Portada

Artículos y fuentes Actividades-aula

Arte y Filosofía

Hª de la filosofía

Imaginario filosófico

Libros- reseñas

Entrevistas, links,noticias,...

Comunidades de la Caverna

Philo-Chat News-filosofía

 

 

           Los  siete  contra  Tebas  y   Las  Fenicias,   dos  formas   de   ver   la   tragedia.[1]

 Julio de 2003

                                                                                                Por:  Jorge   Ordóñez-burgos.

 

                                                                       “Terribles   son   para   las  mujeres   los   partos

                                                                           acompañados   de   dolores;  y,   sin  embargo, 

                                                                           todo   el    género     de    las   mujeres   ama   a

                                                                           los   hijos.”

 

                                                                                     Eurípides,   Fenicias,  355-358.                                                                      

 

 

 Las   variaciones  que  fueron  dándose   dentro  de   la   tragedia   griega   entre   el  siglo  V   y  el  IV   a.C.  pueden   notarse   de  alguna  forma   en   ciertos  elementos   que  componen   la  dramaturgia  helena,  entre   ellos  debemos  mencionar:   la  estructura  del  relato,   la  dinámica  de  los  diálogos  de    varios  pasajes ,   el  intercambio   de   palabras   dentro   de    diversos  escenarios   compuestos  por  los  autores,   o   el  papel  del  coro,  entre  otros.   Todas   estas  partes,  y  otras  más,   nos  llevan   a   reflexionar

 

sobre  el  cómo  veían   los  griegos  la  tragedia.   Analizaré   un  par  de  piezas,  ambas  versan  sobre  el  mismo  tema:   el  sitio  de  la  ciudad  de   Tebas  por  parte  de  Polinices    y  la  defensa  de   la  plaza  por   Eteocles.   El  episodio   fue  narrado  por  Esquilo  y  por  Eurípides[2];   ambos  relatos   están  separados  por  un  lapso   temporal  de  setenta  años  aproximadamente.  La  historia    que  se  cuenta  fue  tomada  del  ciclo  épico griego.   Este  se   integraba  por  un  ciclo  troyano,   compuesto  por  Cipria,   Aethiopis,   Pequeña  Ilíada,  Iliupersis,  Nostoi  y   Telegonía; y  formando  parte  de   dicho   ciclo  un capítulo  dedicado    a   Tebas,  dentro  de  este   estaba  contenida   la   Tebaida.  Pieza   de    donde  se  inspiraron  nuestros  dos   poetas. A  continuación  se  verán  las  particularidades  de  cada  tragedia.

 

Los  siete   contra  Tebas.

Sabemos    que  originalmente  se  representó  en  el  año  467  a.C.,  que  era  parte  de  una  trilogía    cuyas  dos  primeras  partes  eran:  Layo  Edipo,  ninguna  ha  llegado  hasta  nuestros  días.  De   igual  forma,   el   conjunto  se  completaba  con  un  drama  satírico  denominado  La  Esfinge.    En  la  obra  aparecen  los  siguientes personajes:  Eteocles,   un  explorador  del  ejército  tebano  que  hace  las  veces  de  mensajero;  además  de  él,  se    encuentra  un  heraldo,  Antígona,  Ismene    y  un  coro  de  jóvenes  tebanas. 

 

 El  comienzo    de  la  obra  se  desarrolla   en  el  ágora  de  Tebas,  mientras  Eteocles  se  dirige  a  su  pueblo.   Eteocles  se  dedica  a  exponer  el  conflicto  bélico  que  está  a  punto  de  desatarse (1-30),  su  discurso  termina  con  la  exhortación   a  los   ciudadanos  para  que  se  sumen  a  la  defensa  de  la  ciudad.   “Llenad    los   parapetos! ¡Permaneced  firmes   en  los  terrados   de  las  torres   y   resistid   con  valor  indomable,  junto  a  las  puertas  sin  temer  demasiado  a  la  turba  extranjera.   La  deidad   hará  que   acabe   todo  bien.” [3]    El  monólogo  de  Eteocles  contrasta    con otro  monólogo   de   un  explorador,  enviado  suyo  (39-68) ,  que  anuncia:   “Siete  héroes,  valerosos  caudillos,  degollaban  un  toro,  dejando  que  la  sangre  fluyera  sobre  un  negro  escudo;  y,  con  sus  manos  tocaban  la  sangre  del  toro,    por  Ares,   por  Enio   y  por  Fobo  sediento  de  sangre,  juraron   o  bien  destruir  nuestra  ciudad 

y  saquear    con  violencia  esta  ciudad  de  los  cadmeos,  o  morir   y  regar  con  su  sangre esta  tierra.”[4]

 

Eteocles  suplica  a  los  dioses   le  concedan  la  victoria:  “…no  arranqueis  de  raíz  ,  destruida  por  el  enemigo,  a  una  ciudad  [que  habla  igual  lengua,  y  sus  casas   dotadas  de  hogar]…”[5]  Su  petición  es  corta  (69-78)  y  después   de   hacerla  sale  de  escena,   dando  lugar  a   una  larga  serie  de  lamentaciones     por   parte   de  las  mujeres   de   Tebas  (79-180).   Cuestionan:   “¿Traicionarás  tú   que  eres  antiguo   habitante  de  nuestro  país,  Ares,  a  tu  tierra?[6]  Suplican  desesperadas:   “¡Y  tú  Ares  -¡ay,  ay!-,  guarda   a  la  ciudad    que   recibió  su  nombre   de  Cadmo  y  claramente  vela  por  ella”[7] .     Continúan  diciendo:   “…  no   traiciones  [dirigiéndose  a  las  deidades  a  las  que  está  consagrada  Tebas]  a  nuestra  ciudad   sumida  en la  guerra  a  ser  atacada  por  un  ejército  de  lengua  distinta[8].”

 

Una   vez  más  entra  en  escena  Eteocles,  pero   ahora  establece  un  diálogo  bastante  interesante   con  el  coro  de  tebanas (181-203).   Empleando  palabras  enérgicas  hace  que  controlen  su  histeria:   “Os  pregunto,  criaturas  insoportables,  ¿Es  lo  mejor  eso, lo que  salvará    a  la  ciudad   y  dará  ánimo   a  un  ejército   que  está  sitiado?  ¿Andar  gritando   y  vociferando  postradas  ante  estatuas  de   dioses  que  son  protectores  de  nuestra  ciudad?[9]

“…la  mujer,  cuando  es  dueña  de  la  situación,  tiene  una  audacia  que  la   hace  intratable;  y,  en  cambio,  cuando  es  víctima  del  miedo,  constituye  un  peligro  mayor  para  su  casa   y  para  su  pueblo”.[10] El   coro  se  lamenta  de  nuevo  (204 – 215 220 - 222).  Aquí  se  da  un  intercambio  de  palabras   en  donde  queda  claro  el  papel  de  Eteocles   como  rey  de  Tebas,  como  guerrero  y  como  hombre   concentrado  en  el  terreno  de  batalla: 

 

Coro:   “…  hay  un  dicho  que  afirma  que  abandonan  los  dioses  una  ciudad  que  es  conquistada.” [11]

 

Eteocles:   “La  obediencia  al  mando  es  la  madre  del  éxito  y  las  esposa  del  salvador.”[12]  Eso  es  una  cosa  de  hombres,  el  poner  por  obra  sacrificios  y  oráculos  cuando  están  preparando   una    tentativa  contra  el  enemigo.  Lo  tuyo  es,  en  cambio,  callar  y  quedarte  metida  en tu  casa.”[13]

 

 

 

 

El  diálogo  Eteocles-coro  se   da  de   forma  más  severa    para  dar  pie    a   la     manifestación   de  mayor  colaboración   por  parte  de  las  tebanas.  (234-286).   Este   pasaje  culmina  así: 

 

Eteocles:   “¡Calla,  desgraciada!   ¡No  asustes  a  los  nuestros!

