Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Comunidades de la Caverna

Philo-Chat News-filosofía

Los diarios de Lem

 

LA PERLA DE CÓRDOBA (fin)

 

Carlos Montuenga.

Julio de 2008                                                                                          

 

 

        Esta ciudad me atrae de un modo extraño. He pensado en marcharme lejos, pero al final no me decido. Es como si una fuerza desconocida me retuviera aquí, algo indefinible que parece estar en todas partes. A veces, puedo sentirlo vibrar en el aire luminoso de la mañana, cuando sobre el rumor de sus fuentes se eleva la llamada a la oración de los muecines. Otras, lo veo brillar por un instante en los ojos negros de alguna muchacha, que me mira con curiosidad por encima del velo y luego se apresura a seguir su camino sin volver la vista.

       Ninguna ciudad de las que he conocido se parece a ésta. Córdoba es muchas cosas a la vez. Encrucijada de caminos, lugar donde se encuentran viajeros venidos de tierras lejanas y  fieles que se purifican antes de la oración, junto a los muros de su grandiosa mezquita. Es la quietud de mil rincones escondidos, donde el tiempo parece a punto de detenerse, pero también la animación de sus plazas y mercados. El bullicio del zoco es algo indescriptible; me gusta dejarme arrastrar por la multitud que va de un lado para otro como un enjambre ruidoso, deambular indolente entre mujeres, esclavos con grandes cestos, viejos desdentados que revuelven con descaro las baratijas expuestas por los artesanos. A veces, me detengo a escuchar los chismes que circulan por los corrillos y observo de reojo a mercaderes orondos de manos enjoyadas, y a esclavas que discuten a gritos con los vendedores, mientras manosean las aves colgadas de grandes ganchos o los higos y dátiles traídos de al Magrib.

       Al anochecer, la ciudad me hace pensar en un laberinto misterioso donde nada es lo que parece. Las lámparas de aceite proyectan mil sombras extrañas por las esquinas, y las calles se enroscan a paredes y torrecillas blancas con ventanucos cubiertos de celosías.

 

 

 

        Sehr-es-Krimm me ha enviado varios mensajes a los que no he contestado. Más de una vez me ha parecido que se encontraba muy cerca de mí, atenta a mis movimientos. Sé que está impaciente por volver a verme, pero yo prefiero ignorarla. Cuando nos conocimos aquella mañana en el taller de los orfebres, ella se dio cuenta enseguida de que mi aspecto vulgar era sólo una apariencia. Debo confesar que, en algún momento, sus grandes ojos me hicieron perder la cabeza y no supe resistirme al placer de abrazarla. Aún no he podido olvidar las sensaciones que me asaltaron mientras mis manos recorrían la tibia suavidad de su piel. Debía haber previsto lo que sucedió entonces. Comprendo que cometí una grave imprudencia al provocar una alteración tan visible en mi apariencia humana. Si los superiores llegaran a enterarse de lo ocurrido, no tengo la menor duda de que me expulsarían sin la menor contemplación, pero ¿cómo van a saberlo? llevo mucho tiempo perdido y las señales que consigo captar son ya muy débiles. En estas condiciones, tengo pocas probabilidades de encontrar alguna trayectoria segura. Lo curioso es que la idea de que quizá el regreso es imposible, me inquieta cada vez menos. Tal vez, este mundo extraño  se está convirtiendo en algo mío.  

