las fases del desarrollo de la reflexión contiene una representación situacional  que ilustra el entendimiento y que ayuda con las aportaciones concretas a comprender y seguir el desarrollo lógico e histórico del análisis. He cuidado que el lenguaje sea lo más llano y directo posible, evitando poner en circulación categorías abstractas innecesarias y he limitado el número de representaciones y detalles para mantener la claridad y simplicidad en el discurso.

            Por último quisiera hacer una breve reseña de las fuentes teóricas de las que emanan las concepciones que están en el armazón de este trabajo.

  1. De la Ideología Alemana de C. Marx y F. Engels, he utilizado para la concepción historiográfica de la existencia humana el apartado referido a la Historia del capítulo I dedicado a Feuerbach  Contraposición entre la concepción materialista y la concepción idealista, en su página 27 y sucesivas.
  2. De los Fundamentos de la Filosofía del Derecho de Hegel , he utilizado  para los modos de satisfacción y la complejidad de las necesidades, el apartado La Naturaleza de la necesidad y de la satisfacción de la Sección Segunda de la Tercera parte en su epígrafe 190.
  3. De El Capital de C. Marx, he utilizado la definición del concepto de valor de uso  y los múltiples modos de uso de las cosas, elaborada en  Los dos factores de la mercancía: valor de uso y valor de cambio de la Sección Primera : Mercancía y Dinero del Libro Primero en páginas 55 y 56 .
  4. De Actividad Nerviosa Superior de Iván P. Pavlov, he utilizado para la comprensión del papel que juega el aparato digestivo, la boca como parte de él, en el contacto del hombre y demás animales con el medio ambiente. Ha sido tomado del Discurso pronunciado en la recepción del premio Nóbel  en la página 94.
  5. De El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre de F. Engels he utilizado para la exposición sobre la interrelación existente entre el desarrollo de la mano humana y las actividades productivas del trabajo, lo contenido en la página 79 de la edición en mi poder.

           

INTRODUCCION

 

            Partimos de la premisa  en la que se afirma que para que  los hombres existan, al igual que todos los  demás seres vivos, tienen que satisfacer a diario sus necesidades fundamentales para poder seguir estando vivos.  Una de las necesidades fundamentales es la de beber agua para aplacar la sed. El agua se encuentra de modo natural en los ríos, lagos, manantiales, charcas...etc. y constituye el objeto de la necesidad, tanto para el hombre como para los animales.

            En este trabajo vamos a presentar un esquema de la evolución histórica del hombre desde su origen hasta la actualidad siguiendo un desarrollo comparativo del modo  de satisfacción de la necesidad de beber agua, fijándonos solamente  en las partes corporales que intervienen en el beber  y en el uso y producción  de distintos medios de satisfacción de la sed .

           

 

            En los estadios más primitivos, el hombre hubo de satisfacer la necesidad de agua de un modo semejante al que lo hacen los animales: sorbiendo el agua directamente con su boca u hocico de las fuentes naturales.

 

            En un segundo estadio el hombre usó sus manos para llevarse el agua hasta la boca. La mano del hombre adoptando la forma cóncava  funciona como un instrumento corporal externo, como un  pequeño contenedor que le permite beber el agua directamente de ella. La mano se constituye en medio corporal de satisfacción de la necesidad de agua.

 

            En un tercer estadio el hombre usó elementos naturales como  las cáscaras de ciertos frutos como medio para beber el agua. Utilizaban la mitad de un coco vacío  para llevarse el agua a la boca. Estos elementos naturales sufrían leves modificaciones en su forma para su uso como contenedores de agua. El coco funciona como un medio natural de satisfacción de la necesidad de agua, como un instrumento externo natural usado por el hombre, que le permite contener y beber agua.

 

            En un cuarto estadio el hombre utiliza ciertos elementos naturales como una hoja de una planta o la piel de un cabrito para contener agua. Estos elementos sufren diversas transformaciones en su forma para adaptarlos al uso de contener agua : unas simples como arrancar y doblar una hoja adecuada y otras más complejas como despellejarlos, limpiarlos, curtirlos e incorporarles cierre y asas a las pieles de los cabritos. La hoja doblada funciona como un medio para satisfacer la sed, como un instrumento externo modificado por el hombre  que le permite contener y beber agua.