 

Coro:   “Callo.   Con  otros  sufriré  mi  destino”.[14]

 

Viene   después  un  pasaje  (287-369) en   donde  el  coro  profiere  lamentos,  estos  se  distinguen  por  tener  un  tenor  distinto  a  los    anteriores.    Un  mensajero[15]  llega  y   comienza  a  narrar  los  pormenores  del  sitio (375-417)[16],   Eteocles   entabló  diálogo   con   el   mensajero     y   señaló  a  cuáles  guerreros  designaría   para  contrarrestar  el  ataque  de  Polinices.  Posteriormente,  un  diálogo  entre   el  coro   y  Eteocles  nos  permite   ver  cómo  las  mujeres  tebanas   intentan  convencer  a  su  rey  de  no  combatir:

 

Coro:  “…  la   muerte  de  los  hermanos  que  entre  ellos  se  matan  así,   con  sus  propias  manos…..,  no   existe  vejez  de  esta  mancha.

 

Eteocles:  Si  hay  que  soportar  la  desgracia,  sea  al  menos  sin  deshonor.”[17]

 

El  coro   insiste  en  su  intento:

 

Pero  no  te  apresures   [suplica  a  Eteocles]   .   Tú   no  serás     llamado  cobarde,  si   censuras  indemne   tu  vida.   La  Erinis,  de  negra  égida,   saldrá   de  tu  casa,  cuando  de  tus  manos  acepten  los  dioses  un  sacrificio.”[18]

 

“Pero   quieres  segar  la  vida  de  tu  propio  hermano?

 

 

Eteocles:  Nadie  puede  evitarlas,   si  los  dioses  envían  desgracias”  [19]

 

De   719   a  791   el  coro  se  dedica   a   cantar   una  serie  de  estrofas  en   donde  se  narran  las  desgracias   que  sufren   los  que  pertenecen   a  la   estirpe  de  los  cadmeos,  lamentando  una  y  otra  vez  la  desgracia  que  los   persigue.     Hay  un  frgamento  que  destaca  por  su  belleza:

Cual  mar  de  desgracias   empuja  sus  olas:   cuando  cae  una,  levanta  otra  de  triple   garra   que  rompe   rugiendo   en  torno   a  la  popa  de  nuestra  ciudad.   Y  en  medio  de   esta  torre  en  un  corto  espacio   tiende  su  defensa.   Temo  que  nuestra   ciudad  sucumba   a  la  vez   que  sus  reyes."[20]

 

Después  de  este  pasaje  viene  la  tradicional  entrada  del  mensajero  de   tragedia  griega,   trae  una  nueva   que  demolerá  a  los  habitantes  de  Tebas:   los  sitiadores  han  sido  vencidos,  Tebas  permanece  libre,  pero  hay  una  dificultad:  

 

“….  A  un  tiempo  se  mataron   con  sus  manos  hermanas.

     La  ciudad   se  ha  salvado;   en  cambio,  de  ambos   reyes  de  idéntica  semilla,  la  sangre   ha   bebido  por  la  tierra  por  la muerte   que  entre  ellos  se  han  dado.”[21] 

 

Este   fragmento  marca  el  final  de  un  interrogatorio   que  el  coro  le  ha  hecho  al  heraldo.[22]   Entre  los   versos  820-946    el  coro   se  dedica  a  resaltar   las  pasiones   que  estuvieron  presentes   en   el  combate  entre  Polinices  y  Eteocles.    “¡Amargo   ha  sido  el  libertador   de  sus  querellas,  el  extranjero  del  Ponto   sacado  del   fuego,  el  hierro   buido;     amargo  también  el  cruel   partidor  de  herencia,  Ares,  al   hacer   aquella  antigua  maldición  paterna.”[23]

 

Las  hermanas   de  los  combatientes  se  dedican  a  lamentar  la  muerte    de  ambos   y  el  destino  negro  que  le  ha  tocado  enfrentar  a  su  estirpe  (953-1004).  Ismene   señala:   “¡Ay!   ¡Estaban  posesos   por  la  deidad  que  ciega  la  mente![24]   Posteriormente,  un  heraldo   llega  para  anunciar  aquello     que  ha  determinado  el  Consejo  del  Pueblo  de Cadmo  (1005-1026).  Comunica  que:   “…  a  este  cadáver  de  Polinices,  se  ha  decretado   arrojarlo  afuera  y  dejarlo  insepulto  como  botín  para  los  perros..… (1013-1015)”   Esta  decisión  se  ha  tomado  porque  Polinices  “Los  ofendió  [a  los  dioses  protectores  de  Tebas]   Al  lanzar  al  ataque    un  ejército  de  gente  extranjera  con  que  intentaba  conquistar   la  ciudad.” [25]  Como  reacción  Antígona  entabla  un  diálogo   con   el  heraldo  en  donde  desafía   los  decretos  y  afirma  que  sepultará  a  Polinices   sin  importar  las  represalias: 

 

Antígona:   “Pues  yo  les  digo   a  los  gobernantes  de  los  cadmeos   que,  si  ningún  otro  quisiera  ayudarme   a  enterrarlo,   yo  lo   enterraré     y  arrostraré   el  peligro   de  dar  sepultura   a   mi  hermano,   sin  avergonzarme    de  mi  resistencia  desobediente  a  los  que  mandan   en   la  ciudad.”[26]

 

La  tragedia  termina  con  la  participación  del  coro  que,   se  ha  constituido  en  dos  cortejos  fúnebres,  uno  que  acompaña  a  Eteocles  en  la  liturgia  que  se  llevará  a  cabo  dentro  de  Tebas,  y,  otro,  que  saldrá   de  la  poliV  para  acompañar  el  cadáver  de  Polinices,  desafiando  a  la  autoridad  (1064-1077).

 

 

Las  Fenicias.