 

 

       Ayer, cuando volvía al taller después de cumplir unos encargos que me habían ordenado los artesanos, oí a alguien pedir auxilio. Apresuré el paso y, al doblar la esquina, vi al final de un callejón empinado a un hombre de baja estatura que gritaba, mientras dos individuos intentaban sujetarle. Aunque estaba mediado el día, no había nadie más en aquel lugar sombrío. Estaba pensando en irme de allí, cuando observé que uno de los hombres blandía un enorme cuchillo. No podía quedarme impasible presenciando aquello, pero me encontraba demasiado lejos para intervenir. Entonces, sin pensármelo dos veces, cogí impulso y me elevé por el aire, lanzándome calle arriba. Pero con la excitación del momento, calculé mal mis fuerzas y fui a caer sobre el grupo con tanta violencia, que todos rodamos por el suelo. El hombrecillo quedó tendido, mientras que sus asaltantes, dos individuos de tez tostada por el sol, cubiertos con túnicas llenas de mugre, no tardaron ni un momento en incorporarse y se quedaron observándome, como si no lograran entender de dónde diablos había salido yo. Pero en seguida, empuñaron sus dagas y saltaron sobre mí, gritando como salvajes. Entonces, su sorpresa debió superar todo lo imaginable cuando, con un simple empujón, los hice rodar de nuevo por el suelo. Se miraron entre ellos con gesto incrédulo y escaparon corriendo callejón arriba.

       El hombrecillo recuperó el sentido cuando le empapé la cara en una fuente cercana. Abrió los ojos y me miró con sorpresa, mientras se palpaba el cuerpo como si quisiera asegurarse de que estaba entero. Luego, dijo con voz temblorosa:                                                                            -¿Qué ha pasado? ¿Quién eres tú?

-Señor, estabais en un grave aprieto y pensé que debía ayudaros.

-¿Y dónde están los truhanes que querían robarme? –dijo él, mirando con inquietud a derecha e izquierda.

-Salieron huyendo -respondí.

-¿Tú solo pusiste en fuga a esos dos desalmados? Me has salvado la vida muchacho. ¡Que el Cielo te colme de bendiciones! ¿Cuál es tu nombre?

-Me llamo Lem señor; soy aprendiz del maestro joyero.

- Ah, sí…creo que  te he visto alguna vez en el taller. Yo soy Isaac Ben Guriol, un buen amigo del viejo maestro. Nos conocemos desde hace muchos años y le visito con cierta frecuencia.

-¿Estáis bien señor? – pregunté.

 -Bueno, al menos estoy vivo –respondió él, sacudiéndose el polvo de su túnica- , pero te ruego que me acompañes hasta mi casa. Gracias a tu intervención, esos dos se han quedado con las ganas de desplumarme, y no creo que vuelvan a intentarlo mientras te vean conmigo.

 

 

 

       Después del incidente del callejón, he visto a Ben Guriol en varias ocasiones. Ayer me presenté en su casa, cuando la tarde empezaba a declinar, para entregarle un encargo del taller. Al verme aparecer en el zaguán, me cogió amablemente por el brazo y me condujo al interior. Está claro que me ha tomado afecto. Además, tengo la impresión de que le intrigo; seguro que le gustaría averiguar unas cuantas cosas sobre mí. Es un hombre a quien pesan ya los años, pero conserva en la mirada ese brillo propio de quienes sienten una gran curiosidad por todo cuanto les rodea.

       Pasamos al patio de la casa y nos acomodamos junto a una gran higuera de tronco retorcido que crece cerca del pozo. Al poco, aparecieron varios criados llevando bandejas de plata repletas de manjares: pichones aderezados con hierbas aromáticas, pastelillos de calabaza y almendras, dulces de queso, frutos secos y cerezas traídas de Granada. 

 Mientras dábamos cuenta de aquel festín, Ben Guriol me preguntó si llevaba mucho tiempo trabajando con el maestro joyero, y se interesó por las razones que me habían llevado hasta Córdoba. A medida que hablábamos, pude percibir cómo su afán por hurgar en mis asuntos iba en aumento, así que opté por responderle con vaguedades. Eso tuvo el efecto de excitar más su curiosidad, pero al final se debió cansar del juego y terminó hablando de sí mismo. Me contó que en su juventud se dedicó al estudio del Talmud. Luego viajó sin rumbo fijo por varias ciudades de al Andalus, trabajando en los oficios más dispares. Vivió algún tiempo en Almería, donde conoció a Maimonides, un joven filósofo, con quien llegó a trabar gran amistad. Años después, consiguió amasar una importante fortuna. Se estableció en Córdoba donde se casó y formó una familia. 