 

            En un quinto estadio el hombre elabora la materia y la forma a partir de los materiales que la naturaleza le aporta, vegetales, arcillas, metales, cristales, plásticos .etc., una clase particular de objetos contenedores. Elaboran en materia y forma una clase particular de objetos para contener agua.  El ánfora funciona como un medio de almacenaje y transporte de agua, funciona como un contenedor que le permite contener agua para su transporte y almacenamiento. El ánfora es un objeto externo artificial elaborado por el hombre específicamente para contener líquidos.

 

A partir de estos momentos la variedad de esta clase de objetos contenedores se multiplica y diversifica, fundamentalmente en base a la mejora técnica y científica, la evolución compleja del medio  de satisfacción  social y de la diversificación y multiplicación  del objeto  de la necesidad.

 

 

 

      1.-  ESTADO  PRIMIGENIO   O   MODO DE    SATISFACCION  ANIMAL

 

 

 

            Tomemos el ejemplo siguiente: Un bisonte y un hombre primitivo se dirigen hacia un  manantial de agua.  Ambos quieren beber agua para satisfacer su sed.  El bisonte se aproxima a una pequeña charca, se acerca a su borde, agacha su cabeza y con su lengua y hocico bebe el agua sorbiéndola desde su fuente natural.   Al poco aparece el hombre por el lado opuesto al que se dirigió el bisonte en su huida. Se acerca al manantial, se agacha y bebe el agua sorbiéndola directamente con su boca.

 

            Ambos seres vivos, hombre y bisonte, tienen la misma necesidad: satisfacer su sed. El agua constituye el mismo objeto de las necesidades de esos dos seres vivos.  El modo de satisfacer la sed, es bebiendo el agua directamente con su boca u hocico. Esta  es el órgano natural por el que los animales y los hombres beben el agua necesaria para seguir estando vivos.  En este estadio los hombres no se diferencian de los animales en el modo de satisfacer su sed de agua, ya que emplean las mismas partes y el mismo número de partes corporales.

 

 

 

            2.-ESTADIO PRIMITIVO  O MODO DE SATISFACCION HUMANO PRIMITIVO

 

 

            Tomemos el siguiente ejemplo: Una gacela y un hombre primitivo se acercan a un manantial para beber agua. La gacela llega junto a la charca, agacha su cabeza y con su lengua sorbe directamente el agua para satisfacer su sed. El hombre llega al poco junto a la charca, se agacha en cuclillas, y con su mano lleva agua hasta su boca.  Ambos, la gacela y el hombre, tienen por objeto de sus necesidades a la misma agua. Pero mientras la gacela bebe el agua directamente con su hocico, el hombre utiliza otra parte más, su mano, para llevarse el agua a su boca.  Por tanto, ambos necesitan del mismo objeto, el agua, para satisfacer su sed, pero mientras la gacela emplea solamente su hocico , en cambio el hombre usa su mano para recoger el agua, contenerla en la concavidad de la palma de su mano y llevarla hasta su boca..  En este estadio existe diferencia entre el hombre y la gacela  en el modo de satisfacción de la necesidad de agua por los medios corporales que emplean.   El animal emplea una sola parte corporal, el hocico, mientras que el hombre emplea dos: sus manos y su boca.

Por tanto, la diferencia entre animal y hombre a la hora de satisfacer su sed de agua radica en el número y partes que emplea para beber el agua. El hombre emplea dos partes de su cuerpo y el animal una. El animal emplea solamente su hocico, mientras que el hombre emplea sus manos y su boca.

 Hemos de reseñar que el empleo adecuado de sus manos como contenedor corporal externo para contener temporalmente y transportar hasta su boca el agua, supone una evolución de las cualidades neurológicas y motoras del organismo humano. Es decir, supone el aprendizaje técnico del control psicomotriz de la mano para conseguir la concavidad y la impermeabilidad necesarias para contener el agua eficazmente.

Por último también hemos de señalar que el uso de la mano para llevarse el agua a la boca, supone que el hombre no necesita bajar  la cabeza hasta la superficie del agua. Con ello gana altura y campo de visión para su atención alerta ante el mundo que le rodea, sobre todos sus depredadores y congéneres. No hemos de olvidar que en un mundo orgánico donde integramos al hombre con su medio ambiente, los depósitos naturales de agua a los que acuden a beber a diario los animales del entorno  son uno de los puntos de mayor confluencia y coexistencia necesaria de  las especies animales. 