 

La  primera  representación  de  esta  obra  se  llevó  a  cabo  quizá    entre  el  412  y   el   408   a.C..  Sabemos   que  fue  posterior   a   Agamenón[27]   (412  a.C.)   y  anterior  a  Orestes  (408  a.C.).  Cabe  mencionar  que  es   la  tragedia griega   más  extensa  que  ha  llegado  hasta  nuestros  días ,  está   compuesta  por   1766  versos.  Los   personajes   que  participan  en  ella  son:   Yocasta,  un  anciano  pedagogo,  Antígona,  Polinices,  Eteocles,  Creonte,   Tiresias,  Meneseo,   dos  mesajeros,  Edipo   y  un   coro  de   muchachas  fenicias.|

 

La  tragedia  comienza   con  los  lamentos  de  Yocasta,  ella  se  encarga  de   cantar  la  introducción     y   narrar  la  problemática   general  que  ha  perseguido  a  su  familia  desde  los  tiempos  de  Cadmo  (1-87).   El  monólogo  termina   con  una  súplica:   “Con  que,  ¡ oh  tu,   que  habitas  los  luminosos   repliegues  del  cielo,  Zeus!,  sálvanos  y  permite  el  acuerdo   entre  mis  hijos.   No  vas  a  consentir  ya  que  eres  sabio,  que  un  mismo  mortal  persista  en  la  desdicha.”[28]    Yocasta  sale  de  escena   y  luego,   entran  Antígona  y  un  pedagogo  que  le  acompaña.   El  anciano  pedagogo  anuncia  a  la  hija  de  Edipo  que:  “Desde  luego  que  no  ha  vuelto    ruinmente  a  su  tierra  Polinices,  sino  con  el  fragor  de   numerosos   corceles  e  inúmeras  armas.”[29] Además  le  notifica    de  ciertos  guerreros  que  acompañan  a  Polinices y  que  comienzan  a  apostarse  contra  las  stoai  de   la  ciudad.[30]  Después  de  desarrollar  un  corto  diálogo[31]  ambos  personajes   salen  de  escena  para  dar  paso  a  la  participación  del  coro  de   muchachas  fenicias ,  que  le   da  nombre  a  la  tragedia[32]   y  que  se  dedica  a  explicar  su  presencia   en  esta  pieza  de  corte  tebano.[33] 

Posteriormente   entra  Polinices  en  escena,   acude  a  Palacio  tebano  por  una  invitación  de  Yocasta  para  intentar  resolver  el  conflicto  entre  hermanos   de  manera  pacífica:   Confío,  no  obstante,   en  mi  madre,   y   a  la  vez  desconfío  de  ella  que  me  persuadió  de  venir  aquí   bajo  tregua.”[34]  Comienza  un  pequeño  intercambio  verbal  con  el   coro[35] ,    identificándose    cada  uno  de  los  interlocutores,  por  un  lado,  las  muchachas  le  hablan  al  héroe   de  su  origen  oriental,  por  su  parte,  Polinices   les   cuenta  que  es  miembro  de  la  estirpe  maldita  de  Edipo.   Yocasta  entra  en  escena,  afirma  que  acude  a  esa  zona  de  palacio  por  el  “grito  fenicio[36]   que  ha  escuchado   de  las   muchachas.  Esta   intervención  de  Yocasta  es  específicamente  importante,  dado  que  aquí   justifica,  mas  no  aprueba,   la  presencia  belicosa de  Polinices  en  Tebas:  “¡Ay,   hijo,   vacía  la   casa   paterna  dejaste,  al  marcharte  desterrado  por  la  injuria  de tu  hermano! ¡Cuán  anhelado   por  tus  amigos,  cuan  anhelado  por  Tebas!   Por  ese  motivo he  cortado  mi  cabellera  de  peplos  blancos…”[37] 

 

Yocasta  continúa  su  participación   lamentando  la  suerte  de  Polinices  en  el  extranjero,   siendo  “extranjero  en  tierra  extraña”[38], concluye  con  esta  parte  diciendo:    “¡Ojalá   perezca  todo  esto,  sea  quien  sea  culpable,  el  hierro,  la  discordia,  tu  padre  o  el  elemento  demoníaco  que  se  apostó  en  la  mansión  de  Edipo!  Pues   sobre  mí  han  descargado  las  congojas   de  tantas  desgracias.”[39]  

 

Entre   350   y   442  se  da  un  diálogo  entre  Yocasta  y  Polinices,  siendo  varios  los  puntos  que  tratan,  entre  ellos: 

 

Yocasta:  “¿Qué  es  el  estar  privado  de  la   patria?  ¿Tal  vez  un  gran  mal?”[40]

 

Polinices:  “Un  hecho  es  lo  más   duro:   el  desterrado  no  tiene  libertad  de  palabra.”[41]

 

Yocasta:  “Las  esperanzas  alimentan  a  los  desterrados  según  el   dicho.

 

Polinices:   Los  miran  con  buenos  ojos,  pero  luego   se   demoran.” [42] 

 

Yocasta:   “¿Los    amigos  y  los  huéspedes  de  tu  padre  no  te  socorrían?

 

Polinices:   ¡Ten  éxito!  Nada  son  los  amigos,  si  uno  cae  en  desgracia.

 

Yocasta:   ¿Ni  siquiera   tu  alto  linaje  te  elevó  a  alta  consideración?

 

Polinices:   Es   malo  ser  pobre,  el  linaje  no  me  daba  de  comer.”[43]

 

 

Yocasta:   “¿De  qué  modo  lograste  la  boda?[44]

  

Polinices:   Era   de  noche,  y  me  presenté  en  el  atrio  de  Adrasto.

 

Yocasta:  ¿Buscando  refugio  para  dormir,  como  un  desterrado  vagabundo?

 

Polinices: Así  fue.  Y  entonces  llegó  otro  desterrado  más.

 

Yocasta:   ¿Quién  era?  Sin  duda   que  también  era  él  desdichado.

 

Polinices:    Tideo,  el  que  dicen  que  tuvo   a  Eneo  por  padre.

 

Yocasta:  ¿Por  qué  a  vosotros  luego  Adrasto  los  comparó  con  fieras?

 

Polinices:   Por  la  furia   con  la  que  nos  enfrentamos  por  causa  del  cobijo.

 

Yocasta:  Entonces  el  hijo  de  Tálao  comprendió  el  oráculo.

 

Polinices:   Y  nos  entregó  a  nosotros  dos  sus  dos    jóvenes  hijas.”[45]

 

Para  finalizar  el  diálogo,  Polinices  dice  a  su  madre  que  está  dispuesto  a  desatar  una  guerra  sangrienta  contra  Tebas  buscando  recobrar  el  poder  que  le  corresponde,  dado  que  “Un  noble  en  la  pobreza  no  es  nada.”[46]   Entra  Eteocles  en  escena   y  se  desarrolla  una  conversación  entre  los  tres  personajes:  Yocasta,  Polinices  y él  (446-683).   En  esencia  la  discusión  se  desarrolla   de  la  siguiente  manera:

 

Polinices:  “Sencillo  es  el  relato  de la verdad  y  no  requiere  además  de  rebuscados  comentarios.  Porque  los  hechos  mismos  le  dan  oportunidad.  En  cambio  el  discurso  injunsto,  al  ser  enfermizo  de  por  sí  necesita  sabios  medicamentos.[47]

 