        Las sombras se iban alargando y los criados empezaron a encender lámparas de aceite. Ben Guriol llevaba un rato en silencio, con la mirada perdida en el vacío, cuando algo aleteó sobre nuestras cabezas. Mi anfitrión dio un respingo y estuvo a punto de caerse. A pocos pies de nosotros, un cuervo de gran tamaño agitaba las alas observándonos en actitud desafiante. Me levanté para ahuyentarle y el pajarraco alzó el  vuelo, describió varios círculos en el aire y fue a posarse en una rama de la higuera mientras graznaba como un condenado. Ben Guriol había empalidecido. Se pasó una mano por la frente con gesto cansado mientras decía:

-Me he asustado de un simple pájaro. Debe ser que me estoy haciendo viejo. El tiempo pasa deprisa, muchacho, y el vigor de la juventud se escapa con él. Las ilusiones se van apagando y empezamos a sentir el zarpazo de la soledad. Hace unos años murió Sara, mi esposa, y entonces sentí en mi interior un terrible vacío. Pasé días muy amargos, pero tuve la fortuna de contar con el apoyo de buenos amigos que me apreciaban, como el poeta Alfaraquí. Él me animó a que saliera del encierro, que yo mismo me había impuesto, y frecuentara su casa, donde solía reunirse con filósofos y artistas. Allí coincidí en varias ocasiones con Averroes, uno de los hombres más sabios que he conocido.      

-Señor, se dice en la ciudad que Averroes  fue recluido en Lucena por mandato del califa Abu Yusuf Yaqub. ¿Es eso cierto? -pregunté.

-Así es. Averroes es un profundo conocedor de la filosofía de Aristóteles, el más grande filósofo de la Antigüedad.

-¿Y sólo por eso fue desterrado? -respondí.

-Ya veo que no sabes nada de ese asunto, Lem. Las obras de Averroes contienen opiniones que algunos consideran una afrenta a las enseñanzas del Islam. Por eso sus libros han sido prohibidos. Intentaré explicártelo con un ejemplo: Averroes afirma, de acuerdo con la filosofía aristotélica, que Dios sólo conoce las formas universales, no a los individuos sensibles, por cuya suerte se desinteresa. Para  los musulmanes, una afirmación como esa es inaceptable.

-Pero entonces ¿Averroes reniega de su religión? -dije yo.

-Verás Lem, él afirma que la filosofía no está en contradicción con  la fe; sin embargo cada una se expresa por medio de lenguajes diferentes. Para que puedas entenderlo mejor: el Corán se dirige a todos los hombres, pero se pueden hacer de él distintas interpretaciones de acuerdo con la capacidad de cada cual. Así pues, las deducciones de los sabios, basadas en la demostración, no tienen por qué estar en contradicción con los argumentos de los teólogos ni con las creencias del vulgo. En fin, se ha hecho ya muy tarde y me siento fatigado. Vuelve por aquí otro día, muchacho, y si quieres, haré lo posible por aclararte más todo esto.

 

 

 

       Esta mañana, la ciudad se despertó adornada con sus mejores galas y la gente se agolpaba en plazas y calles en medio de un gran alboroto. Se diría que no quedaba ni un alma en las casas, los baños, las mezquitas, los talleres de los artesanos…  Nadie, ni los más ancianos querían dejar de presenciar la comitiva del califa Abu Yusuf Yaqub, quien se disponía a atravesar la ciudad de paso hacia su palacio de Sevilla. Contagiado por aquella explosión de júbilo, me dejé conducir por la muchedumbre hacía una de las plazas principales y, a eso del mediodía, en medio del retumbar ensordecedor de los tambores, vi pasar al califa rodeado de su guardia almohade. Abu Yusuf, avanzaba con gran majestad a lomos de un soberbio caballo negro, cuya  gualdrapa, reluciente como el oro, barría el suelo cubierto de flores.¡Allah Akbar! ¡Dios es grande! -gritaba la multitud enfervorizada- ¡Larga vida al vencedor de los infieles!