 

 

3.-ESTADIO   HUMANO: EL DESCUBRIMIENTO DE LA UTILIDADES DE LAS COSAS

            Tomemos el siguiente ejemplo, un grupo de hombres caminan por una zona de clima tropical, y al pasar por las cercanías de un riachuelo, deciden ir a beber agua.  En la otra orilla un grupo de monos que sorbía agua  se inquieta y huye, alejándose prudencialmente de los humanos. Estos localizan en los alrededores unas cáscaras de cocos vacías y las usan para llevarse el agua hacia su boca. 

            En este estadio los hombres en vez de beber directamente del riachuelo o desde su mano, usan la cáscara de coco para coger agua y llevársela hasta su boca.  El hombre no modifica la materia y apenas su forma. Ahora se diferencian de los animales no solo en que emplean dos medios corporales en vez de uno , sino que usan un elemento externo natural para beber agua.  En esta fase descubren que la cáscara del coco  le es útil para beber agua. Gracias a  su forma cóncava, su materia impermeable y  tamaño manejable,  le es útil como medio de satisfacción de su necesidad de agua ;  como contenedor que recoge, contiene sin derramarse, y puede acercar fácilmente a su boca para beber el agua en cantidades adecuadas.

           

 

4.1- ESTADIO HUMANO DE LA ELABORACIÓN SIMPLE EN LA FORMA DEL MEDIO DE SATISFACCION.

             Tomemos el siguiente ejemplo: Un león se dirige hacia una charca de agua  para satisfacer su sed. Se acerca hacia el borde del agua, agacha su cabeza para  con su lengua y labios sorber el líquido elemento hacia su hocico.  Unos hombres observan la escena desde detrás de una arboleda próxima al manantial y mientras esperan a que el león se aleje del lugar, arrancan unas hojas verdes de uno de los árboles allí existente. Al poco se acercan hacia la charca, situándose en cuclillas junto al borde, doblan hacia dentro la hoja por su nervio central y su parte posterior la doblan contra la punta, elaborando un objeto en materia vegetal con forma cóncava  que lo utiliza  de  contenedor temporal.  Con la hoja doblada en la mano, recogen agua y se la llevan a la boca para satisfacer su sed.

 

            Ambos, león y hombre, tienen de común el mismo objeto de sus necesidades: el agua, el objeto que satisface su sed. Pero el modo en que uno y otro satisfacen esta necesidad es muy distinto. Mientras el león utiliza su lengua y  hocico como únicos órganos corporales para mediar entre el agua y su sed, el hombre por su parte, usa un elemento natural al que ha modificado su forma, para que le sea útil en el recoger y contener el agua hasta llevársela a su boca.  Este objeto  natural, la hoja de la planta, es un elemento ajeno  y externo a la corporeidad del hombre. Es un elemento natural sobre el que el hombre actúa  del modo siguiente:

En primer lugar, en base a la elección adecuada del tipo superficie y materia de la hoja, la puede  arrancar y manipular  con su manos y llevársela  hasta sus labios sin sufrir lecciones por espinas, sustancias tóxicas...etc.

En segundo lugar, en base a las propiedades de ductilidad y maleabilidad vegetal puede doblar la hoja y dar forma a la concavidad.

En tercer lugar, en  base a la relativa solidez y tamaño de la hoja, puede mantener la forma y contener cierta cantidad de agua.

En cuarto lugar, en base a la impermeabilidad del vegetal puede contener el agua sin que se le escurra entre los dedos.

En quinto lugar, como es un contenedor eventual, después de usarlo lo abandona y la hoja recupera su forma original.

 

Es decir, usa la hoja como un instrumento para mediar entre el objeto de sus necesidades, el agua, y la satisfacción de la misma, calmar la sed. En este caso la mediación que realiza la hoja es la de recoger el agua y contenerla hasta que alcance su boca.  El hombre además utiliza la mano como órgano para realizar las tareas de dar forma adecuada al fin útil de recoger y contener, y los movimientos necesarios para la recogida, transporte y vaciado del agua hasta la boca humana. En este estadio el hombre produce solamente un cambio eventual en la forma de la hoja, sin que por ello modifique su materia vegetal.

 

 

 

 

4.2.-ESTADIO HUMANO: ELABORACION COMPLEJA DE LA FORMA DEL MEDIO DE SATISFACCION.

Tomemos el siguiente ejemplo: en una charca en la temporada seca se concentran diversos animales para beber agua. Mientras beben se acercan un grupo de humanos que con chillidos y arrojando piedras espantan a los sedientos animales. El grupo humano se acerca portando varios objetos que identificamos como contenedores de agua. Estos son unos odres de piel de cabrito. Se sitúan dentro del agua y llenan los recipientes. Al poco abandonan la charca llevándose consigo el agua que contienen en los odres  hasta su poblado.