En  cuanto  a   mí,  antepuse  en  mi  consideración  sobre  la  casa  de  mi  padre   mi  vida  y  la  de  éste,  con  el  deseo  de  rehuir     las  maldiciones  que  Edipo  invocó  en  cierta  ocasión  contra  nosotros.  Me  salí  por  mi  propia  decisión  fuera  de  esta  tierra,   dejándole  a  éste  ser  rey  en  la  patria  por  el  plazo  de  un  año,  con  la  condición  de  que  yo  tomaría  a  mi  vez  el  poder  por  turno  y  así   no  incurriría  en  enemistad  con  él   para  hacer  y  sufrir  cualquier  mal…”[48]

 

Eteocles,  [Dirigiéndose  a   Yocasta]:  “Conque  si  quiere  vivir  en  este  país  de  algún otro  modo,  ¡sea!  Pero  lo  otro  no  lo  voy  a permitir   de  buen  grado;   siéndome  posible  ejercer  el  poder,  ¿ voy  a  ser  alguna  vez  esclavo  suyo ?”[49]

 

Yocasta  intenta  mediar:  “¡Dejad  ambos  esos  excesos,  dejadlos!  La  incosciencia  de  dos  personas,  cuando  coinciden  en  un  mismo  empeño,  resulta  la más  odiosa  desgracia.”[50]  Otro  pasaje  de  la  discusión es  el  siguiente:  

 

Polinices:   “…Por  segunda  vez  reclamo  el  cetro  y  mi  parte   de  tierra.

 

Eteocles:  No  admito  reclamaciones.  Yo,  desde  luego   gobernaré   mi  casa.

 

Polinices:  ¿Quedándote  con  más  de   tu  parte?

 

Eteocles:  Lo  reconozco  ¡Aléjate  del  país!”[51]

 

El  diálogo  entre  hermanos  termina  cuando  Eteocles  declina  en  seder  su  trono  a  Polinices,   no  le  importa  desafiar  a  las  furias,  concluye  diciendo:  “¡Que  se  hunda  toda  las  casa!”[52]

 

El  coro  interviene (639-689)  describiendo  el  por  qué   la  estirpe  de  Edipo  está  maldita:  “Aquí  había  un sanguinario  dragón  de  Ares…  Cadmo  lo mató  con  una  piedra  blanca..”[53]  Entre  los  versos  690  y  783  se  da  una  conversación  de  Eteocles  con   Creonte  sobre  las  novedades  que  tiene  de  los  sitiadores   y  del  desarrollo   de  las  hostilidades  contra  Tebas.  En  un fragmento  de  la  conversación  Creonte  intenta  convencer   a  Eteocles    de   no  llegar  a  la  guerra    por  la  gran  desigualdad  numérica  entre  ambos  bandos,  es  un  diálogo  concatenado  conceptualmente,  en  donde  se  conecta  una   y  otra  intervenciones  de  los  personajes:

 

 

 

 

Creonte:  “Con  todo,  la  victoria  entera  estriba  en  un buen  plan.

 

 

 

 

 


 

Eteocles:  ¿Quieres  que  considere  algunas  tácticas?

 

 

 

 


 

Creonte:  Si,  todas,  antes  de  enfrentarnos  de  golpe  al peligro.

 

 

 

 

Eteocles:   ¿Y  si  de  noche  cayéramos  sobre  ellos  en  emboscada?

 

 

 

 

 


 

Creonte:  Bien,  con  tal  de  que,  de  fracasar,  regreses  vivo  de  nuevo  aquí.

 

 

 

 

Eteocles:  La  noche  ofrece  igualdad  y  apoya a  los  audaces.

 

 

 

 

 


 

Creonte:   La  derrota  sería  terrible  en  las  tinieblas  de  la  noche.” [54]

 

 

 

 


 

Este  diálogo  Eteocles-Creonte  también  constituye  el  testamento  político  del  rey  de  Tebas:   “En cuanto  a  la  boda  de  mi  harmana  Antígona  y  de  tu  hijo Hemón,  si  acaso  yo  caigo  abandonado  de  la   fortuna,  a  tí  te  toca  cusatodiar  de   ella…..   A  la  ciudad   y  a  tí    os  encomiendo,  Creonte,  si  se  impone  nuestra  causa,   que  el  cadáver   de   Polinices  jamás  sea  sepultado   en  este  suelo  tebano,   y   que  quien  trate  de  enterrarlo   perezca,   aunque  sea  alguno  de  nuestros  allegados.”[55]

 

Eteocles  pide  sus  armas  y  se  retira  al  combate.  A  continuación  (785-831)   el   coro   de  fenicias   se  dedica   a   lamentarse  de   la  suerte   que    correrá   Tebas;   una  vez  más  ponen  de  manifiesto  la   impureza   de  la  estirpe  de  Edipo:  “…. Lo   que   no  nació   bueno  nunca   será   bueno,   ni  tampoco  los  hijos   concebidos   en  contra  de  la  ley,   manchados   por  la  sangre   parricida,   de   una  madre    que  fecundó  el   lecho  de  su  propio   hijo.”[56]   

 

Posteriormente   el  adivino  Tiresias  entra  en  escena  y  comienza  a  dialogar   con  Creonte   sobre  aquello  que  le  espera  a   Tebas   y  a  algunos   de  sus    habitantes  (834-959).   Creonte   pregunta  por   la   manera    en  que  puede  sortearse   la  diferencia  numérica  tan  grande   entre  cadmeos  y  tebanos,  el  adivino   responde:

 

“Escucha  entonces,   pues,  la  senda  de  mis  predicciones,   [eso  que,   si  lo  hacéis,  salvaréis   a  la  ciudad  de  los  cadmeos].  Debes   sacrificar  a  este  Meneceo  en  favor   de   la  patria,   a  tu  propio  hijo,  ya  que  tu   eres   el  que  invoca  al destino.”[57]  Creonte  niega  una  y  otra  vez  la  lejitimidad   de  las  palabras  de  Tiresias,  lo  corre  del  lugar  en  donde  está,  y  el   adivino,  antes  de  irse  señala:  “!Sólo  Febo  debiera  dar  oráculos   a  los   humanos,  él  que  no tiene  temor   a  ninguno.”[58] 

 

Creonte  habla  con  su  hijo  Meneceo (960-991)   y   lo  exhorta   a   que  parta   a  las  tierras  de  Dodona,  no  importándole  la  suerte  que  pueda  correr   Tebas.  No  obstannte,  después  de  que  Creonte  sale   de  escena,  Meneceo   recapacita  y  se  dirige  al  coro (932-1019):  “…  me  voy,   y  sacrificándome   sobre   la  cuesta  de la muralla,   derramaré   mi  sangre  sobre  el  recinto      cavernoso  consagrado  al  augur,   liberaré  al  país.  Queda  dicho  mi pensamiento.”[59]    

 

Luego,  de  1020  1066   el  coro   agradece  el  sacrificio   que  llevará   a  cabo  Meneceo   y  se   alegra  porque  la  mancha  que  pesa  sobre  Tebas  pronto  será  borrada.   Posteriormente,  de  1067  a  1284  se  desarrolla   un  diálogo  entre  un  mensajero,  que  acude  a  informar  a  Yocasta  sobre  las  novedades  del  combate.   El  comunicado  del  heraldo  trata  los  siguientes  puntos:

 

1.-  El  sacrificio  de  Meneceo  en  una  de  las  murallas   de  la   ciudad (1091-1094).