       Cuando el ambiente se serenó y el gentío empezó a dispersarse, me fijé en una muchacha alta, situada al otro lado de la calle, que no dejaba de mirarme. La joven iba acompañada por una mujer entrada en años. Se acercó a mí y sonrió con timidez, mientras decía:

-Tú eres Lem, el extranjero que trabaja en el taller de orfebrería.

-¿Me conoces? -respondí asombrado.

-Soy hija de Isaac Ben Guriol y cuido de él desde que enviudó. Padre me ha hablado mucho de ti; dice que te debe la vida. Demostraste un gran valor al enfrentarte a esos hombres que querían robarle. Padre está siempre con la cabeza en otra parte, y ese día cometió el error de meterse por  la parte más solitaria de la ciudad, sin pedir a ningún criado que lo acompañara. No sé qué habría sido de él, si tú no llegas a intervenir. Esos ladrones son gente sin escrúpulos, ¿no temes que vayan tras de ti para vengarse?

-Pues… la verdad, dudo mucho de que lo hagan y confío en que no vuelvan a molestar a tu padre –respondí-. Pero dime, ¿cómo me has reconocido? ¿Nos hemos visto alguna vez?

La joven se ruborizó. Bajo una cinta bordada con hilo de plata, sus ojos azules brillaban como dos zafiros. Iba vestida con una ligera túnica blanca ceñida a la cintura, que acentuaba la esbeltez de su cuerpo.

-Te vi la otra tarde desde una ventana, mientras hablabas con padre en el patio de casa -dijo en un susurro-. Y ahora debo marcharme.

-Espera, aún no me has dicho tu nombre.

-Me llamo Jezabel.

-Jezabel, yo quisiera… me gustaría que… ¿Cuándo puedo volver a verte?

Ella volvió a  ruborizarse y bajó la mirada. La mujer que la acompañaba se acercó y me hizo un gesto de complicidad. Luego dijo:

-Vamos señora, se hace tarde, vuestro padre os espera.

 

 

 

       Desde hace unas semanas, me siento muy extraño. Nunca había sentido nada igual. Siempre estoy distraído y no consigo centrarme en lo que hago. El otro  día, mientras limpiaba el horno en el taller de los orfebres, rompí una vasija llena de un líquido corrosivo que emplean allí para dorar la plata. Al ver el estropicio, salí corriendo a coger una tinaja de agua para verterla sobre el líquido y, con la precipitación, tropecé y le eché el agua encima a Hafid, el oficial del taller, que se había acercado al oír el ruido de vidrios rotos. Hafid quedó empapado hasta los pies. Se puso como loco y me lanzó una retahíla de insultos, amenazándome con los puños.

       Después de lo ocurrido, no puedo volver por el taller. Me paso el día vagando por ahí, sin rumbo fijo. Prefiero no pedir ayuda a Ben Guriol. Él ignora que me veo con su hija y es mejor no complicar las cosas, bastante confundido estoy ya con todo esto.  La verdad es que yo mismo no consigo entender lo que me ocurre con Jezabel. En el fondo, ¿qué puede ella importarme? Sin embargo, sólo pienso en verla; me paso el día contando las horas que faltan para que anochezca y volvamos a encontrarnos. Lo más sorprendente, es que cuando la besé por primera vez no sentí ninguna alteración, ni la más mínima sacudida. Vamos, como si aquello que estaba haciendo fuera para mí lo más natural del mundo. Sin duda, ella debió creerlo así, porque se abrazó a mí con tanto ímpetu que casi no me dejaba respirar. Y eso que me había parecido tan tímida y pudorosa… pues de pudorosa nada, es  ardiente como el viento del desierto.