En este caso los animales satisfacen su sed bebiendo directamente de la charca, mientras que los hombres además de poder hacer lo mismo que aquellos, se llevan consigo el líquido  en sus contenedores para poder saciar su futura sed y la de los otros seres humanos  que no vinieron a por agua.

Mientras los animales no han evolucionado el modo de satisfacer su sed, los hombres se encuentran ahora en un estadio cualitativamente distinto. En esta fase de la evolución técnica de la producción de los medios de satisfacción de la sed de agua, los hombres actúan sobre los objetos externos que la naturaleza le proporciona con actuaciones y modificaciones más complejas, a saber:

En primer lugar para la producción del medio de satisfacción, el odre, supone un estadio donde el hombre ha perfeccionado sus métodos de caza que le permita capturar vivos a los animales o criar animales domesticados como son las cabras.

En segundo lugar, debe seleccionar a un animal joven o de mediano tamaño. Puesto que  los animales de gran tamaño darían un odre muy pesado para su transporte.

En tercer lugar, cuando matan al animal le cortan la cabeza sin hacer ninguna otra incisión para evitar fugas de agua.

En cuarto lugar, despellejan al animal manteniendo integra la piel del mismo.

En sexto lugar, vuelven del revés la piel, la limpian y secan durante un tiempo.

En séptimo lugar, una vez suficientemente curtida, la vuelven del derecho y atan de forma permanente todos los orificios menos uno. Este último orificio al que le ponen un cierre temporal lo utilizan para llenar y vaciar el odre.

De este modo el hombre elabora un contenedor de agua, el odre, que le permite transportar el agua desde la charca al campamento, almacenarla y poder llevársela consigo en sus desplazamientos. Con ello se libera de la determinación diaria que tienen los otros animales de desplazarse en busca de agua, ya que al poder almacenarla en los odres puede subsistir durante un tiempo bebiéndola sin tener que desplazarse hasta los abrevaderos.  También le supone garantizar ciertas reservas para los períodos de sequía o desplazamientos por zonas con poco agua. La elaboración del odre refleja la conciencia que tenían los hombres de la necesidad futura de agua para la vida del poblado.

En este estadio, el hombre partiendo de la materia y forma que le proporciona la naturaleza en forma de piel de cabrito muerto, elabora un odre para transportar y almacenar agua.  Los procesos técnicos que el hombre emplea para elaborar el odre afectan fundamentalmente a: Forma de matar  y despellejar al animal; limpieza  y curtido de la piel; cierre y estanqueidad de los orificios de patas, ano y cuello; elaboración de un cierre eventual o tapón de llenado y vaciado. 

 

 

5.- ESTADIO HUMANO MODERNO: PRODUCCION COMPLETA DEL MEDIO DE SATISFACCIÓN.

 

Tomemos el siguiente ejemplo, en un paisaje parecido a de la sabana africana actual, un grupo de humanos se dirige hacia una charca que en época de sequía aún conserva una notable cantidad de agua.  Llegan a la orilla, espantando a los animales que allí abrevaban, toman posición en uno de los márgenes, y llenan de agua las ánforas que traían consigo. Al rato regresan hacia su poblado portando consigo los contenedores con el precioso líquido para ser puesto a buen recaudo en sus campamentos. De este modo los habitantes de ese poblado tienen contenida, en la media docena de ánforas que poseen,  suficiente agua para sus necesidades durante un par de días.

En esta fase, los animales siguen satisfaciendo su sed teniendo que acudir a diario a beber con sus hocicos en  los abrevaderos, mientras que el hombre ha elaborado unos contenedores de agua, las ánforas de arcilla, que les permiten recoger, transportar y almacenar el agua necesaria para un cierto tiempo.  Es decir, los hombres producen con su trabajo de alfarero, a partir de  la arcilla, una vasija de barro cocido,  un valor de uso  que le es útil para contener agua. Han tenido que conquistar el conocimiento de las propiedades de  tierras y arcillas, de las técnicas y utensilios del modelado y del dominio del fuego para la cocción del barro.  Como proceso de desarrollo tecnológico  necesario para poder producir contenedores de arcilla en forma  de ánforas, cántaros...etc.  , donde  almacenar  agua vital para sus necesidades diarias