 

2.-  Las  disposición  de  los   guerreros  a  lo  largo  de  las   siete  puertas.[60]

 

3.-  De   la  muerte  de  Adrasto  por  el  mismísimo  rayo  de  Zeus. [61]

 

En   1270  sale  a  escena  Atígona,  proveniente  de  palacio,   Yocasta   le  habla  de  la  situación  y  del peligro  inminente  que  hay  de  que  sus  hermanos  se  maten  entre  sí.   Yocasta,  el  mensajero   y  Antígona   salen  hacia  el  campo  de  batalla  para  impedir  el  fratricidio.

 

De   1285  a 1334   participa  el  coro  junto  a  Creonte,  quien  lleva  el  cuerpo  de  Meneceo  en  sus  brazos.   En  estas  líneas  se  habla   sobre  el  sacrificio-suicidio  del  joven  hijo  de  Creonte   que  salvó  a  Tebas   de  la  furia  de  los  argivos:  “…  mi  hijo  ha  caído   muriendo  por  esta  tierra,  alcanzando  un  renombre  glorioso,   pero  amargo  para  mí”.[62] 

 

En  1335   entra   un  mensajero  para  darle   noticias  a  Creonte,  se  inicia  una  conversación   que  dura  hasta  el  verso  1479.   Una  vez  más  las  noticias  no  dejan  de  ser  trágicas:   “Ha  muerto  tu  hermana  junto  a  sus  dos  hijos”.[63]

 

Posteriormente,  Antígona  interactúa  con  el  coro   en  una  serie  de  lamentaciones   acerca  de  los  hechos  que  se  han  ido  dando(1480-1549). “¡Ay  de  mí,    de  mí,  padre!  ¿Quién,  griego  o bárbaro,  que  otro  de  nuestros   nobles   antepasados,  de  efímero  ser,   sufrió  de   tan  grandes  desgracias  tales  visibles  penas?[64]  Posteriormente  Edipo  entra  a  escena   y  tiene  una  plática  con  Antígona  (1540-1581),  esta  le  informa  sobre  la  muerte  de   Eteocles  y  Polinices;  Edipo  acepta  su  destino:  “La   muerte   de   mis  hijos  era  una  evidente  fatalidad….”[65]  Creonte  se  une  a  ellos  (1585)   y  comienza  a  hacerle  una  serie  de  imputaciones  a  Edipo:

“El   mando  de  este  país  me  lo  confirió  tu  hijo  Eteocles,   dándolo  como  dote  matrimonial  a  Hemón,  esposo  prometido  de  tu  hija  Antígona.

Así,  pues,   no  te  voy  a  permitir  vivir  en  esta  tierra  en  adelante.  Pues  claramente  dijo  Tiresias  que  nunca  sería  feliz  la  ciudad  mientras  tu habitaras  en  este  país”[66]

 

Más   adelante  dice:

 

“…  el  cadáver  de  Polinices,  arrojadlo  sin  enterrar  fuera  de  los  límites   de  esta  tierra.   Para  todos  los  cadmios  se  dará   esta  proclama:   “Quien   quiera  que  sea  apresado   en  un  intento  de  coronar   este  cadáver   o  de  cubrirlo  de  tierra,  lo  pagará  con  la  muerte,  y  dejadlo    sin  llanto  ni  tumba,  para  pasto   de  las  aves  de  rapiña.”[67]

 

Luego  se  da  un  debate  entre  Antígona  y  Creonte  por   las   determinaciones  que  acaba  de  anunciar:

 

Creonte:  “Estas  son  decisiones  de  Eteocles,   no  mías.

 

Antígona:  Pero   insensatas,  y  tú  alocado  eres  que  las  aplicas.

 

Creonte:  ¿Cómo?   ¿No  es  justo  cumplir  encargos  recibidos?

 

Antígona:  No,   si   son  malévolos  y  expresados  con  ruindad”.[68]

 

El  debate  se  prolonga  hasta  1681,  lo  más   relevante  de  él    es  que   Antígona  niega  que  se  casará  con Hemón (1673)   y  manifiesta   su  convicción  por  seguir  a   Edipo  en  su  destierro (1679).   De   1683  hasta   1764   Antígona  externa  su   completo    apoyo  a  su  padre;   se  desarrolla   un diálogo  con  Edipo,  entre  lamentos  y  muestras  de  cariño ,  ambos  personajes  parten.  Hay  un  pasaje  que  resulta  muy  interesante:  

 

Edipo:  “Ve  a  despedirte  de   tus  compañeras.

 

Antígona:  Hartas  están  de  mis  lamentos.

 

Edipo:   Tú  con  súplicas  a  los  altares…..

 

Antígona:  Están  hartos  de  mis  desdichas.”[69]

 

La   tragedia   concluye  con  las  siguientes  palabras  de  Edipo:  “…¿por  qué  me  lamento    y  grito  en  vano?   El  destino  que  los  dioses   le   imponen   ha  de  soportar  quien  es  mortal.”[70]

 

 

 

EXÉGESIS   COMPARATIVA   DE  LAS  DOS  OBRAS.

 

En  Primer  lugar  debemos  comentar  que   Los  siete  contra  Tebas      Las   Fenicias   son  dos  tragedias   que  nos  muestran  dos  concepciones  estéticas   de  un  par  de   períodos  históricos  muy  cercanos,  pero,   no  sólo  eso,   sino   también   la  serie  de  ideas  políticas  que  se  tenía   en  ambos  lapsos.   Por   un  lado,  vemos  que  en  la  tragedia   de  Esquilo   no  existe  un  debate  directo   y  prolongado      entre  el  soberano  y  su  enemigo  y  hermano.   No  está  tan  marcada  la  argumentación-contraargumentación      de   las   posturas    de   ambos   combatientes.   Esquilo  da por  hecho  que  las  condiciones  están  dadas   de  tal  suerte  que  el  combate   debe  llevarse  a  cabo.   En  Eurípides   vemos    que  Yocasta  intenta  persuadir  a  Eteocles,  pero  además,     también  Polinices  entra  en  escena  argumentando  y  exigiendo  aquello   que  le  corresponde.   Eurípides  presenta   un  panorama  psicológico (como  en  historia   lo  hará   Tucídides)   más  completo  de  los  personajes,   y  lo  más  importante,   a  cada  uno  de  le   da    la  oportunidad   de  exponer   su  perspectiva   de  la  problemática   que  vive[71];   es  el  desarrollo   de  diálogos  dentro   de   Eurípides  en  donde  notamos  un  mayor  número  de  recursos  retóricos  para  llevar  a  cabo  el  intercambio  verbal  de   cada   personaje.  Quizá   este   punto  se   deba  a  la  mayor  sofisticación   que  tuvo la  retórica   en  los  días  de  Eurípides.  