 

 

       Esto se está complicando más allá de lo imaginable. Ayer, cuando vi a Jezabel, todo estaba en calma. El sol se había ocultado ya  tras la torres de Córdoba y, como otras veces, nos habíamos encontrado en secreto bajo los álamos, cerca del río. La brisa temblaba en las hojas de los árboles, y el bullicio alegre de los pájaros se imponía a los rumores lejanos. Entonces me pareció que Jezabel se estremecía.

-¿Qué te ocurre? –le pregunté.

-No lo sé, he sentido algo muy extraño, como si me rozara un soplo helado.

  En ese momento se oyó muy cerca un graznido y ella se aferró a mí.

-¿Has oído eso Lem?

-Sí, no temas, es sólo un cuervo. Parece que abundan en esta ciudad. 

-¡Lem! -gritó ella- ¡Hay alguien detrás de los árboles!

Me volví y pude ver la silueta borrosa de una mujer que surgía entre los álamos y se aproximaba a nosotros. El  velo negro que la cubría sólo dejaba al descubierto sus ojos.

-No esperabas verme aquí, ¿verdad? Supongo que soy inoportuna -dijo con sorna.

Aquella voz…no lo podía creer ¡era Sher es Krimm!

-Vaya, vaya, muchacho, por lo que veo ya eres capaz de abrazar a una mujer sin empezar a brillar como una luciérnaga. No se puede negar que aprendes muy deprisa –añadió, escupiendo las palabras .

-¿Pero…quién es esa mujer, Lem? ¿De qué está hablando? -balbució Jezabel, que se había quedado tan pálida como la manteca.

-¡Silencio estúpida! –gritó la aparecida- ;y luego, clavando en mí sus grandes ojos, añadió en tono amenazador:

-Te lo advierto Lem: apártate de ella, o te juro que lo vas a lamentar.

Y dicho eso, dio media vuelta y desapareció entre la bruma.

 

 

         Sher es Krimm  es capaz de todo si no me doblego a sus deseos. Desde luego, podría eliminarla; nada sería tan fácil, pero no sé… no me acaba de gustar la idea; bastante he transgredido ya el reglamento, como para saltarme ahora alegremente la norma más importante. Además, ahora nada me retiene aquí ¿para qué voy a complicar más las cosas?

         Jezabel ya no es la misma. Claro que ¿a quién podría sorprenderle eso? Aquel encuentro junto al río, habría bastado para trastornar a cualquiera. A veces, parece como si todo volviera a ocurrir ante mis ojos: Sher es Krimm se había apartado de nosotros tras amenazarme, y Jezabel estaba junto a mí, rígida como una estatua, incapaz de pronunciar palabra. Pensé entonces que el terror se había adueñado de la pobre muchacha y cogí sus manos, deseoso de infundirle ánimo. Pero ella me apartó con brusquedad y se quedo mirándome de un modo extraño. Nunca la había visto así. Sus ojos azules fulguraban, lanzándome saetas envenenadas. Lo peor llegó cuando, por fin, recuperó el habla: de su boca comenzó a brotar un verdadero torrente de reproches. Dijo que yo no era más que un farsante, me acusó de ocultarle mi relación con aquella mujer…  Hice lo posible por tranquilizarla, pero sólo conseguí enfurecerla aún más. Estalló en un mar de lágrimas y se alejó corriendo sin atender a mis razones. El lugar se quedó solitario y una gran luna amarilla empezó a elevarse sobre el río. Me recosté sobre el tronco seco de un álamo caído y permanecí allí hasta el amanecer, acompañado por el coro monótono de las ranas.

            Esta ciudad ya no ejerce ningún poder sobre mí. Es hora de olvidarlo todo. Mañana mismo me voy de aquí para siempre; cuanto más lejos, mejor.

 

VOLVER A LA PORTADA