En este estadio, el hombre crea formas propias y modifica esencialmente la materia prima que le proporciona la naturaleza. La tierra con sus minerales y el agua forman una mezcla compacta en su estado natural y son separadas a través de los procesos de secado al sol o a través del calor del fuego. Es cierto que ese proceso también lo realiza la propia naturaleza, pero el hombre actúa intencionadamente con un fin que persigue de antemano sobre la arcilla, y acelera con el uso del fuego el proceso de secado. Ganando en  calidad técnica que le permite mejorar la impermeabilidad de la arcilla, la rigidez y fortaleza del contenedor, elegir el tamaño de las piezas,  mejorar el sabor del agua y mantener fresca la temperatura de la misma.

 Las formas, tamaños y materiales de los diseños son muy variadas y han ido evolucionando adecuándose a la aparición de nuevas necesidades que demandan a su vez la producción de nuevos medios de satisfacción,  y por supuesto, a la herencia estética de las distintas culturas. No está demás  señalar que  la  enorme riqueza estética y funcional acumulada   a lo largo del desarrollo social del hombre,   refleja la constante y persistente  necesidad de esta clase particular de objetos contenedores  en la vida de los seres humanos.

A lo largo de la historia los modos de satisfacer la sed de agua se han diversificado y especializado De una  parte, el objeto de la necesidad, el agua, se ha diversificado, consumiéndose nuevas clases, (aguas minerales, gasificadas,..etc.)  y mezclas con otras sustancias( refrescos, bebidas con zumos..etc.). Por otra parte  los medios de satisfacción, los contenedores,  han multiplicado la forma y los materiales para adaptarse a las exigencias de las nuevas variedades de contenidos acuosos   (botellas  de cristal y plásticos, tetrabriks de cartón y plásticos, latas de aluminio etc.); para adaptarse al transporte o al almacenaje (garrafas, cisternas, bidones, aljibes...etc.),  al uso individual o colectivo ( botellas, cantimploras, o depósitos municipales )  , para la refrigeración, cocción  o evaporación del agua,( plásticos, aluminio o acero inoxidable) a la estética del momento, a las posibilidades de los nuevos materiales…etc.

Hoy en día, en la mayoría de nuestros hogares disponemos de agua corriente de depósitos cercanos y/o envasados en botellas en nuestro refrigerador, de la que cogemos la que necesitamos para llenarnos un vaso y nos la bebemos para aplacar nuestra sed. Al menos es así para los hombres y mujeres de las sociedades desarrolladas de este siglo XXI; rara vez usamos nuestras manos o directamente nuestra boca para beber agua, al menos que vayamos al campo de paseo o para el aseo bucal. Por contrapunto con lo anterior,  aún existen millones de  seres humanos que viven en aquellos lugares donde  conseguir agua diariamente sigue siendo una lucha dura y costosa, que  determina su precaria existencia en este planeta.  Estos seres humanos viven determinados por la lucha diaria por la consecución  del objeto de una  necesidad básica: el agua. Se asemejan a los animales salvajes puesto  y la muerte por sed o enfermedades derivadas de consumir agua en malas condiciones se cobran anualmente millones de seres humanos.

Es cierto que la humanidad ha conquistado un cúmulo de avances tecnológicos proporcionándonos la mediación de numerosos instrumentos técnicos y procedimientos científicos  desde la extracción y producción, almacenamiento, transporte de agua potable de gran calidad hasta  el consumo su final.  Estos medios constituyen pasos de progresos  en el camino de la evolución de los modos de satisfacción de las necesidades básicas de agua y ha mejorado la salud humana en general. Pero también es cierto que el agua siempre ha sido un bien natural necesario para todos pero a los que todos no pueden acceder. El problema no es nuevo ni nuevo la necesidad, pero a pesar de toda la tecnología y ciencia actual,  una parte de la humanidad sigue muriendo de sed.   Por eso el agua potable constituye una de las riquezas naturales fundamentales que  determinan las condiciones pasadas, presente y futuras de la existencia de cualquier asentamiento humano y de las relaciones económicas y políticas entre las sociedades.

 

 

                                   Juan García Falcón

 

Licenciado en Filosofía y Diplomado en Profesor de Educación General Básica.

Miembro fundador y colaborador actual del Centro de Estudios Kart Marx.

 

                                   Las Palmas de Gran Canaria  a 10 de Diciembre de 2004

 

VOLVER A PORTADA