 

En   Fenicias   existen  dos  diálogos  especialmente  relevantes   en  donde  podemos  notar  con  más  claridad  esto   que  se   señala:  en   594-626  Eteocles  y  Polinices  disertan   sobre  la  legitimidad  del   gobierno  que   tiene  Tebas   en  ese  momento.   Eurípides  nos  muestra  que,   en  realidad   Eteocles   no  tiene  otro  “argumento”   para  asumir  el  gobierno  que  el  poder  del  que  goza.   Podemos  leer  las  argumentaciones  racionales  de  su hermano   que,  en  primera  instancia,   intenta  persuadirlo  por  medio   de  las  palabras.  La   visión  que  se  tiene  sobre  Eteocles  por  ambos  trágicos  es  más  o  menos  la  misma,  los  dos  lo  consideran  como  un  tirano[72]   que   gobernará  pasando  por  encima  de  quien  sea.  Eurípides     y     Esquilo   no    aprueban    la   acción  de  Polinices  contra  Tebas;  la  diferencia  entre  ambos  dramaturgos,  es  que  el  primero   se  encarga  de    plantearnos  con  detenimiento  los   móviles  que  llevan  a  este  héroe  a  atacar  a  su  poliV  natal.   Vemos   que  ha  sufrido  discriminación,  no  ha  disfrutado  de  la  libre  expresión   de  un  ciudadano,   y,  ha  experiemntado  la  indescriptible  humillación  que  un  griego  sentía   al  ser  desterrado  de  su  ciudad.   El  otro  diálogo   que  merece   señalarse   es   el  que  se  desarrolla   entre   690-873  en  donde,    Eteocles   y   Creonte  llevan   a  cabo  una   conversación  que   se   concatena   por  medio   de   conceptos    que  sirven  para  cuestionar  o   desaprobar  lo  que  el  interlocutor   dice,   por  tal  motivo  las   flechas  en  el  texto  señalan  tales  vínculos.  Aquí,  de  nuevo,   tenemos   la  presencia   de  las   herramientas  propias  de  la  retórica   de  la  época.

 

En  lo  que  se  refiere  al  desarrollo   narrativo   de   la  obra,   notemos  que  Esquilo  emplea   con   más  frecuencia   al   coro,  y  el  contenido  religioso  de  los  versos  que  este  canta  es  mayor   que  en  Eurípides.   Esquilo  cuenta  la  historia  como  producto  de  un  destino   ciego  que  lleva  y trae  a  los  personajes.   Los  participantes   de  las  obras  esquileas  tienen  esbozados   caracteres  psicológicos   con  menor  precisión.  Por  su  parte,  Eurípides   se   esfuerza  por  mostrar  personajes    que  siguen   un  destino ineludible,  pero   que,   se  rebelan  ante   él   según   su  porpia   naturaleza.  Luego  viene  la  asimilación.   Esquilo  conserva  el  dejo  religioso  tan  porpio   de  las  piezas  corales  arcaicas,  en  Los  siete   contra  Tebas   hay   un  pasaje  muy  interesante  (42-49)   en  donde  se  describe  un   rito  dedicado   al  dios   Ares.   Notamos  en  él   mucho    de   la   moral   guerrera   y  arcaica  griega   que    con  los  siglos  cambiará  hacia   una   moral  y  liturgias   más   espirituales   y  esotérico-soteriológicas. Tal  vez  por  eso   Tebas  limpia  su  mancha,   en    Fenicias   después   de  que  Meneceo  ofrece  su  vida   como  sacrificio  para  lograr  la  victoria,    vemos   un   rito  catártico  propio  de  ciertas  religiones   griegas  de  corte  mistérico[73]

 

 Es   de   resaltar  también    la   insistencia   por  parte   de  Esquilo   para   invocar    al  dios  de  la  guerra.    Las  poesía    contenida  en  la  Edda    islandesa   contiene  mucho   de  esta  concepción   castrence   de   la  vida.   

 

Otro   punto  importante  que  hay  que  mencionar      es    que  en  ambos  poetas  encontramos  una  diferencia   sustancial:   en  Los   siete  contra  Tebas  Polinices  es  el  personaje  del  que  se   habla,  se  sabe  de  sus  propósitos   por  fuentes  de  segunda  mano;  por  el  contrario,   en  Fenicias,   se  sabe  de  Polinices  por  boca  del  propio  personaje.   Esto  tiene  una  relación  directa  con  el  esquema  político   que  les  tocó  vivir   a  los   dos   trágicos  en  sus  respectivas  épocas.

 

En  Esquilo  notamos   mayormente  la  unidad  coral,  y  el   papel   de    las   mujeres  troyanas   como  directoras   de  la  acción   narrativa.   En  Fenicias   es  Yocasta  quien  se  encarga  de   darnos  el prólogo   de  la  obra.   A  diferencia   de  Los  siete  contra  Tebas   en  donde  Eteocles   se  encarga  de  esbozar  las  condiciones   políticas  por  las  que  atraviesa  Tebas,   no  obstante,  después  de  su participación  es  el  coro  quien  se  encarga  de  dar  detalles[74].   En  Esquilo  el coro   es  un  grupo    de   tebanas      que  son  inspiradas  por  los  dioses,  pero   que,   no  dejan  de  tener   cierta   parcialidad  en  lo  que  dicen.  En  Eurípides  son  un grupo  de   extranjeras  quienes   integran  el  coro,  notamos  una  actitud  más  humana  en  ellas,  nos  exhortan  a  la  reflexión   y  el  cuestionamiento  de  lo  sucedido  en  Tebas.

 

Otro  detalle  en  el  que  debemos  detenernos  es el  destino  que  corre  el  cadáver  de   Polinices.   Con  Esquilo  se  le  arroja  de  la   ciudad   de  forma  despectiva,   por  acuerdo  del  Consejo  de  Tebas;   al   final  de  la  tragedia  (1073-1077)   el  coro  de   tebanas  se  separa  en  dos  partes,  una   integra  un  cortejo  fúnebre    para  Eteocles,  el  otro  sale  de   Tebas  y  lleva  a  Polinices.  Esquilo   nos  cuenta  que  el  cadáver  de  Polinices   fue   arrojado  a  los  perros[75]   ;   con  Eurípides   la  cuestión no  cambia,    pero  se  introduce  una  variante:  el  castigo   que  se  impondrá  a  aquellos  que  intenten  sepultar  los  restos  de  Polinices.  La  variante   aludida,   son   las  aves  de  rapiña   que   se   encargarán  del  cuerpo   de    quien  desafíe  las  órdenes   de   Creonte  ¿No  estaremos  ante  un  castigo  menos  humillante  que  con  Esquilo?   Algo  que  también  debemos  señalar,   en   Esquilo  por  lo  menos,   se  habla  de   un  cortejo fúnebre  para  Polinices;   por  el  contrario,  en  Eurípides  la  situación  es  diferente  y  se  intenta  humillársele  políticamente  por  todos  los  medios  que  se  dispone.

 

Por  último,  debemos   hacer  un  recuento de  los  guerreros   y  puertas  que  mencionan   ambos  poetas.

 

Puerta   /           Poeta                       

              Esquilo

           Eurípides

Preto

    Tideo    y     Anfiarao

             Afiarao[76]

Elektra

            Capaneo

            Capaneo

Puerta    Nueva

             Eteoclo

          Pertenopeo[77]

Onca  Athenea

         Hipomedonte

     No  la  menciona  con  ese  nombre

Ogigia

    No  la  menciona  con  ese  nombre

          Hipomedonte

Bóreas

         Partenopeo

      No  la  menciona  con  ese  nombre

Homoloi[78]

             Tideo

                Tideo

“Séptima  Puerta”

     Eteocles/  Polinices

              Adrasto

Crenea

  No  la  menciona  con  ese  nombre

        Eteocles/  Polinices

 

 

 

 

 

¿En  donde  se  habrá  dado  la  lucha  entre   Eteocles  y  Polinices   en  Los  siete  contra  Tebas?    Podría   ser    en   la   stoa  Ogigia    o    en  la  Crenea.   En  Eurípides,     no    aparece     la  stoa   Boreal.

 

 

    

 

                                                                “ Nunca   temería  yo     galas   con    que    guerrero   

                                                                                pueda  adornarse.  Ni  los  emblemas   producen

                                                                               heridas.  Penachos  y  badajos   no  muerden   sin

                                                                               la   lanza.”

                                                                                Esquilo,    Los  siete   contra  Tebas,   398-400.

                                                          

 

 

                                                                    

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1.      Esquilo:  Tragedias.   Gredos.    Madrid,   2000.   [Traducción   de  Bernardo  Perea  Morales].

2.      Eurípides:   Tragedias,   TomoIIIGredos.  Madrid,   2000.  [Traducción    de   Carlos  García   Gual].

3.      Green  Richard,   Handley   Eric:  Images  of  the  greek   theatre.   British  Museum   Press.  London,   1995.

4.      Howatson,  M.C.:   Diccionario   de   literatura  clásica.   Alianza.   Madrid,  1991.

5.      Murray   Gilbert:   Eurípides   y  su  tiempo.   FCE.   México,  1966.   [Traducción  de  Alfonso   Reyes].

6.      Séneca,   Tragedias,  Volumen  I.  UNAM.  México,  1998.   [Edición  bilingüe  latín-español,  traducción  de  Germán  Viveros].

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

[1] Escrito   en   la  última  quincena  de  mayo  de  2002.

[2] Existe   una   tercera  versión  de  la  historia : Troyanas,   escrita  por  Séneca,   siglos  después  de  Eurípides.   El  texto  latino   no  tiene  ni  el  toque  trágico   ni   la   participación  coral  de  las  piezas  griegas.   Los    personajes  que  participan  en  la  obra  de  Séneca  son:  Edipo,   Antígona,   Yocasta,   un  guardián,  Polinices   y  Eteocles.  Se  puede  encontrar  una  buena  versión   de  la  obra   en  edición  bilingüe   latín-español   hecha  por   Germán  Viveros. (Séneca,   Tragedias,  Volumen  I.  UNAM.  México,  1998).

[3] 33 -37.

[4] 42-49.

[5] 72-75.

[6] 104-105.

[7] 135-137.

[8] 169-170.  -En  realidad   esta   última  frase   se  refiere   a  la  cuestión  dialectal  de  la   Hélade,   en   Tebas,   ciudad   que  pertenecía    a  la  región   conocida  como  Boecia  se  hablaba   el  dialecto   Eólico  con   una   cierta  mezcla   del   dialecto  ático.   Por  su  parte,   Argos,  ciudad  perteneciente   a   la  región  de  Arcadia,  hablaba   el    dialecto  conocido  como   dórico.   A  pesar  de  poseer   variantes  mínimas  en  la  prosodia,   desinencia   y   conjugación  verbal,   ambos  tipos  de  griego  son  denominados  por  el  coro  como   distintos.   Para   localizar  los  lugares   señalados   consúltese   el  mapa  que  se  incluye  al  final  del   texto.

[9] 184-186.

[10] 189-191.

[11] 218-219.

[12] 223-225.

[13] 230-233.

[14] 261-263.

[15] Murray  señala  lo  siguiente  respecto  al  mensajero   de  las  tragedias   griegas:  “….  El  Mensajero  y  su  discurso.  Tal  vez  fuera  un  elemento  ritual.  En  todo  caso,  era  algo  ya  esperado.  Y   era- y  todavía  lo es-   algo  muy  dramático  y  eficaz.”  p. 176   “El  discurso  del  Mensajero  no  sólo  ha  de  ser  un buen  relato,  sino  que  hay  que  prepararlo   y  solicitarlo  hasta  el  instante  preciso,  de  suerte   que  estemos  ya  deseándolo.”  p.  169.

[16]   Este  es  un  pasaje  interesante  para  nuestro  estudio,  dado  que  aquí  se  mencionan  los  nombres  de  los   guerreros y  las  puertas  en  las  que  se  encuentran  apostados:   Tideo, asesorado  por  el   adivino  Anfiarao, cubre   la    puerta  de  Preto  (377),  el   contrincante  de   este  guerrero  fue  Ástaco (409).    Capaneo,   quien   atacaba   la   puerta  Electra  (424)   y   era  combatido  por  Polifantes  (449).     Eteoclo   tenía  a  su  cargo  la  Puerta   Nueva   (459-460)   y   Mefareo   fue   designado  para   contrarestarlo  (474-475).   Hipomedonte  se  encargó  del  ataque   de  la  stoa  Onca-Athenea  (487)  e   Hiperbio    fue   destinado  para  combatirlo  (504).  Al  Norte,  en  la  puerta  Bóreas  ha  sido  colocado  Partenopeo  (526-544)  y  Áctor  tuvo  la  misión  de   combatirlo  (555).  La  stoa  Homoloi  (consagrada  a  Zeus)  fue    encargada    a   Tideo   para   atacarla  (570-572)  y   Lástenes   se  dispuso  a  detenerlo  (621).  Por  último,  la  Séptima  Puerta,  cuyo  nombre  no  es  mencionado  por  Esquilo,    fue  testigo  mudo  de  la  lucha  entre  Eteocles  y  Polinices  (631-635).  

[17] 681-684.

[18] 698-701.

[19] 716-718.

[20] 759-766.

[21] 809-812.

[22] 791-819.

[23] 941-946.

[24] 1001

[25] 1018-1020.

[26] 1027-1031.

[27] Texto  que  no  ha  llegado  hasta  nuestros  días.

[28] 84-87.

[29] 112-115.

[30] Se  mencionan   los  nombres  de  Hipomedonte (126),  Tideo (133),   Partenopeo (150)  y  Anfiarao (174)

[31] 88-201.

[32] El  siguiente  pasaje    justifica  el   nombre  de  la  pieza:  “Fenicia   es  la  tierra    que  me  crió,   y  los  hijos  de   Agenor  me  enviaron  aquí  como  ofrenda  escogida  del  botín  de  guerra   de  Febo.   Estaba  a  punto  de  reunirme  el  ilustre     bástago   de   Edipo   hacia  el  venerable  oráculo  y  altar  de  Laxias,  y  en  este momento   asediaron  los  argivos  la   ciudad.” (286-288)

[33] 203-260.

[34] 269-275.

[35] 261-301.

[36] ¿Una  forma   cortés  de  llamarles   “bárbaras”?

[37] 316-325.

[38]  339-349.

[39] 350-354.

[40] 387-388.

[41] 392.

[42] 397-398.

[43] 402-405.

[44] Se   refiere  a  la  boda  con  la  hija  de  Adrasto,  Argía.   Adrasto  era   hijo  de   Tálao  y  Lisímaca;   nació   en   Argos.   Conforme  fueron  pasando   los  años  fue  adquiriendo  enemistades   con  una   rama  de  la  familia   real,   debido  a tales  conflictos ,  sale  de  su  ciudad  natal  y  se  exilia   en  Sición,   de  donde  consigue  ser  rey;   con  el  tiempo  logra  hacer  las  pases   con  Argos,    de  donde     también  logra  ser  soberano.   Casa  a su  otra  hija,  Deífila   con  Tideo.  Parte   de  los  recursos  de  Adrasto  son  dedicados  a   restituir  en  el  poder    a  sus   dos  yernos,  esto  lo  hace  por  seguir  el  oráculo   que  le    habló  sobre  la   conveniencia  de  casar   a  sus  hijas  con  un  jabalí  y  con  un  león.  Cf.   411.

[45] 412-423.

[46] 442

[47] ¿Alguna  alusión  a  los  sofistas  athenienses  de  la  época?

[48] 470-481.

[49] 518-521.

[50] 584-586.

[51] 601-602.

[52] 624.

[53] 658-665.  Este  hecho  desata  la  furia  del  dios   de  la  guerra  contra  toda  la  descendencia  de  Cadmo:  Polidoro,  Lábdaco,  Layo,  Edipo,  Eteocles  y  Polinices.  Ver   apéndice   de   la    estirpe  de  Edipo.

[54] 722-726.

[55] 757-779.

[56] 814-817.

[57] 912-914.  –El  sacrificio  de  Meneceo   logrará  limpiar  la  muerte  del  dragón  de  Ares.  Cf.   930-938.

[58] 958-959.

[59] 1010-1013.

[60] Atacando  la  puerta   Neista  estaba  Partenopeo (1104-1106),  la  stoa  Prétida  atacada  por  el  adivino  Anfiarao  (1110-1111),   la  Ogigia  estaba  sitiada  por  Hipomedonte  (1113-1115),  la  Homoloida  por  Tideo (1119).  La  stoa  Crenea  era  atacada  por  el  propio  Polinices  (1123-1124).  La  puerta  Elektra   era  atacada  por  Capaneo (1129-1130);  por  último,  Adrasto  se  encargaba  de  atacar  la  séptima  puerta (1134-1135).

[61] 1173-1187.

[62] 1314-1316.

[63] 1349.

[64] 1509-1514.

[65] 1565-1566.

[66] 1587-1591.

[67] 1628-1635.  El   subrrayado  es  mío.

[68] 1647-1655.

[69] 1749-1752.

[70] 1764-1765.

[71] Gilbert   comenta  al  respecto:   “….su  psicología [  la   de   los  personajes  de  Eurípides]  es  de  una  intachable  verdad.  No  es  la  psicología  del  melodrama,  cuyo  único  fin  es  crear  “situaciones”,   sino  que  brota  de  la  observación  de  la  naturaleza  humana,  y  la  naturaleza  humana  no  sólo  observada,   sino  penetrada  con  una  simpatía  seria   y  casi  reverente,  y  un  deseo  infinito  de  entenderla.” p.  160

[72] En  el  sentido  castellano   y  no  heleno  del  término.

[73] ¿Tendrá  algo  que  ver  la  relación  que  algunos  estudiosos  hacen  entre  Eurípides  y  la  religión   de  los  misterios  de  Eleusis?

[74] Murray  hace  algunas   observaciones  sobre  el  coro  trágico,  y  el  euripideo  en  particular: “La  palabra  “coro”   significa  “danza”   o  “piso  de  baile”.  Ya  había  tales  pisos  en  Grecia   desde  antes  que  llegaran  los  griegos.  Se  los  ha  encontrado  entre  las  ruinas  prehistóricas  de   Creta  y  las  islas  egeas.  En  Homero  se  habla  de  las  “casas  y  pisos   de  baile”   que  frecuenta  El  Lucero  de la  Mañana.   …….   La  danza  antigua  no  era,  como  nuestros  bailes,  algo  prendido  a  la  emoción  sexual.  Era  cosa  religiosa,  era  una  suerte  de  plegaria.  Consistía  en  el  uso  total  del  cuerpo,  de  cada  movimiento  y   cada  músculo,  para  expresar  algo  que  brota   de   aquella  emoción  para  la  cual  no  existen  palabras…  La  danza  no  implicaba  siquiera  movimiento.  Podía  consistir  simplemente  en  mantenerse  en  una  actitud  rígida,  como  cuando  Moisés   mantiene  los  brazos  en  alto  durante  la    batalla  contra  los  amalecitas.”  pp.  177-178.  “Y  las   mujeres  del  Coro,  que  le  están  escuchando,  tampoco  son  un  auditorio  determinado,  sino  el  auditorio  propio  para  recibir  los  pensamientos  más  que  las  palabras.” p.   167

[75] Teresa  Martínez  Manzano,  en  su  traducción  de  la  Fisiognomia   de  Pseudo   Aristóteles   hace  un  comentario  interesante  del  parágrafo   811b  37:  “Al  perro   no  se  le  atribuyen  cualidades   como  la  fidelidad  o  la   sensibilidad  sino,  al  contrario,     los   de  irascibilidad  (cf.   811a  32),  adulación  (811b  37),  coraje  (cf.  812b  24)   e  insolencia  (cf.   812a 12).  No  debe  olvidarse   que  en  la  mitología  clásica  el  perro  viene  a menudo  asociado  al  reino  de  los  muertos.”  P.  66,  N. 67.  –En  época  helenística  notamos   un  cambio  en la manera  en que  se  ve  a  los  canes,  en  Vida  de  Esopo  50,  vemos   que  el  autor   de  la  pieza  pone  en  boca  de  Esopo   una  comparación  entre  la  esposa    y  la  perra de  Janto,  amo   del    fabulista.  “…esta,   que  tu  crees  que  te  quiere   por  menos   de  nada   te  está  reclamando   la  dote   y  quiere  abandonarte.  Mientras  que  a  la  perra,  desuéllala,  mátala,  pégala,    échala  y  no  se  marchará  de  tu  lado,  al  contrario,  olvidándose  del  arrebato,  volverá  a  tí  meneando  el  rabo   buscará  otra  vez  al  amo.”

[76] Nótese   que   Eurípides   coloca   solo   al  adivino  Anfiarao.

[77] Eurípides   menciona  esta  puerta  como  “neista”.

[78] Eurípides  la   menciona  como  “Homoloide”.

 

VOLVER A LA PORTADA